logo
Un hombre leyendo documentos | Fuente: Midjourney
Un hombre leyendo documentos | Fuente: Midjourney

Me sometí a una prueba de ADN después de que un desconocido apareciera en mi puerta afirmando ser el padre biológico de mis gemelos - Historia del día

Jesús Puentes
02 jul 2024
05:15

Tom, un padre que se queda en casa, quiere a sus traviesos gemelos más que a nada. Pero todo cambia cuando, un día, un desconocido aparece en su puerta, afirmando ser el padre biológico de los gemelos y exigiendo que Tom renuncie a la custodia de los niños.

Publicidad

Armarios llenos de harina. Un rastro de mantequilla de cacahuete desde un tarro abierto hasta la alfombra del salón. Los gemelos de seis años, Kevin y Stacey, estaban causando sus adorables estragos habituales mientras su padre Tom intentaba salvar la cena.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

El mundo de Tom giraba en torno a estos dos pequeños torbellinos.

Desde el momento en que sus diminutos puños se agarraron a sus dedos, su vida se había convertido en un borrón de rodillas raspadas, acurrucamientos a la hora de dormir y la búsqueda interminable del panqueque perfecto. La harina espolvoreaba su delantal como una insignia de honor, testimonio de innumerables batallas de repostería.

"Vale, vale", se rió, esquivando una cucharada de mantequilla de cacahuete. "¡Parece que vamos a tener una noche de arte abstracto con nuestros bocadillos!".

Publicidad

De repente, el timbre perforó el feliz caos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Viene mamá a casa?", preguntó Stacey, levantando la vista con ojos curiosos.

"No lo sé, chiquilla", respondió Tom, limpiándose las manos en un paño de cocina. "Voy a ver".

Abrió la puerta, con una respuesta burlona en los labios. Pero la visión que le recibió le dejó sin aliento.

Un hombre alto y de aspecto serio estaba ante su puerta, con un aire de urgencia que se aferraba a él como la niebla. La mirada del hombre pasó por delante de Tom, registrando la casa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Puedo ayudarle?", preguntó Tom con cautela.

"¿Eres Tom?", preguntó el hombre.

"Sí", respondió Tom lentamente. "¿Quién eres?"

"Me llamo Michael. Necesito hablar contigo", dijo el hombre, tendiéndole la mano.

Tom vaciló y miró al desconocido con recelo. "¿Te conozco?"

"No, pero es importante. Se trata de tus hijos", insistió Michael.

Tom frunció el ceño, con la confusión mezclada con una pizca de miedo. "¿Mis hijos? ¿Qué pasa con ellos?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Por favor, sólo unos minutos. Te prometo que esto es algo serio" -le instó Michael, con tono serio.

Tom miró hacia la cocina, donde los gemelos se asomaban por la esquina. De mala gana, asintió. "De acuerdo, pasa".

"Niños, vayan a su habitación, por favor", anunció Tom. "Iré enseguida".

Los gemelos se miraron y salieron corriendo.

Tom condujo a Michael al salón, con la tensión flotando en el aire.

"¿De qué quieres hablar?", preguntó Tom, intentando mantener la calma.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Michael respiró hondo.

Publicidad

"Tom, tus gemelos... no son tuyos. Son míos. Soy su padre biológico".

Los ojos de Tom se abrieron de golpe. "¿Qué? ¡Eso es imposible! Mónica y yo llevamos años juntos".

"Tuve una aventura con Mónica hace seis años. Ella misma me lo contó. Kevin y Stacey son mis hijos".

El rostro de Tom enrojeció de ira. "¡Estás mintiendo! Los niños son míos. Los he criado, los he amado. Mónica nunca haría eso".

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

La expresión de Michael se endureció. "No miento. Quiero la custodia de mis hijos. Tienes que renunciar a tus derechos".

"¡Fuera!", dijo Tom, alzando la voz. "No te vas a llevar a mis hijos. Vete, ¡ahora!"

Publicidad

Michael se puso en pie, con expresión fría. "Espera una citación judicial. Haremos una prueba de ADN y te quitaremos a los niños".

Dejó caer su tarjeta de visita sobre la mesa y se marchó, dejando a Tom allí de pie, con el corazón latiéndole con fuerza, incapaz de creer lo que acababa de ocurrir.

¿De verdad me ha engañado Mónica?, pensó. ¿No soy su padre biológico?

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Cuando Mónica volvió a casa, Tom se marchó diciendo que iba a la tienda a comprar leche. Pero al salir del camino de entrada, un giro brusco le llevó en dirección contraria.

Con la mandíbula resuelta, se dirigió hacia el conocido edificio del Hospital General Mercy.

Publicidad

Dentro, el aroma estéril del desinfectante calmó sus pensamientos acelerados. Tras una breve espera, una amable enfermera le explicó el proceso de las pruebas de ADN.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Le dijeron que necesitaba las muestras de ADN de sus hijos, así que volvió al día siguiente, después de pasarles en secreto un hisopo por el interior de las mejillas a sus hijos mientras dormían.

No puedo enfrentarme a Mónica antes de que salgan los resultados, pensó mientras abandonaba el hospital tras entregar las muestras de ADN.

Una semana después, Tom se dirigió al buzón, con un nudo de ansiedad apretándole el estómago. La enfermera del hospital le había dicho que recibiría los resultados de la prueba de ADN en una semana.

Publicidad
Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Con manos temblorosas, abrió el buzón. El corazón le dio un vuelco al ver un sobre en su interior.

Tanteó con los dedos el sello del sobre y sintió un nudo en la garganta. Al abrirlo, escaneó el documento estéril, con las palabras en blanco y negro gritándole.

"Supera en un 99,99% la exclusión paterna".

Él no era el padre.

Le invadió una oleada de náuseas, rápidamente sustituida por una furia abrasadora. ¿Cómo había podido Mónica hacer esto? Los años de rodillas raspadas, los cuentos para dormir, ¿todo era mentira?

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Justo entonces, una vocecita hizo añicos el mundo que creía conocer.

"¡Papá!", Kevin irrumpió, con el rostro marcado por la preocupación. "Stacey se ha caído y no se despierta".

El corazón de Tom dio un vuelco y todo lo demás se desvaneció.

Corrió a la habitación de Stacey y la encontró inmóvil, con la piel ardiendo. El pánico se apoderó de él cuando la cogió en brazos y la llevó corriendo al hospital, con Kevin agarrado de la mano en el asiento del copiloto.

En el hospital, un médico examinó a Stacey y le dijo a Tom algo que puso su mundo patas arriba.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Las siguientes palabras del médico golpearon a Tom como un mazazo.

"Por desgracia, las pruebas revelan un fallo hepático. Stacey necesitará un trasplante".

A Tom se le revolvió el estómago.

"Debería haberla traído antes", se atragantó, carcomido por la culpa.

Pero el médico negó con la cabeza. "Los síntomas suelen desarrollarse gradualmente. Tendremos que hacer algunas pruebas para determinar la causa y encontrar un donante adecuado."

Luego, casi como una ocurrencia tardía, añadió: "Por supuesto, los familiares suelen ser los mejores candidatos. Deberías considerar la posibilidad de someterte a pruebas de compatibilidad".

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

El corazón de Tom martilleaba contra sus costillas. Sabía la verdad: él no era el padre biológico de Stacey. La sugerencia del médico le pareció una broma cruel.

Ignorando la agitación de sus entrañas, se limitó a asentir y prometió cooperar. Después de hacerse las pruebas, marcó el número de Monica, con la voz tensa por la urgencia con que le explicaba el estado de Stacey.

Unos minutos después, Mónica llegó al hospital desde el trabajo, con un torbellino de preocupación grabado en el rostro. Abrazó a Tom, con lágrimas cayendo por sus mejillas.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Pronto, a Monica también le hicieron pruebas de compatibilidad, y resultó que ninguno de ellos era compatible con Stacey.

Publicidad

La desesperación flotaba en el aire. Tom, incapaz de contenerse por más tiempo, le confesó lo de la visita de Michael.

El rostro de Mónica palideció al oírle hablar. Abrió la boca para hablar, pero no le salieron palabras.

"Yo... lo siento mucho, Tom", tartamudeó. "Estuve con él, pero el embarazo fue accidental. Se negó a aceptar a sus hijos y me dejó en cuanto le dije que estaba embarazada".

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

La ira hervía en el interior de Tom, pero la urgencia de la situación de Stacey la aplacaba. Se habían quedado sin opciones. Sólo les quedaba una persona con la que ponerse en contacto: el hombre que decía ser su padre biológico.

Publicidad

"Hablaré con Michael", dijo Tom, con la voz desprovista de emoción.

"Pero te va a pedir que...", a Mónica le tembló la voz.

"Me da igual. Haré lo que haga falta para salvar a mi hijita", dijo Tom antes de alejarse de Mónica.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Tras una breve llamada con Michael, Tom condujo hasta su casa. Le recibió una imponente estructura de ladrillo con un cuidado césped. En la puerta le recibió un mayordomo pulcramente uniformado, con la mirada llena de curiosidad.

"Vengo a ver a Michael" -dijo Tom, con voz tensa.

El mayordomo inclinó la cabeza. "Por favor, sígame".

Publicidad

Condujo a Tom por un laberinto de pasillos adornados con cuadros caros antes de detenerse ante una gran puerta de roble.

Dentro, Michael estaba sentado tras un escritorio de caoba.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Señor Lawson", empezó Tom, con voz firme a pesar de su corazón acelerado. "No es fácil decir esto, pero mi hija, Stacey, está en el hospital".

Michael enarcó una ceja, con expresión ilegible. "¿Y por qué me lo dices?".

Tom respiró hondo. "Necesita un trasplante de hígado, y tú podrías ser su única esperanza. Por favor, considera la posibilidad de donar tu hígado para salvarla".

Publicidad

Michael permaneció en silencio, con la mirada fija. Mientras tanto, el corazón de Tom latía con fuerza en su pecho. Sabía lo que se avecinaba.

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Sólo con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

"Hay una condición", habló por fin Michael, con la voz desprovista de calidez.

"Si acepto el trasplante, me cederás la custodia completa de Kevin y Stacey".

A Tom le dio un vuelco el corazón. No quería aceptar la condición, pero no tenía otra opción.

El médico le había dicho que el nombre de Stacey estaba en la lista de espera, pero no estaban seguros de cuándo encontrarían un donante compatible.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

"De acuerdo", Tom respiró hondo. "Si eso es lo que hace falta para salvar a Stacey, de acuerdo. Firmaré los papeles".

Un destello de sorpresa cruzó el rostro de Michael, sustituido por una sonrisa satisfecha. Sacó una carpeta del cajón.

"Buena decisión, Tom", dijo, con un tono carente de empatía. "Aquí tienes los documentos de renuncia a la custodia. Léelos atentamente y, si estás de acuerdo, firma en la línea de puntos".

Tom leyó rápidamente los documentos y los firmó. Estaba desesperado por salvar a Stacey.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Gracias, Tom", dijo Michael, cogiendo los documentos de Tom. "Estaré en el hospital dentro de una hora".

Publicidad

Tom volvió al hospital, con el corazón oprimido por el peso de la decisión que acababa de tomar. Mónica levantó la vista cuando entró en la habitación de Stacey, con los ojos enrojecidos por el llanto.

"¡No! Tom, ¿cómo has podido aceptar eso?", protestó Mónica al saber que Tom había firmado los papeles.

"La vida de Stacey está en juego. No podía arriesgarme a perderla", replicó Tom, con el dolor grabado en la voz.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Pasó una hora y seguía sin haber rastro de Michael. Mónica se paseaba por la habitación mientras Tom intentaba llamarlo una y otra vez, y cada intento iba directo al buzón de voz.

Por fin, Michael respondió a la llamada de Tom.

Publicidad

"¿Dónde estás?", preguntó Tom, con la desesperación reflejada en la voz.

Michael se rió con frialdad.

"¿De verdad creías que iba a donar mi hígado a tu hija? Sólo necesitaba los documentos para reclamar mi herencia".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

A Tom se le encogió el corazón. "¿De qué estás hablando?"

"Mi abuelo me dejó una herencia, pero sólo podía reclamarla si tenía un hijo. Gracias a ti, ahora tengo dos", dijo Michael, poniendo fin a la llamada antes de que Tom pudiera responder.

Publicidad

Tom dejó caer el teléfono, sintiéndose totalmente derrotado. Stacey no lo conseguirá. Le he fallado, pensó, y la desesperación se apoderó de él.

Justo entonces, el médico se acercó a Tom y Mónica. "Hemos encontrado un donante", dijo. "Es compatible con Stacey. Estamos preparando la operación".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

La operación tuvo lugar aquella misma noche, y fue un éxito. Los médicos aseguraron a Tom y Mónica que Stacey se pondría bien.

Cuando se sintió aliviado, Tom supo que le quedaba un largo camino por delante. Tenía que recuperar la custodia y arreglar su matrimonio roto. Las circunstancias parecían difíciles, pero Tom se sentía esperanzado. Estaba dispuesto a afrontar todos los retos por sus hijos.

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos.

Si te ha gustado esta historia, lee esta otra: Max, un hombre de negocios egoísta que lleva un estilo de vida temerario, se despierta después de una fiesta al oír el timbre de la puerta. En su puerta hay una niña que dice ser su hija. Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Nuestra nieta nos exigió que vendiéramos nuestra casa para ayudar a su novio a montar un negocio - Le dimos un golpe de realidad

23 de mayo de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

Persona dada por muerta se presenta en una boda

09 de abril de 2024

Mis hijastros me faltaron al respeto cuando reapareció su madre biológica - Me llamaron llorando y disculpándose después de que yo les enseñara una lección

27 de junio de 2024

Gemelos de esta estrella de Hollywood casi mueren mientras médicos luchaban por su vida por 40 horas — Los supervivientes rubios tienen ahora 16

13 de mayo de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

Estoy enamorada de un vagabundo - Historia del día

15 de abril de 2024

Quedé embarazada mientras estaba sonámbula y ni siquiera lo sabía - Historia del día

14 de mayo de 2024

Este pastel de 30 dólares destruyó mi matrimonio - Mi marido se quebró en medio de su fiesta de cumpleaños

29 de mayo de 2024

Mujer acude a la boda de su hermana y ve a su novio con esmoquin en el altar - Historia del día

06 de marzo de 2024

Un guardia engreído negó a mi esposa la entrada al cine - Volví días después para vengarme

17 de junio de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

Mi hija se burló del regalo de cumpleaños barato de una compañera de clase hasta que supo la verdad por la madre de la chica

21 de marzo de 2024