logo
Una persona con un periódico en la mano | Foto: Pexels
Una persona con un periódico en la mano | Foto: Pexels

Mi padre me abandonó de niña y yo me vengué de él - Historia del día

Guadalupe Campos
04 jul 2024
08:15

El padre de Amanda abandonó a la familia cuando ella era sólo un bebé. Estuvo resentida con él durante toda su vida, y su ira resurgió cuando vio una foto suya con su nueva prometida. Quería vengarse. ¿Qué hará Amanda para darle una lección a su padre?

Publicidad

Amanda regresó a la pintoresca casa en la que creció tras un largo día de trabajo. Estaba cansada tras un día largo y agotador, y la modesta casa era su único verdadero santuario. Estaba llena de recuerdos de la infancia y también le recordaba a su madre fallecida.

Tras salir del sistema de acogida, reclamó esta casa como suya. Era algo más que un edificio; era un vínculo con su pasado y con el amor que apreciaba de su madre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Se me olvidó el periódico", dijo al ver un periódico doblado cerca de la puerta. Lo cogió y lo puso en la encimera de la cocina antes de prepararse una refrescante taza de té.

Una vez lista, Amanda se sentó a la mesa de la cocina y desplegó el periódico, esperando hojear los titulares como siempre. Sin embargo, hoy era diferente.

Publicidad

El periódico tenía algo impactante para Amanda. Había una foto de su padre, Robert, junto a su joven prometida, Clara. Era un anuncio de su futura boda.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Al mirar la fotografía, el dolor del abandono de su padre, ocurrido hacía mucho tiempo, resurgió bruscamente. Le recordó la vez en que su padre rompió su promesa de estar siempre al lado de su esposa. Abandonó a su esposa cuando cayó enferma y nunca volvió.

El dolor y la rabia enterrados bajo años de determinación habían resurgido de repente. Amanda se tocó el pendiente de plata de la oreja mientras pensaba en su madre. Eran los mismos pendientes que su madre le había regalado en uno de sus cumpleaños.

"La traición no es nada nuevo para ti", se susurró Amanda mientras un plan empezaba a tomar forma en su mente. Hirviendo de dolor y traición, decidió enfrentarse a su padre.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

A la mañana siguiente, temprano, se acercó a su casa, una propiedad bien cuidada que contrastaba con sus humildes orígenes. Se escondió detrás de un gran roble, esperando el momento oportuno.

Pronto se abrió la puerta principal y su padre salió. Detrás de él estaba la mujer del periódico, Carla, que rápidamente le dio un beso de despedida.

"Oh, Dios", susurró Amanda y apartó la mirada. No podía soportar la visión de su padre besando a otra mujer.

Amanda vio cómo Robert y Carla se metían en sus respectivos automóviles y se marchaban. Cuando se fueron, Amanda salió de su escondite y escrutó el exterior de la casa de su padre. Quería encontrar la forma de entrar en la casa.

Publicidad

"¡La ventana!" susurró Amanda en cuanto sus ojos se posaron en una ventana abierta del segundo piso de la casa. Había pasado mucho tiempo trepando a los árboles durante su infancia, así que entrar en la casa por la ventana no le resultó difícil.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

En un abrir y cerrar de ojos, Amanda se encontró dentro del dormitorio de su padre. Con movimientos deliberados, Amanda se acercó a la cama, y sus manos temblaron ligeramente cuando empezó a revolver las mantas pulcramente dispuestas.

Luego, se quitó un pendiente -una pieza sencilla, pero cargada de significado- y lo colocó sobre la cama. Su intención era sembrar semillas de duda y discordia. Salió rápidamente de la casa por la ventana y esperó el momento oportuno para ejecutar su siguiente movimiento.

Publicidad

Amanda observó desde su escondite cómo Carla regresaba a casa, con el corazón palpitando de expectación. Momentos después, el coche de su padre se detuvo y entró en la casa con aire de satisfacción. Unos minutos después, Amanda se dirigió hacia la puerta y llamó al timbre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿En qué puedo ayudarte?" preguntó Carla, abriendo la puerta.

"Vengo a ver a Robert. ¿Eres su criada?" preguntó Amanda, fingiendo confusión.

"No, soy su prometida", respondió Carla, mostrando su anillo de compromiso.

"¿Prometida? ¡Ese canalla! Me dijo que yo era la única en su vida!" exclamó Amanda.

Publicidad

Carla, desconcertada, negó las afirmaciones de Amanda. Cuando apareció Robert, él también negó conocer a Amanda, pero ella insistió: "Oh, pero tú me conocías muy bien hace unas horas, ¿verdad?".

Carla, ahora furiosa, creyó la mentira de Amanda.

"No quiero causar ningún problema", dijo Amanda. "Sólo he venido a llevarme el pendiente que perdí aquí. Es de mi madre y significa mucho para mí".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Robert se negó a dejarla entrar, pero Carla le permitió buscar el pendiente. En un santiamén, Amanda llegó al dormitorio donde había colocado el pendiente.

"¡Aquí está!" Amanda lo recogió de la cama.

Publicidad

"¡No lo puedo creer!" le gritó Carla a Robert. "¡Eres un tramposo! ¿Cómo ha acabado el pendiente en nuestra cama?".

"¿Qué? ¡No puedes hablar en serio!" protestó Robert. "¡Es una mentirosa!"

"¡Me traicionaste y luego mentiste sobre ello!" acusó Carla, que decidió cancelar su boda y marcharse.

Amanda se disculpó y salió rápidamente de casa. Se sentía satisfecha tras haber hecho sentir a su padre el dolor de la traición.

"¡Por fin!", pensó y lanzó un suspiro de alivio mientras caminaba hacia su Automóvil.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

***

Publicidad

Una semana después, Amanda estaba limpiando mesas en el restaurante donde trabajaba cuando oyó a sus compañeros hablar de la gran boda de alguien.

"¿De qué boda hablan?", les preguntó.

"¡Vamos, Amanda!" dijo Stacey, una de las compañeras de trabajo de Amanda. "¿No estás al día de las noticias? ¿No has oído hablar de ese hombre de negocios, Robert algo?".

"Se casó con una mujer, Carla. Se gastaron millones en su boda. Fue enorme". dijo Sarah, otra compañera de trabajo.

"¿Qué?" Amanda estaba conmocionada, pero ocultó sus emociones. "Quiero decir... ¿quién se gasta millones en una boda? Es chocante".

Aunque Amanda fingía que le molestaba el gasto excesivo, por dentro se sentía fracasada. No quería que Robert construyera una nueva vida después de lo que les había hecho a su esposa y a Amanda.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"La ira es como una piedra pesada, Amanda", resonaban en su mente las palabras de su madre. "La llevas contigo y te pesa. A veces, tienes que dejarla ir. A veces, perdonar es la única opción".

Siempre que Amanda sufría acoso de niña, su madre le decía estas palabras. Siempre animaba a Amanda a perdonar a las personas que le hacían daño.

Cerrando los ojos un momento, Amanda reflexionó sobre sus actos. Pronto se dio cuenta de que causar daño o arruinar la relación con su padre no era la respuesta a su resentimiento. Necesitaba enfrentarse a él.

***

Aquella misma semana, Amanda se plantó delante de la casa de Robert, ya no impulsada por la ira, sino por una curiosidad recién descubierta. Respiró hondo y llamó al timbre.

"¿Por qué estás aquí otra vez?" Carla abrió la puerta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"He venido a hablar con Robert", dijo Amanda. "No soy su novia. He mentido. Soy... soy su hija".

"¿Qué?" Carla enarcó las cejas. "¿Es una broma o qué?"

"No lo es. Yo-"

"¿Quién está ahí, Carla?" preguntó Robert a su esposa antes de acercarse a la puerta.

"¿Por qué estás aquí otra vez? Déjanos en paz, por favor!" le gritó Robert a Amanda.

"Papá... Soy yo", dijo Amanda. "He venido para..."

"¿Amanda? ¿De verdad eres tú?"

A Amanda se le llenaron los ojos de lágrimas. "Sí, papá. Soy yo". Su voz se entrecortó por la emoción. "Sólo... necesitaba saber por qué te fuiste. Por qué nos dejaste a mamá y a mí".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El rostro de Robert se suavizó, un destello de dolor cruzó sus facciones.

"Entra, Amanda. Entra". La condujo al interior de la casa, mientras Carla permanecía incómoda en la puerta.

Una vez dentro, Amanda se sentó, apretando con fuerza el pendiente de plata en la mano.

"Mamá se puso muy enferma después de que te fueras", empezó, con voz apenas susurrante. "Lo pasamos muy mal. Después de su muerte, fui a dar a un orfanato. No fue fácil...".

Robert agachó la cabeza, apretando y soltando las manos.

"Yo... no sabía que las cosas fueran tan mal", murmuró. "Creía que te habían cuidado bien después de...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Quién creías que iba a cuidar de nosotros? No teníamos a nadie. Te necesitábamos más que a nadie, papá. Mamá te necesitaba". dijo Amanda.

El peso de su historia compartida les presionaba. Amanda habló de la rabia y la confusión que arrastró durante años, de la amargura que supuraba en su interior. Confesó su plan anterior, que quería destruir su nueva relación por un retorcido sentimiento de venganza.

Mientras Amanda desahogaba su corazón, Robert la escuchaba atentamente. La vergüenza y el arrepentimiento marcaron las líneas de su rostro.

"Comprendo tu rabia, Amanda", dijo por fin, con la voz ronca. "No hay excusa para lo que hice. Fue una cobardía huir".

Respiró hondo y empezó su propia historia. Habló de la aplastante culpabilidad que sintió tras dejar a su esposa, la madre de Amanda, sola ante su enfermedad.

Reveló un periodo de autodestrucción, malas decisiones y dificultades económicas. Reconstruir su negocio le había llevado años de trabajo incesante. La vergüenza le había impedido volver, una lógica retorcida que no hizo sino profundizar su aislamiento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Nunca quise abandonarlas", dijo, con los ojos llenos de lágrimas. "Cada día lamentaba mi decisión. Pero cuando pude volver, tenía miedo. Miedo del rechazo, miedo de verlas a las dos sufriendo. Por favor, perdóname, Amanda. Por favor".

La enormidad de su arrepentimiento golpeó a Amanda. Su historia no era la de un villano, sino la de un hombre imperfecto paralizado por el miedo y la culpa. La ira que la había consumido empezó a retroceder, sustituida por un destello de comprensión.

"Supongo que te perdono, papá", dijo, y las palabras la sorprendieron incluso a ella. "No borra lo que pasó, pero ya no puedo cargar con esta ira. Es una carga muy pesada".

El alivio inundó el rostro de Robert. Extendió la mano y se la estrechó; la calidez del contacto tendió un puente a través de los años de separación.

"Gracias, Amanda", dijo, con la voz cargada de emoción. "Gracias por darme una oportunidad".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Joven criada se venga de un huésped hasta que descubre que ya se han visto antes - Historia del día

13 de mayo de 2024

Descubrí que mi hijo desaparecido fue adoptado por otra mujer - Historia del día

11 de abril de 2024

Un policía responde a una llamada al 911 y encuentra a una madre de cuatro hijos incapaz de alimentar a su bebé - Historia del día

08 de junio de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Les di a mis padres una segunda oportunidad tras 13 años de separación – 5 minutos después de esta foto, nos separamos para siempre

28 de junio de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024

A un hombre le dicen que estuvo en coma 12 años, luego descubre que fue una treta planeada por su esposa - Historia del día

31 de mayo de 2024

Madre aterrorizada ve a hija adolescente subir a vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

14 de marzo de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024

Vi la foto de mi marido en un periódico - Ahora voy a pedir el divorcio

24 de mayo de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Mamá asustada ve a su hija adolescente subir a una vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

05 de abril de 2024

Hermano echa a su hermana menor tras la muerte de sus padres, el karma lo golpea duro - Historia del día

18 de abril de 2024

Huérfana reúne a un perro perdido con su dueño y gana una familia - Historia del día

18 de junio de 2024