logo
Un avión lleno de pasajeros | Fuente: Shutterstock
Un avión lleno de pasajeros | Fuente: Shutterstock

Niña desaparece de un avión durante un vuelo, la pobre madre tiene problemas para conseguir ayuda - Historia del día

Guadalupe Campos
08 jul 2024
07:15

Cuando una mujer afirmó que su hija había desaparecido misteriosamente durante un vuelo, los pasajeros empezaron a burlarse de ella, declarando que se había vuelto loca. Pero entonces descubrió algo que demostraba que tenía razón.

Publicidad

"¡Por favor, ayuda! No encuentro a mi hija", gritó Sophia. "Miré un momento hacia otro lado para cambiarle el pañal a mi bebé y, cuando volví, ¡ya no estaba!".

"Por favor, cálmese, señora", le dijo una azafata. "Si ha embarcado en el vuelo, estará por ahí. ¿Puede decirme qué aspecto tiene?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Habla en serio?" Le dijo a la azafata un hombre del asiento contiguo al de Sophia. "¡Sólo vimos a esta mujer con el bebé y sin ninguna otra niña! ¡No pierda el tiempo! ¡Esa mujer miente!"

"No, no miento. Éramos tres. ¡La azafata nos vio!" gritó Sophia.

"Bueno, hay muchos niños a bordo, señora. Así que no recuerdo si vi a su hija", dijo la azafata tras una pausa. "Pero haré todo lo que pueda para ayudarla a encontrarla".

Publicidad

Los pasajeros siguieron insistiendo en que la hija de Sophia no estaba a bordo, pero la azafata examinó minuciosamente todo el vuelo. Miró en los lavabos, en su propio cubículo, en la cubierta superior del vuelo e incluso en el camión de comida que servía a los pasajeros, creyendo que la niña podría haberse escondido allí mientras jugaba con otros niños. Pero, por desgracia, la hija de Sophia no aparecía por ninguna parte.

La azafata volvió al asiento de Sophia, abatida. "Bueno, señora, he mirado en todos los sitios posibles, pero no he visto a su hija por ninguna parte. Sinceramente, yo también creo que sólo los recuerdo a usted y al bebé".

En ese momento, todos miraron con recelo a Sophia y empezaron a ridiculizarla. "¡Sabía que mentía! Yo tampoco vi a una niña con ella!" Gritó un pasajero desde el asiento delantero.

"¡Ya lo sé! Incluso la vi tomando unas pastillas", dijo otra mujer.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Oh Dios, ¿está colocada con algo? ¿Cómo puede la seguridad del aeropuerto ser tan irresponsable y dejar entrar a gente así?", refunfuñó una anciana.

"¡No hay nada de eso! Por favor, necesito ayuda", intentó explicar Sophia. "Acabo de tomar un sedante porque tengo miedo a volar".

"¡Oh, vamos!", gritó un hombre desde atrás. "¿Puedes dejar de gritar? Mañana tengo una reunión importante. Por el amor de Dios, déjame dormir".

La pobre Sofía se derrumbó. Intentó explicar a todo el mundo que no mentía, pero fue inútil. Por desgracia, hasta la azafata empezó a dudar de ella. "¿Está segura de que sólo tomó una pastilla, señora?".

"¡Sí!" exclamó Sophia. "Estaba con mi hija. Puede comprobar la tarjeta de embarque". La azafata se apresuró a ir al ordenador para comprobar si la hija de Sophia había embarcado en el vuelo. Resultó que sí. "Sí, estaba con su hija. Lo he comprobado", dijo la azafata.

En ese momento, todos los pasajeros se sintieron perdidos. "Pero entonces, ¿dónde está la niña? ¿La han secuestrado?", dijo un hombre.

"¡Eso no es posible, señor!", dijo la azafata. "¡Estamos en pleno vuelo!"

Publicidad

"En realidad, tampoco es imposible", interrumpió Sophia. "¡Tenemos que registrar el equipaje de mano de todos, sobre todo el de gran tamaño!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Al oír esto, los pasajeros empezaron a refunfuñar. "No dejaré que toques mi maleta. ¡Tengo antigüedades dentro!", se quejó un hombre, que era anticuario.

"Señor, vemos que un niño no cabe en su maleta. Sólo revisaremos el equipaje de gran tamaño, así que, por favor, coopere con nosotros".

"¿Por qué habríamos de hacerlo?", protestó la mujer que se había quejado de que Sophia tomara una pastilla. "¡Ha perdido a su hijo y es culpa suya! ¡Es una madre terrible! ¿Por qué debemos pagar por ello?"

Publicidad

"Estoy de acuerdo. ¡Deberían privarla de la patria potestad!", se quejó un hombre sentado a su lado.

A pesar de las objeciones, la azafata insistió en examinar el equipaje y los compartimentos superiores, pero lamentablemente no encontraron a la hija de Sophia.

Para entonces, sólo quedaban 10 minutos para que el vuelo aterrizara. El piloto había activado las señales de los cinturones de seguridad y ordenó a todos que volvieran a sus asientos con cuidado.

Agotada y desesperada, Sophia se desplomó en el suelo antes de llegar a su asiento. Pero cuando abrió los ojos, vio algo que demostraba que su hija estaba a bordo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

El bebé de Sophia estaba jugando con algo brillante en el suelo, cerca de ella. Sophia no tardó en darse cuenta de que las cuentas eran del collar de su hija. Rebuscó en el suelo y descubrió más cuentas que conducían a un maletero cerrado. "¡Abre esto, ahora mismo!", gritó. "¡Beth podría estar ahí!"

"Pero yo no tengo acceso a este maletero. Sólo el piloto tiene la llave de este compartimento. Tu hija no puede estar ahí!", dijo la azafata.

"¡Ábrelo ya!" Sophia fulminó a la azafata con la mirada. "El vuelo está a punto de aterrizar en menos de 5 minutos. Mi hija quedará atrapada allí si no lo comprobamos, ¡y el criminal se escapará!".

"Pero..." Antes de que la azafata pudiera decir nada, dos pasajeros saltaron y empezaron a gritar. "¡Hay muchas cosas valiosas ahí dentro! ¡No queremos colaborar en este registro!"

"¡Estoy de acuerdo! Es una violación de la seguridad. ¿Quién es ella para darnos órdenes?", dijo el otro pasajero.

"Por favor, no les hagas caso", suplicó Sophia a la azafata. "¡Tengo la sensación de que mi hija está ahí dentro!".

La azafata se sintió mal por Sophia y decidió ayudarla. Buscó la llave del piloto y abrió la puerta. Había muchas maletas en el compartimiento, pero ninguna niña. Abatidas, estaban a punto de salir de la habitación cuando la mirada de Sophia se fijó en una mano que salía de detrás de una maleta grande.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Corrió hacia la maleta, sólo para encontrar a su hija Beth inconsciente detrás de ella.

"Beth, despierta. ¿Estás bien?" Sophia no podía dejar de llorar. "¿Me oyes, cariño?".

"Sí, mamá", dijo Beth mientras abría lentamente los ojos. "Me han traído aquí, mamá. Gracias a Dios que has venido".

"¿Quién, Beth? ¿Qué intentas decir?" preguntó Sofía.

Beth señaló con el dedo a los dos pasajeros que se habían rebelado contra el registro de todas las formas posibles. Intentaron salir del compartimento lo antes posible tras el aterrizaje del vuelo, pero dos hombres les cerraron el paso. "Nos ha confundido con alguien. No fuimos nosotros", dijo la mujer, intentando defenderse.

Publicidad

Sophia dio un paso adelante y abofeteó a la mujer. "¡Deja de mentir! Sé que tú y tu compañero lo hicieron. ¿Cómo te atreves a tocar a mi hija?

Intervino la azafata. "Señora, cálmese. Es bueno que su hija esté a salvo. Nos aseguraremos de que no escapen fácilmente".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Al llegar, los dos pasajeros fueron interrogados por la policía. Resultó que estaban buscando un collar antiguo. Consiguieron robarlo de la bolsa del anticuario, pero Beth los vio hacerlo accidentalmente. Decidieron esconderla para que no se lo contara a nadie.

Como se trataba de un vuelo de conexión, el maletero sólo se abrió una vez, cuando bajaban algunos pasajeros. En ese momento, mientras Sophia estaba ocupada cambiando el pañal a su bebé, escondieron a Beth en el compartimento.

Publicidad

Cuando se supo la verdad, el anticuario se avergonzó. Dio las gracias a Sophia por salvar el collar y encontrar a los ladrones, y pidió disculpas a Beth. Más tarde, su museo celebró una gran recepción en honor de Sophia, ya que había salvado aquella valiosa pieza.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Si haces mal a los demás, tarde o temprano serás castigado por ello. Los ladrones habían pensado que podrían escapar fácilmente y que nadie les atraparía, pero entonces el karma les golpeó duramente.
  • No saques conclusiones precipitadas ni juzgues a alguien así como así. Ninguno de los pasajeros confiaba en Sophia y afirmaban que estaba bajo el efecto de fármacos o que probablemente se había vuelto loca, sin siquiera esforzarse por comprobar si tenía razón.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Serví a una pareja rica en un avión, al día siguiente mi madre me presentó a su joven prometido del mismo avión - Historia del día

01 de julio de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Durante nuestro vuelo, una mujer insultó constantemente al personal del avión y a los pasajeros - Salió corriendo del avión llorando

08 de mayo de 2024

Sorprendí a mi marido con su amante en el aeropuerto y decidí seguirles hasta París - Historia del día

07 de mayo de 2024

Revelan las estremecedoras últimas palabras de piloto antes de que el avión de Air France se estrellara en el mar matando a 228 personas

19 de mayo de 2024

5 historias increíbles de infieles que recibieron su merecido

26 de mayo de 2024

Pasajeros ignoran el llanto de una recién nacida hasta que el conductor se da cuenta de que los padres de la niña no están en el autobús - Historia del día

20 de junio de 2024

Mi marido me escribió que estaba en una reunión de negocios y canceló nuestra cita - Lo vi salir del trabajo a la misma hora

08 de mayo de 2024

Antes de desembarcar del avión, piloto se da cuenta de que último pasajero es un calco suyo - Historia del día

20 de junio de 2024

Sirvo a una pareja rica en un avión, al día siguiente mamá me presenta a su joven prometido del mismo avión - Historia del día

24 de abril de 2024

Mi esposo nos dejó a mí y a mi hijo en clase turista y se fue él mismo a Business - A los pocos días se arrepintió a lo grande

25 de junio de 2024

Mi hija pequeña saltó a abrazar a un desconocido en el supermercado – La verdad no era lo que esperaba

29 de mayo de 2024

Mi esposo no me llevaba de vacaciones con su familia – Descubrí por qué tras la inesperada ayuda de mi suegra

03 de julio de 2024