logo
Fuente:

Una noche, una niña de 7 años escuchó a su padre borracho discutir con su mamá. Ese día los perdió a ambos

Georgimar Coronil
15 mar 2018
11:23
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Su triste historia fue titulada “Mamá y papá”.

Publicidad

“Mamá y papá” es una historia triste sobre una niña pequeña llamada Mischa que piensa que tiene la familia perfecta. Está basado en una historia de Rusia, compartida en Scary for Kids.

La historia de la pequeña Mischa generó diferentes reacciones entre los usuarios de Internet, muchos se sorprendieron al descubrir el emotivo final de esta.

Otros reflexionaron sobre la importante lección que enseñaba y algunos incluso afirmaron llorar al leerla. A continuación te mostramos la impactante historia.

Hola, soy Mischa y tengo 7 años. Tengo pelo rubio y ojos azules. Yo viví en un gran apartamento con mi mamá y papá. Tenía muchos juguetes, incluso tuve mi propia habitación.

Publicidad

Era grande y brillante y en las paredes puse mis dibujos. Me encantaba dibujar. Esbocé fotos de mamá, papá y yo. Me bosquejé parada frente a una gran casa con el sol que nos sonríe.

Mi madre es la madre más amable del mundo, y mi papá es el padre más fuerte. Los amo mucho. Los fines de semana, todos salíamos a caminar juntos.

Yo montaba mi bicicleta y mamá y papá estaban tomados de la mano. Estaban sonriendo y riendo y yo pedaleaba al costado de ellos.

Publicidad

Mi madre siempre preguntaba: "Mischa, ¿todavía no estás cansada?" "No mamá", siempre respondía, "¡solo estoy empezando!", continuó Mischa.

Mamá y papá me miraban y se reían. Yo también me reía. Por las noches, cuando estábamos sentados en casa, jugaba con mi madre. Nos encantaban los juegos de mesa.

A veces pintábamos fotos juntos. Papá siempre leía su periódico. Luego iría a la cocina para poner la tetera y todos nos sentaríamos a tomar té con pastel.

Una noche, papá llegó a casa del trabajo muy tarde. Ya me había ido a la cama. Papá llamó al timbre y golpeó ruidosamente la puerta. Fue tan fuerte que me despertó pero no salí de la cama.

Publicidad

Mamá fue a abrir la puerta y oí los pesados ​​pasos de mi padre por el pasillo. Los escuché hablar. "¿Por qué llegas tan tarde?", preguntó mi madre. "Estaba empezando a preocuparme."

"¿Cuál es el problema?", preguntó mi papá. "¿No puede un hombre quedarse hasta tarde en el trabajo?"

La voz de mi padre no sonaba como lo hacía normalmente. Él habló en voz alta y balbuceó sus palabras.

"¡Kohl, silencio!", Dijo mi madre. "Vas a despertar a Mischa".

"¡No me calles!", gritó mi padre. "¡Si quiero hablar en mi propia casa, hablaré!".

Publicidad

"Estás borracho", dijo mi madre. "¿Dónde has estado esta noche?".

"¿Estoy borracho?" Gruñó mi padre. "¡No estoy borracho! ¡Tráeme un poco de té!”.

"Todavía tengo que lavar los platos", respondió mi madre. "Sírvelo tú mismo, ¿de acuerdo?".

"¿Qué?", ​​dijo mi padre enojado. "¿Es tan difícil servir té a tu marido?".

"¡Kohl, no grites!", dijo mi madre. "Despertarás a tu hija. Ella tiene escuela mañana".

"¡Tráeme un poco de té!", exigió mi padre.

Publicidad

"Kohl, mira tus ojos", dijo mi madre. "¿Qué pasa con tus pupilas? Están muy dilatadas. ¿Estás drogado?".

"¿No puede un hombre divertirse un poco más?", gritó mi padre. "Por favor, Kohl, vete y duerme", le suplicaba mi madre.

Publicidad

En ese momento, sonó el teléfono y mi madre fue a responderlo. Ella habló por un tiempo y luego regresó a la cocina.

"¿Quién te llamó?", preguntó papá. Pude escuchar el enojo en su voz y comencé a sentirme un poco asustada.

"Fue mi amiga Lida quien habló por teléfono", suspiró mamá.

"¿Lida?", dijo mi padre. "¿Quién o qué es un Lida? ¡No conozco a ninguna Lida! ¿Y de dónde sacaste ese anillo?".

"Cálmate Kohl. ¿No te acuerdas? Lo compré la semana pasada".

"¿Y dónde estabas ayer cuando llegué a casa después del trabajo?", gritó papá.

Publicidad

"¡Kohl, silencio! Fui a la tienda. Hubo una cola", dijo mi madre en voz baja.

"¿Cola? ¡No hubo cola! ¡Y no compraste ese anillo tú misma! Alguien te lo dio, ¡Me estás engañando”.

"¿Qué quieres decir, por qué dirías eso? Ve a dormir Kohl".

"¡Te hice una pregunta! ¡Respóndeme! Tienes novio, ¿no?”, preguntó papá furioso.

"No, no tengo a nadie", dijo mi madre y rompió a llorar. La escuché respirar y sonarse la nariz.

"¡No empieces a llorar! Eso no te ayudará ahora", aseguró papá.

Publicidad

"¡No tengo a nadie! Te amo, Kohl. ¡Sólo tú!".

"¡Estás mintiendo!", gritó papá. Oí un ruido fuerte y mi madre gritó. Estaba muy asustada pero corrí escaleras abajo.

Mi madre estaba acostada en el piso de la cocina. Su cara estaba toda roja. Papá estaba parado sobre ella.

"Mamá, mamá, ¿qué sucede?". Lloré mientras corría hacia ella."Nada Mischa", dijo, poniéndose de pie. "Estoy bien. Regresa a tu habitación".

Quería decir algo más, pero mi padre me interrumpió. Él me agarró por el cuello y me levantó. "¿Cuál es el problema, no oyes bien?".

Publicidad

"Mischa, haz lo que dice tu padre. Vuelve arriba. Todo estará bien”, dijo mi madre. Estallé en lágrimas y volví corriendo a mi habitación. Enterré mi cara en la almohada y lloré.

Yo estaba realmente asustada. Todavía podía escuchar a mi padre gritándole a mi madre. Escuché golpes y el sonido de mi madre llorando. Lloré también, junto con ella.

Papá gritó, "¡Admítelo!" Y mamá simplemente dijo: "¡No!” Hubo una pelea y escuché los sonidos de una lucha. Entonces todo se tornó silencioso.

El silencio me asustó, yo ya no podía escuchar a mi madre. Incluso contuve la respiración para poder escuchar mejor, pero no podía escuchar nada.

Publicidad

Salté de la cama y corrí escaleras abajo, temiendo lo que podría encontrar. En la cocina, mi madre yacía en el suelo. Sus ojos estaban cerrados y ella estaba mortalmente quieta.

Publicidad

Mi papá solo se quedó allí. Parecía como si estuviera aturdido. Corrí y me arrodillé junto a mi madre. Estaba arrodillada en su sangre.

"Mamá, ¿estás bien?", lloré. "¡Mamá, despierta! ¡Mamá!"

Mi padre estaba sosteniendo un cuchillo en su mano. Estaba cubierto de sangre.

"Papá... Papá, ¿qué pasa con mamá?", lloré."Está durmiendo", respondió en voz baja. "Se quedó dormida”.

"Mamá... despierta...", enterré la cara en su cuello y lloré aún más. Papá miró el cuchillo, luego a mi madre y a mí.

Entonces, de repente, gritó: "¿Qué he hecho? ¡Oh Dios mío! ¿Qué he hecho?"

Publicidad

Soltó el cuchillo y lo lanzó en el piso con un estruendoso ruido.

"Te amo, Mischa... Lo siento" gimió. "Amo a tu madre, perdónenme si pueden". Luego de eso, mi padre abrió la ventana y saltó. Nuestro apartamento estaba en el piso 11.

Hubo un largo silencio, luego un golpe seguido por el chirrido de los frenos de un automóvil y el chillido de llantas. Entonces todo se volvió silencioso.

Me aferré al cuerpo de mi madre y lloré. Más tarde me dijeron que si la caída no mató a mi padre, entonces los autos que lo atropellaron ciertamente lo hicieron.

Dijeron que cuando me encontraron, todavía estaba agarrando a mi madre y estaba cubierta en su sangre. Tuvieron que alejarme de ella. No quería dejarla ir.

Soy Mischa, tengo 7 años y soy huérfana...

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Cada mañana, madre soltera halla juguete nuevo en la cuna de su hijo y decide instalar una cámara - Historia del día

18 de abril de 2022

Mujer se niega a aceptar a su hijastra hasta que ve una foto que su padre guardó por 42 años - Historia del día

06 de mayo de 2022

Esposo abandona a su familia tras 16 años: el hijo culpa a su madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

05 de mayo de 2022

Mamá solitaria revisa a su bebé por la mañana y se desconcierta al ver que ya le cambiaron el pañal - Historia del día

02 de abril de 2022