Padres de niño fallecido demandan a la escuela tras ver video de lo que soportaba todos los días

La pérdida de un hijo es algo que ningún padre debería tener que experimentar. Pero para aquellos que lo hacen, lo más doloroso es saber que podría haber sido prevenido.

El 26 de enero de 2017, dos padres de Cincinnati, Ohio, experimentaron la peor pesadilla cuando perdieron sin sentido a su hijo de 8 años.

Nada sobre la situación tenía lógica para ellos, hasta que vieron imágenes de su pequeño captadas por las cámaras de seguridad de la escuela, reseñó Life Daily.

El 24 de enero de ese año, Cornelia Reynolds fue contactada por la escuela de su hijo, Carson Elementary. Según la institución, Gabriel, de 8 años, se había desmayado durante la jornada escolar, pero parecía estar bien después de que lo llevaran a la enfermería.

Sin embargo, cuando Gabriel llegó a casa de la escuela esa tarde, se quejó de que tenía náuseas y de que le dolía el estómago. Cornelia comenzó a preocuparse, pues su hijo normalmente nunca se quejaba y nunca simulaba estar enfermo.

Pero hubo un punto en que las náuseas se pusieron tan mal que Gabriel ni siquiera podía pararse.

Cornelia decidió que era hora de obtener ayuda, por lo que llevó a Gabriel al hospital. Después de que los doctores ayudaron a calmar las náuseas, a Gabriel se le permitió irse a casa. Al día siguiente, Cornelia dejó que Gabriel se quedara a descansar.

El 26 de enero, Cornelia le preguntó a Gabriel si estaba listo para volver a la escuela. No puso ninguna queja, por lo que Cornelia lo envió de vuelta a clases pensando que estaría bien. Esa noche, sin embargo, ella descubriría la verdad sobre cómo Gabriel realmente se sentía.

Esa tarde, Gabriel llegó a casa y subió a su habitación para hacer la tarea como lo hacía todos los días. Cornelia fue a ver cómo estaba antes de la cena, y cuando abrió la puerta de su habitación, se horrorizó por lo que vio.

Dentro, el dulce niño de 8 años estaba muerto. Había terminado su vida usando una corbata para colgarse de su litera. "Gabriel fue una luz brillante para todos los que lo conocieron y lo amaron", dijo Cornelia en un comunicado sobre su hijo.

"Lo extrañamos desesperadamente y sufrimos todos los días. Su vida no solo fue robada de él, sino de aquellos de nosotros que esperábamos verlo crecer y disfrutar de la vida. Si pudiera, daría cualquier cosa por tenerlo de vuelta ", agregó Cornelia acerca de la muerte sin sentido de Gabriel.

El Dr. Lakshimi Sammarco, forense del condado de Hamilton, realizó la autopsia del niño y confirmó que se había suicidado. Debido a lo joven que era, la policía abrió una investigación para descubrir por qué un niño de 8 años querría terminar con su vida.

Un detective de homicidios de la policía de Cincinnati decidió echar un vistazo a las imágenes de seguridad de los últimos días en que Gabriel asistió a Carson Elementary y se molestó con lo que vio. Según el detective, Gabriel había sido brutalmente intimidado por sus compañeros de clases.

La intimidación "podría incluso elevarse al nivel de asalto criminal", dijo el investigador después de revisar todas las imágenes de vigilancia. Como si la situación no fuera ya trágica, la madre de Gabriel y su padre, Benyam Taye, no tenían idea de que su hijo había sido acosado.

Según los padres de Gabriel, él nunca les contó nada y la escuela tampoco les notificó en ningún momento que su hijo de 8 años estaba siendo intimidado en sus instalaciones.

"Él nunca habló de eso", dijo Benyam. "Se guardó todo para sí mismo como si fuera natural ir a la escuela y ser intimidado".

La primera vez que Cornelia y Benyam se enteraron de que Gabriel había sido víctima de la intimidación de sus compañeros de clases, fue después de que sus abogados revisaron el documento policial de la investigación que describía la escena perturbadora captada en las imágenes de seguridad.

En el video, que dura 24 minutos, Gabriel fue visto caminando hacia el baño cuando fue detenido por otro estudiante en la entrada. Parece que el niño le da la mano a Gabriel y luego lo empuja al piso. Durante los siguientes 7 minutos, se puede ver a Gabriel yaciendo inmóvil en el suelo.

Después de que Gabriel se desmayó, otros estudiantes lo patearon, pincharon y caminaron sobre él. Más de 4 minutos después, un adulto finalmente se acercó para ver de qué se trataba la conmoción.

Después de permanecer inconsciente durante aproximadamente 7 minutos, Gabriel finalmente se despertó y pudo caminar hasta la enfermería con los profesores.

"En ningún momento Gabriel indicó que había sido golpeado, tirado, tirado, empujado o agredido de ninguna manera", dijo la escuela en un comunicado.

"No tenía abrasiones visibles y no se había informado de ningún tipo de pelea", agregó el informe.

Según la escuela, Gabriel le dijo a la enfermera que se había caído. 

En respuesta a la intimidación no denunciada, que llevó al niño de 8 años a suicidarse, la familia de Gabriel presentó una demanda de 41 páginas por ocultar información sobre el asalto y encubrir el ambiente violento en la escuela.

Si bien hubo pocos informes de intimidación por parte del distrito, la demanda detalló numerosas ocasiones en las que los estudiantes han sido asfixiados, amenazados, golpeados y hostigados regularmente.

Debido a que la escuela rara vez denunciaba la violencia, "impedía que su madre buscara un tratamiento adecuado. Si hubiera sabido de la violencia extrema en Carson, nunca habría seguido enviándolo a esa escuela".

El distrito de las Escuelas Públicas de Cincinnati negó que hubiera un problema de intimidación en Carson.

"Estamos comprometidos con la seguridad de los estudiantes y asegurando que todas las escuelas de CPS fomenten un ambiente de aprendizaje positivo", dijo la escuela.

El distrito incluso llegó a negar que Gabriel fue intimidado. "Es nuestra posición firme que las denuncias retratadas en los medios no son respaldadas por el video". Sin embargo, dos días después, un niño de 8 años se suicidó.

El día después del incidente de intimidación, Gabriel le dejó a su padre un correo de voz inusual. "Te amo sin importar que. Espero que estés a salvo. Y, solo sé que te amo. Adiós ", dijo Gabriel.

Benyam no tenía idea de lo que sucedería 24 horas después, pero ahora él y Cornelia están peleando contra el distrito escolar para asegurarse de que ningún otro niño tenga que sufrir como lo hizo Gabriel.

"Ni siquiera puedo expresarlo con palabras: no poder volver a ver a tu hijo, no hablar con él, no comprarle cosas. Solo pensar que la suya fue muy difícil", dijo Benyam un año después de que Gabriel se quitara la vida.

"Perder a un niño por acoso, eso es difícil", dijo Taye. "Primero debemos reconocer que la intimidación es real. Y luego tomar medidas para prevenirla una y otra vez, porque estos niños son simplemente niños".

¿Quieres ver más videos de tus estrellas favoritas? Suscríbete a nuestro Canal de Youtube!