La presidenta de Croacia se convirtió en el centro de atención en la final de la Copa del Mundo