14 de diciembre de 2018

Pareja de ancianos finalmente decide casarse y su primera parada es la farmacia

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Hoy te traemos una historia divertida que te hará cumplir con tu dosis diaria de risa.

Para todos los eventos estresantes que nos trae la vida, hay al menos una solución: la risa. Unas cuantas carcajadas al día te ayudarán a cuidar tu salud física y mental. Aquí tienes un poco de humor para alegrarte el día.

Bob, de 92 años, y Mary, de 89, estaban entusiasmados con su decisión de casarse. Mientras salían a dar un paseo para hablar sobre la boda, pasaron por una farmacia.

Bob sugirió entrar y pidió hablar con el farmacéutico. Explicó que estaban a punto de casarse y le preguntó: "¿Vendes medicamentos para el corazón?".

Publicidad

"Por supuesto que sí", respondió el farmacéutico. 

Fuente: Freepik

"¿Medicina para el reumatismo?".

Publicidad

"Definitivamente", dijo.

"¿Qué hay de Viagra?".

"Por supuesto".

"¿Medicina para problemas de memoria, artritis, ictericia?".

"Sí".

Fuente: Freepik

Publicidad

"¿Qué hay de las vitaminas, pastillas para dormir, geritol, antiácidos?".

"Absolutamente".

"¿Vendes sillas de ruedas y andadores?"

"Todas las velocidades y tamaños".

"Bien", dijo Bob al farmacéutico. "Nos gustaría registrarnos para nuestros regalos de boda aquí, por favor".

Fuente: Freepik

Publicidad

MÁS VALE APUNTAR QUE OLVIDAR

Una pareja en sus noventa estaba teniendo problemas para recordar cosas. Durante un chequeo, el médico les dijo que estaban físicamente bien, pero tal vez debía comenzar a escribir las cosas para ayudarles a recordar.

Más tarde esa noche, mientras miraba la televisión, el anciano se levantó de su silla.

“¿Quieres algo mientras estoy en la cocina?”, preguntó.

Fuente: Freepik

Publicidad

"¿Me traes un tazón de helado?".

"Por supuesto".

"¿No crees que deberías escribirlo para que puedas recordarlo?", ella preguntó.

"No, puedo recordarlo".

Fuente: Freepik

Publicidad

"Bueno, también me gustaría un poco de fresas encima. Tal vez deberías escribirlo para no olvidarlo".

Él dijo: "Puedo recordar eso. Quieres un tazón de helado con fresas".

"También me gustaría crema batida. Estoy seguro de que lo olvidarás, ¿lo escribes?", preguntó.

Fuente: Freepik

Publicidad

Irritado, dijo, "¡No necesito escribirlo, lo recuerdo! Helado con fresas y crema batida - ¡Lo tengo, por el amor de Dios!".

Luego se fue a la cocina. Después de unos 20 minutos, el anciano regresó y le dio a su esposa un plato de tocino y huevos. Ella se quedó mirando el plato por un momento.

"¿Dónde está mi tostada?".

Publicidad