Fuente:

La valiente victoria de una mujer tras 12 años de lucha contra el cáncer

Valeria Garvett
05 mar 2019
22:22
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Conoce a Patricia Trillas Mesa, una guerrera de Hermosillo, Sonora, que venció el cáncer tras años de lucha.

Publicidad

Fue el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del estado el que prácticamente le dio una segunda oportunidad de vida a Trillas Mesa y ahora ella cuenta su historia y le agradece al organismo estatal.

Hace casi doce años, el IMSS le ofreció asistencia a esta señora luego de que se detectó una pequeña “bolita” en el seno derecho mientras se daba un baño; he ahí la importancia de la autoexploración.

Todo comenzó el 6 de diciembre del año 2007 cuando, al percatarse del bulto en su pecho y sin esperar, Patricia se dirigió al Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZMF) No.54 de Empalme.

Diagnóstico temprano. | Imagen: Pixabay

Publicidad

Después de una evaluación, los médicos determinaron que lo mejor sería operarla inmediatamente, extraerle la masa y analizarla.

Patricia recordó haberse sentido la bolita el día 6 y ser operada el día 12. Su peor pesadilla se hizo realidad.

“El ginecólogo me operó el 12 de diciembre y el miércoles 19 confirmó, después de analizarlo, lo que tanto teníamos miedo: sí era cáncer”, aseveró la mujer en exclusiva a Opinión Sonora.

Médicos en quirófano.| Imagen: Pixabay

Publicidad

“El doctor Chávez Zamudio me explicó que no sería fácil pero que el IMSS contaba con todo para darle batalla a la enfermedad y pues aquí sigo”, añadió.

Once días después de someterse a cirugía, Trillas Mesa volvió a ser intervenida quirúrgicamente para extirparle la mitad del seno. Seis meses después, los médicos determinarían si debían eliminarlo completamente.

El 11 de febrero de 2008, un día memorable, Trillas Mesa comenzó el tratamiento contra el cáncer de mama. Ella debería someterse a rondas de quimioterapia y radioterapia.

Lazo rosado representativo del cáncer de seno.| Imagen: Pixabay

Publicidad

“A mi primero me trataron con ocho sesiones de quimioterapia y 25 de radioterapia, y desde que supe lo que podría costarme una sola radioterapia he valorado más lo que el IMSS hace por los que tenemos menos, aunque siempre he confiado en la atención que se nos da”, puntualizó esta madre de dos hijas.

Siete meses después, en septiembre de 2008, sus sesiones programadas finalmente terminaron, aunque se mantuvo medicándose vía oral durante los próximos dos años.

Medicamentos y un termómetro.| Imagen: Pixabay

Publicidad

También se efectuó su control ginecológico y mamario regularmente, así como el rastreo nuclear. Desde el año 2010, Patricia ha acudido con su ginecólogo del Seguro Social cada seis meses y se mantendrá haciéndolo hasta que ya no pueda más.

“La lucha de una persona con cáncer es día con día. Se necesita valentía y la disposición de hacer caso a las recomendaciones que se nos dan y dejar la vergüenza de lado, porque tenemos que servir de ejemplo para que otras personas no tengan miedo a padecer esta enfermedad y que sepan que el IMSS tiene todo para salvarles la vida, si acuden a tiempo”, finalizó la mujer.

Publicidad