Mujer advierte a dueños de mascotas el peligro del juguete que causó la muerte de su querido perro

Sams, una golden retriever de 15 meses de edad, lamentablemente se tragó un pedazo de cuerda del juguete que le compró su dueña, lo que le perforó los intestinos y causó su muerte.

A través de la red social Facebook, Indira Tuckler compartió una advertencia desgarradora sobre las bolas de cuerda para perros, después de que su cachorra golden retriever muriera a causa de uno de estos.

Explicó que este tipo de distracciones son muy populares, tanto que las venden en las tiendas de mascotas de renombre como Petsmart, Petco, Homegoods, Marshall ' s y Tj Max, pero que peuden resultar en un final fatal para los animales.

En la publicación, Tuckler explicó que se acercó a la tienda a comprar estos juegos para los perros que tiene en su casa y que ese mismo día los dejó jugando sin supervisión alguna. La sorpresa se la llevó al regresar, cuando encontró todas las nuevas adquisiciones echas trizas.

“Compré varias bolas de juguete de cuerda para mis perros en una tienda de cosas para la casa. Se veían extremadamente resistentes e imposibles de destruir. Sin embargo, los encontré en pedazos el mismo día”, escribió.

Rápidamente, retiró las cuerdas destrozadas que quedaron en el piso, con la esperanza de que ninguno de sus perros hubiera tragado algún pedazo sobrante. Lamentablemente, Sams, una de sus golden retriver de 15 meses de edad, se comió una parte de las cuerdas, lo que la enfermó rápidamente.

Resultó que la bola se desintegró y rompió sus intestinos en varios agujeros cuando trataba de pasar. Cuando los veterinarios intervinieron a la cachorra, retiraron casi un metro de cuerda que había quedado atorada en los intestinos, a la vez que eliminaron más de 35 centímetros de intestino perforado.

“El daño de la cuerda fue tan extenso que falleció dos días más tarde. Ni siquiera tuvimos la opción de tener otra cirugía”, lamentó Tuckler.

Tanta es su preocupación, que en la misma publicación detalló cada cosa que necesitan saber los dueños de mascotas sobre estas bolas de cuerda tan peligrosas.

Explicó que los síntomas que pueden presentar los perros si llegaran a ingerir estos objetos son vómitos, diarrea, consumo excesivo de agua y no comer. Así como advirtió que la única manera de saber si es esta la situación que enfrentan, es a través de cirugía, porque las radiografías y los ultrasonidos no son suficiente.

“Los objetos lineales suponen más peligro porque viajan a lo largo de los intestinos causando más daño, sobre todo cuando son tan apretados, porque son más largos”, detalló.

La mujer espera salvar la vida de muchos perros con esta terrible historia que tuvo que experimentar y confía en que el número de reproducciones del post haga retumbar las redes sociales.

"Esta fue una muerte sin sentido y evitable", concluyó Tuckler. "Estos artículos no deben venderse para perros. Creo que hay poder en los números y si podemos compartir la historia de Sams tal vez podamos salvar la vida de un perro".

Hay casos lamentables en los que las mascotas terminan dando su último respiro, pero hay otras historias excepcionales en donde estos animales logran salvar vidas.

Tal es el caso del intrépido perrito de una mujer de 63 años, que salvó la vida de una niña recién nacida en un drenaje pluvial en Port Elizabeth, Sudáfrica.

La historia causó revuelo en las redes sociales y puedes conocerla ingresando a este link.