Liberan a Lionel Rubalcava, el hispano que pasó 17 años en prisión por un crimen que no cometió

Podría parecernos la historia de una película de Hollywood o de una telenovela, pero la cruda verdad es que este caso es real y afectó la vida de un hombre inocente por casi dos décadas.

¿Pero, con un final feliz? Eso parece. O al menos, una oportunidad de comenzar de nuevo. En Twitter se difundió el emotivo momento en que el juez en Santa Clara desecha los cargos de intento de homicidio contra Lionel Rubalcava.

El hispanoamericano de ahora 40 años había sido sentenciado a cadena perpetua por un tiroteo en 2002, en el que se le había acusado de intento de homicidio. La manera en la que se desarrollaron los hechos resulta tan trágica como la condena recibida.

Lionel escucha la decisión del juez sobre su acusación de homicidio. | Foto: YouTube/Sky Link TV News

Lionel escucha la decisión del juez sobre su acusación de homicidio. | Foto: YouTube/Sky Link TV News

Hace 17 años, en una calle de San José, Lionel detuvo su vehículo frente a una casa para conversar con una mujer que estaba allí parada.

Lo que él no sabía es que dos días antes un hombre había quedado paralitico por una balacera ocurrida en el mismo lugar.

NERVIOSISMO Y ANSIEDAD

La mala suerte continuaría. Su foto fue colocada junto a la de los sospechosos en el caso y la víctima le señalaría como culpable. Lo que fue suficiente para que lo condenaran a cadena perpetua.

“Es con gran placer que desecho estos cargos”, dijo el magistrado Eric Geffon en la Corte Superior del Condado de Santa Clara, donde la familia de Lionel Rubalcava esperaba entre las ansias y los nervios.

Ante los gritos de alegría y celebración, no hubo llamado a la calma en la sala. Todos estaban felices.

Aquí podrás ver el video del emocionante momento en el que revierten la condena de Lionel:

Lionel solo cerró los ojos y sonrió. Era ahora un hombre libre. Le habían regresado su vida. La sentencia fue revertida porque miembros del equipo de Proyecto Inocencia del Norte de California, en la Universidad de Santa Clara, lograron recopilar la suficiente evidencia para demostrar su inocencia. “No hubiera podido hacerlo sin ellos”, dijo.

UNA SELFIE LO SALVÓ

Un joven inocente de 21 años en Texas, Estados Unidos, estuvo a punto de ir a la cárcel por un crimen que no cometió. Pero, ¿quién lo diría? Una selfie lo salvó de un terrible destino. Estuvo bajo arresto un día hasta que su familia pagó una fianza de $150.000

Su exnovia lo estaba acusando de haber entrado a su vivienda y marcarle el pecho con un arma blanca, lo que le hubiese generado una condena de 99 años. Gracias a las redes sociales y una selfie con sus parientes, pudo demostrar que para la fecha que ella indicaba, él no estaba cerca. ¡Gracias a la geolocalización!