logo
Freepik
Fuente: Freepik

Honran a una enfermera abriéndole paso y aplaudiéndola en un supermercado

Stef Colina
28 abr 2020
18:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La enfermera fue homenajeada por empleados y clientes de un supermercado en Ciudad de México mientras salía de la tienda.

Publicidad

México es uno de los países latinoamericanos con más casos de contagio por COVID-19, lo cual mantiene a miles de funcionarios del área salud arriesgando sus vidas para lograr la recuperación de sus pacientes. Es por esto que hay quienes ven en ellos más que a profesionales haciendo su trabajo, para muchos ciudadanos ellos son figuras heroicas dignas de admiración.

Enfermeros revisando documentos. │Foto: Freepik

Publicidad

SALIÓ DE COMPRAS Y SE LLEVÓ UNA OVACIÓN

Recientemente, una enfermera recibió un conmovedor homenaje mientras hacía sus compras en Torreón, Cuidad de México. Inesperadamente la mujer comenzó a recibir una ola de aplausos en el supermercado.

Los empleados de una sucursal de "Al Super La Rosita" se formaron para abrirle paso a la enfermera en un pasillo de ovaciones en el que le lanzaron halagos y comentarios llenos de admiración por la noble labor que desempeña para frenar esta pandemia.

Publicidad

UN MERECIDO RECONOCIMIENTO

El vídeo del conmovedor momento de inmediato se hizo viral, acumulando miles de vistas y de reacciones en las que los internautas dedicaron palabras de aliento y admiración hacía el personal médico que se mantiene en la primera línea de batalla contra el coronavirus.

Sin embargo, no todos piensan igual. Hay quienes por miedo o ignorancia se han dedicado a menospreciar a los sanitarios con mensajes odiosos, y en casos extremos, con acciones que ponen en peligro la integridad de estas personas.

Enfermera ajustando su mascarilla. │Foto: Freepik

Publicidad

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

El enfermero Luis Gerardo Rojas es ejemplo de esto. Desgraciadamente, el joven no vivió la misma experiencia cuando entró a un supermercado en Tamaulipas, pues lejos de recibir aplausos y agradecimientos, una mujer lo roció con cloro luego de acusarlo de esparcir el virus por el barrio.

El empleado médico compartió su historia en Facebook con el fin de eliminar un poco el rastro que la desinformación está dejando en la sociedad. Luis Gerardo mantiene la esperanza de que estas situaciones no se sigan repitiendo.

“Nosotros no trabajamos matando personas, nosotros cuidamos a personas cuando más lo necesitan. Ese es mi trabajo y el de muchos compañeros en esta ciudad”, escribió Rojas junto a una fotografía de su uniforme desteñido, expresando su preocupación, pues no solo lucha día a día contra el virus, ahora también está expuesto a la ignorancia de un preocupante sector de la población.

Publicidad