Sobre AM
NoticiasPersonas

03 de mayo de 2020

Mujer que dio a luz conectada al respirador se recupera de COVID-19 y se encuentra con su bebé

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

A principios de abril, la salud de la madre de dos pequeños colapsó hasta el punto de ser intubada porque luchaba para respirar. Pero gracias a los avances de la medicina hoy la familia está reunida y feliz.

La enfermera de partos Megan Sites, de Celina, Ohio (EEUU), ha tenido el parto más surrealista que ella misma podría haber presenciado en su carrera como sanitaria. Después de enterarse de que se había contagiado de COVID-19 con poco menos de 30 semanas (siete meses) de embarazo, su salud colapsó.

La mujer de 27 años de edad, que ya es madre de una niña de 2 años llamada Reign, había presentado tos y fiebre, pero salió negativo en un test rápido que le hicieron a finales de marzo para descartar la enfermedad del coronavirus. No obstante, al día siguiente la llamaron para darle las malas noticias.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Su médico obstetra le explicó que los antibióticos para el virus podían poner en riesgo su embarazo. Y usar un esteroide para un parto prematuro tampoco resultaría, porque se ha demostrado que este medicamento agrava el COVID-19.

Cargando...

Publicidad

El 1° de abril, la enfermera que se desempeña en el Hospital Memorial del Distrito de St. Marys, a 185 Km de Cincinnati, llegó a la emergencia de Joint Township con dificultades respiratorias. Sus pulmones estaban coagulados por el virus y tuvieron que intubarla. Posteriormente la trasladaron al Miami Valley Hospital en Dayton.

El 8 de abril, los médicos de este centro asistencial le explicaron a su esposo Donny Sites que por la juventud y la buena salud general de la futura madre, esperaban que con la ayuda del respirador se pudiera llevar el embarazo a las 30 semanas. Pero en ese momento, uno de los pulmones de Megan había terminado de colapsar.

Cargando...

Publicidad

Con el consejo del centro de salud académico UC Health, concluyeron que su “último recurso” sería utilizar la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO), en la cesárea que sería efectuada el 9 de abril para la llegada de su segundo hijo. Así se los explicó la Dra. Suzanne Bennett, anestesióloga de cuidados críticos de UC Health.

El dispositivo ECMO reemplaza temporalmente la función del corazón y los pulmones para los pacientes y puede tratar a algunas personas con daño pulmonar grave de COVID-19, según reseña el portal web Cincinnati.com.    

La máquina y el equipo médico que la opera volaron 80 kilómetros hasta el Miami Valley Hospital, al tiempo que Sites entró en cirugía, a las 29 semanas y seis días de embarazo.

Cargando...

Publicidad

El procedimiento fue un éxito y el bebé fue trasladado a cuidados intensivos neonatales, mientras que la madre, por las medidas impuestas por el coronavirus, se recuperó a solas en una habitación, pero sin problemas.

Cargando...

Publicidad

Posteriormente, los médicos de UC Health llevaron a la madre al Centro Médico de la Universidad de Cincinnati, donde recibió un tratamiento intensivo. Fue el 21 de abril que la enfermera recibió el alta en medio de aplausos de los sanitarios, y pudo reunirse con su nuevo hijo y su familia.

Junto a su esposo Donny, viajaron directamente hasta el Miami Valley Hospital, donde estaba su bebé Jameson. Ya en el lugar, una enfermera de cuidados intensivos neonatales entregó el pequeño por primera vez a la madre.

“Se acaba de completar mi rompecabezas. Sabía que había tenido un bebé, pero hasta que… es difícil de explicar. Pero luego tuve que abrazarlo, y fue real para mí, que este es mi hijo, y él es perfecto", afirmó Sites.

Cargando...

Publicidad

Cargando...

Publicidad

Dos semanas después del nacimiento de Jameson, el medio Whio contactó a la afortunada madre para saber de su estado de salud y cómo habían sido estos 14 días de feliz confinamiento de la familia después de tantos días de angustia.

“Me siento bendecida de estar aquí porque no debería estarlo. Había menos de un 50 por ciento de posibilidades de que estuviera aquí hoy”, explicó ella.

Otra mujer embarazada y positiva de COVID-19 no tuvo la suerte que Megan, pues ella y la hija que gestaba fallecieron antes de conocerse en el Hospital Materno Infantil de Carballo, La Coruña, durante una cesárea de emergencia.

Tras este lamentable hecho ocurrido a finales del pasado marzo, la madre de 37 años de edad dejó huérfano a un niño de cuatro años.

Esta situación es realmente triste para sus familiares, pues la fecha de parto estaba planificada para este mes de abril.

Cargando...
Cargando...

Publicidad