Tenía que hacer una tarea con 'lo que tenga' y su dinosaurio de tierra conmovió a la maestra

Guadalupe Campos
08 may 2020
20:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Luciano es un niño argentino de 11 años de Luján de Cuyo, Mendoza. Por la cuarentena, tiene sus clases desde casa. Su maestra le pidió una tarea artística, y sorprendió a todos con su trabajo.

Publicidad

Por las medidas dispuestas para frenar el COVID-19, las escuelas en Argentina están funcionando íntegramente en modalidad a distancia. La docente de plástica de Luciano dio una consigna bastante abierta, para adaptarla a la realidad en la que sus alumnos trabajan desde el aislamiento. 

Pie de niño sobre el barro. | Foto: Freepik/jcomp

Publicidad

"Hacer una obra con lo que tengas en tu casa", pidió la maestra.

35 alumnos que cursan el sexto año de la escuela primaria en la Escuela General Espejo recibieron la consigna. El resultado de esta tarea fue mucho más emocionante de lo esperado.

Polvo de ladrillo. | Foto: Pixabay

Publicidad

Con este llamado a la creatividad sin restricciones, este niño de extracción humilde, de una ciudad pequeña en la provincia argentina de Mendoza, puso literalmente manos a la obra. Sin crayones ni acuarelas, sin lápices ni fibras, este niño de once años buscó la manera de expresarse y cumplir con el pedido.

Luciano vive en el asentamiento de Agrelo, y su familia es de muy bajos recursos. En su hogar no sólo faltan cartulinas y materiales de arte, sino que tampoco hay conexión a Internet ni muchos recursos básicos.

Manos de niños. | Foto: Pixabay

Publicidad

Claudia Arabena, la docente, contó a Infobae cómo es trabajar con esta población. Refirió las dificultades que presentaba la modalidad de cursada a distancia con niños que no cuentan con conectividad.

"Los primeros días la comunicación con los padres se complicó", detalló, "porque no todos cuentan con datos en sus teléfonos, así que hubo que tener paciencia y ponerse creativos".

Un niño muestra su mano sucia. | Foto: Pixabay

Publicidad

Pese a todo esto, Luciano se tomó la tarea muy en serio. Con ayuda de su hermanito de cuatro años, buscó algunos materiales en su casa y salió al patio para cumplir con lo pedido.

Barro, arena, ladrillos, tierra y ramitas fueron los materiales con los que realizó su obra.

El resultado: un enorme dinosaurio en bajorrelieve, que muestra amenazante sus dientes. Trae la espalda surcada por una cresta de espinas color ladrillo, y parece rugir, de perfil. La prueba conmovedora de que, con imaginación, siempre hay forma de ser creativo

Publicidad