logo
Twitter.com/MetroUK_Life
Fuente: Twitter.com/MetroUK_Life

Familia se reúne con su gato Kiki que desapareció en 2013

Alejandra Quintero
05 dic 2020
22:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Las personas que aman a los animales suelen asumir la pérdida de sus mascotas con mucha tristeza. De hecho, algunos no dejan de buscarlos con el paso del tiempo.

Publicidad

Kiki es una gata carey de 13 años que desapareció de su hogar hace siete años. Su familia humana quedó devastada al no saber de su paradero.

Un extraño encontró al felino vagando por las calles y lo llevó a My Family Vets en Thurston Vets. El equipo veterinario buscó los detalles en el microchip y lograron encontrar a su familia.

Gato mirando a la cámara. | Foto: Pixabay

Publicidad

El rastreo los llevó una vivienda cerca de Stowmarket, a 16 kilometros del centro de rescate. Allí se encontraba Simon Lapthorne, quien recibió con sorpresa el llamado de Thurston Vets.

"Era una típica mañana de lunes. Estaba en mi escritorio trabajando cuando sonó el teléfono y un veterinario me dijo que habían traído a Kiki como un perro callejero", indicó.

Lapthorne estaba estupefacto mientras el médico le informaba que su gata estaba muy delgada, tenía mucho frío y una herida en el costado.

Publicidad

Lapthorne y su esposa condujeron hasta el centro veterinario para recoger a Kiki. Ella se mostró feliz de volver a casa con su antigua familia aunque tuviera que soportar el viaje en carro en su guacal.

El dueño del felino comentó que después de buscarla habían perdido la esperanza de que regresara. Ellos admiten que Kiki nunca fue un gato casero, más bien es una aventurera.

Sin embargo, nunca había ido tan lejos. Por fortuna, la gata tenía el microchip para ubicar a su familia. De lo contrario, era improbable que al encontrarla a 16 kilómetros de su casa, los encargados pensaran en buscar su hogar en Stowmarket.

Publicidad
Publicidad

Este es un gran ejemplo de por qué el microchip es una gran idea. Sin él no hubiera podido reunir de nuevo a Kiki con su familia.

Una historia similar vivió Caroline y Simon Hall, quienes recibieron la llamada más feliz de su vida el 19 de noviembre de 2020. Ellos fueron contactados por un refugió donde se encontraba su mascota Cocker Spaniel, que fue robada seis años atrás.

La pareja, que mantuvo la esperanza de encontrarlo durante todos estos años, viajó de inmediato al centro de cuidados animales para reencontrarse con su adorable Bonnie. Mira aquí los detalles.

Publicidad