Getty Images
Fuente: Getty Images

Mila Ximénez habla honestamente de su enfermedad: “Me da muchas vueltas la cabeza”

Mayra Pérez
15 dic 2020
16:11
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Algunos meses atrás la colaboradora recibió una devastadora noticia: el dolor en su espalda era en realidad un cáncer de pulmón. Nada ha sido igual desde entonces.

Publicidad

Al momento de recibir el diagnóstico, Mila Ximénez respondió con optimismo y una fuerza inusitada nacida de la experiencia. Varios miembros de su familia han tenido cáncer y lo han superado.

Han transcurrido seis meses y para Mila la vida le ha cambiado demasiado. En una sincera entrevista para ‘Socialité’, ha confesado a María Patiño que no la está pasando muy bien.

Publicidad

A diario, la colaboradora se enfrenta a que su nueva realidad es una vida al lado del cáncer y todo lo que implica el intentar eliminarlo de su organismo. Por ahora, no ha sido fácil.

“Me da muchas vueltas la cabeza. Prefiero calidad de vida, esto que voy a decir es una barbaridad, pero prefiero una vida más corta pero más vida. Con más calidad de vida”, dijo Ximénez.

Publicidad

En un primer momento, la hija de Mila, Alba Santana, dejó a su familia para viajar a Madrid y convertirse en el mayor apoyo para su madre. 

Eventualmente, Alba debió regresar al lado de su esposo e hijos y ahora se encuentra lejos haciendo todo lo que puede para ayudar a su madre y darle palabras de aliento. Su gran preocupación es cuánto está afectando emocionalmente la enfermedad a su madre.

Publicidad

Y es que, como tantas personas que han sido grandes luchadoras a lo largo de sus vidas, Mila no quiere ser una carga para sus seres queridos. Sin embargo, dice que extrañará demasiado a su hija y nietos en estas festividades navideñas.

JUGARRETA DEL DESTINO

En esta etapa de su enfermedad, la rabia ha encontrado su espacio en Mila. La invaden los sentimientos de haber sido víctima del destino justo en el momento en que se dedicaría a descansar y disfrutar de la vida. El cáncer la detuvo en seco.

“Hace un tiempo me preguntaron si he aceptado la enfermedad, dije que el tratamiento sí y la enfermedad no. Ahora acepto la enfermedad, pero el tratamiento no", explicó Mila.

Pero dentro de la frustración y los miedos que la invaden, prevalece su necesidad de luchar con las fuerzas que no tiene para lograr vencer al cáncer.

Publicidad