Entretenimiento

07 de marzo de 2021

Chiste del día: el abogado llama a su cliente con malas noticias

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un abogado que trabajaba para un coleccionista millonario se acercó a él para darle dos noticias: una buena y una mala. El jefe exigió que le diera primero la información positiva.

El letrado invitó a su cliente a su oficina para informarle que tenía buenas y malas noticias, sin saber que ese había sido un día terrible para el coleccionista.

Movido por esta situación, el hombre decidió pedirle a su asesor jurídico que le diera primero las buenas noticias. El abogado se mostró comprensivo y accedió a revelar de qué se trataba la reunión.

Un jefe hablando con un empleado en la oficina. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sin perder tiempo, el letrado le dijo al hombre rico que su esposa se había reunido con él para hacerle saber que había invertido 5.000 dólares en dos imágenes que pensó que recaudarían entre 15 y 20 millones dólares.

El abogado agregó que probablemente su proyección era acertada. Entonces, el coleccionista se mostró feliz y orgulloso de su mujer. Rápidamente señaló la brillantez de su esposa como empresaria antes de preguntar qué implicaban las malas noticias. 

"Las fotos son tuyas con tu secretaria", respondió el abogado.

Foto de una artista pintando. | Foto: Pexels

Publicidad

El PRECIO DE LOS DIAMANTES

Una mujer entró en una joyería elegante y lujosa. Después, comenzó a explorar los productos hasta que vio un fabuloso collar de diamantes. 

Se acercó a él con la intención de inspeccionarlo, pero cuando se inclinó para mirar más de cerca, se tiró un pedo por error.

Foto de un anillo de diamantes. | Foto: Pexels

Publicidad

Bastante avergonzada, la mujer lanzó rápidamente miradas furtivas a su alrededor con la esperanza de que nadie se hubiera dado cuenta o hubiera escuchado el desafortunado accidente. 

No tuvo tanta suerte porque cuando se dio la vuelta, se encontró cara a cara con el vendedor que había estado detrás de ella todo el tiempo. 

Foto de un collar de oro. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella intentó mantener una fachada imperturbable cuando el vendedor comenzó a hablarle, intentando averiguar en qué podía ayudarla.

Segura de que el hombre no estaba al tanto de su pequeño incidente, la mujer preguntó por el precio del collar de diamantes que había estado inspeccionando. 

Anillo de bodas con diamante. | Foto: Pexels

Publicidad

"Señora, permítame decirle que si solo mirarlo le hizo tirarse un pedo, probablemente necesitará un baño cuando le diga el precio", respondió el empleado.

¿Disfrutaste de los dos chistes? Aquí hay otra historia divertida sobre un hombre que le dejó tres sobres a su viuda indicando en qué debía gastar el dinero tras su muerte. Ella aprovechó para darse un lujo personal.

Publicidad