Conoce a Sean Preston y Jayden, los hijos de Britney Spears que apoyan su "batalla" por independencia

Los hijos de la cantante de 39 años ya son todos unos jovencitos, y pese a que no pasan mucho tiempo con su madre, sí la apoyan en su lucha por alcanzar su independencia de la tutela que su padre mantiene sobre ella.

Sean Preston de 15 años y Jayden de 14, son el fruto del amor que existió entre Britney Spears y Kevin Federline.

La pareja estuvo casada por dos años hasta su divorcio en 2007, luego del cual, la cantante atravesó una de las etapas más complicadas de su vida, que terminó en la pérdida de la custodia de los niños, y de su libertad.

LA PÉRDIDA DE LA CUSTODIA

Ese año, Spears sufrió una crisis nerviosa que la llevó a raparse la cabeza y a asaltar con un paraguas el auto de un paparazzi que capturó el momento.

Tras el episodio, un juez concedió la custodia completa de los menores a Kevin Federline. Meses después, en 2008, Britney fue arrestada tras encerrarse en un baño con su hijo menor, que para ese entonces tenía un año.

Al final, todo el drama terminó con la cantante siendo sacada de su casa en una ambulancia tras un enfrentamiento de cuatro horas.

Actualmente, Britney posee el 30 por ciento de los derechos de la custodia sin supervisión sobre sus hijos.

No obstante, según reveló US Magazine, antes solía tener más tiempo para estar con ellos, pero luego de un incidente entre Jamie Spears, padre de la cantante, y su nieto Sean Preston, el exmarido de Britney alteró el acuerdo.

Desde ese momento, las visitas entre los jovencitos y su madre se volvieron menos frecuentes. Hoy en día pasan la mayor parte del tiempo con su padre.

LA RELACIÓN DE BRITNEY Y SUS HIJOS HOY

US Magazine reportó que Sean y Jayden también buscan pasar más ratos con sus amigos, ya que siendo adolescentes es una de las cosas que más disfrutan.

“No es nada contra Britney; la quieren y la idolatran, y Kevin confía en ella. Es sólo que se están haciendo mayores, así que cuando no están en su casa principal con Kevin, suelen salir a hacer cosas con los amigos", explicó la fuente.

Los hijos de Britney son chicos bastante normales, aman el deporte, estar al aire libre, la música y también quieren que su mamá sea feliz.

De acuerdo al mismo medio de comunicación, Sean y Preston están al tanto del popular movimiento #FreeBritney, que busca terminar con la tutela que su abuelo tiene sobre su madre.

Igualmente, tienen conocimiento de la existencia del polémico documental del New York Times, estrenado el pasado mes de febrero, que sigue la vida y batalla legal de Spears.

SU RELACIÓN CON SUS ABUELOS

Los conflictos familiares entre Jamie y Britney han hecho que los adolescentes no se lleven bien con su abuelo paterno.

En marzo de  2020, el primogénito de la cantante acudió a su cuenta de Instagram para expresar fuertes opiniones sobre Jamie Spears, al que no dudó en calificar como un “imbécil”.

Meses antes, Kevin Federline había introducido una orden de alejamiento en contra del abuelo de los chicos, por un supuesto altercado que habría ocurrido en agosto de 2019 entre Jamie y Sean.

Por suerte, la situación con la abuela materna es muy distinta. Con Lynne Spears los adolescentes mantienen contacto regular y una buena relación.

Artículos relacionados
Mara Wilson, actriz de "Matilda", denuncia a los medios por destruir a las estrellas infantiles
Getty Images
Historias Feb 27, 2021
Mara Wilson, actriz de "Matilda", denuncia a los medios por destruir a las estrellas infantiles
Quién es Sam Asghari, el entrenador personal, modelo y joven novio de Britney Spears
Getty Images
Relaciones Feb 14, 2021
Quién es Sam Asghari, el entrenador personal, modelo y joven novio de Britney Spears
Parejas famosas que se divorciaron a un mes, semanas y hasta horas de su boda
Getty Images
Relaciones Feb 12, 2021
Parejas famosas que se divorciaron a un mes, semanas y hasta horas de su boda
Novios de la infancia se divorciaron, perdieron dos hijos y volvieron a casarse 55 años después
instagram.com/veteransunited
Relaciones Jan 30, 2021
Novios de la infancia se divorciaron, perdieron dos hijos y volvieron a casarse 55 años después