Sobre AM
Entretenimiento

24 de agosto de 2021

Niña rechaza a su padre que la dejó hace 5 años y luego descubre la verdad - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

El padre de Sarah desapareció de su vida después de la muerte de su madre, y la dejó con su abuela. El sujeto regresó años después y reveló una verdad que ella jamás se imaginó.

La infancia de Sarah había sido maravillosa. Su madre y su padre estaban completamente enamorados y la colmaban de afecto. Pero todo cambió cuando ella tenía cinco años y su madre falleció. Su mundo se puso patas arriba de la noche a la mañana.

Su padre no tenía mucho tiempo para ella, ya que trabajaba como oficial de policía, por lo que Sarah se quedaba a menudo en la casa de su abuela. Se dio cuenta de que algo le pasaba a su padre cuando la recogía por la noche.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Cuando ella tenía diez años, Sarah tuvo que quedarse de forma permanente en la casa de su abuela: "Cariño, tu papá se va a hacer un largo viaje de negocios, así que te quedarás conmigo por un tiempo. ¿Te parece bien?", preguntó la abuela.

Cargando...

Publicidad

"¿Y cuándo volverá?", cuestionó Sarah.

"No lo sabemos todavía, pero con suerte, más temprano que tarde", respondió su abuela.

"¿Se fue con mami?", replicó la niña.

"¡No! Tu mamá jamás volverá, pero tu papá regresará pronto", le aseguró la anciana.

La niña se alegró y el tiempo pasó volando. Las semanas se convirtieron en meses y los meses en años. Finalmente, ella comprendió que su padre la había abandonado.

Sin embargo, su abuela no le contaba la verdad: "¿Dónde está mi padre?", preguntó la chica tras pensar en él todo el día.

Cargando...

Publicidad

"Cariño, tú sabes que está de viaje en este momento", respondió la abuela. La respuesta de Sarah fue contundente.

Cargando...

Publicidad

"Un viaje de negocios no dura años, abuela. Por favor, tengo la edad suficiente para saber si mi padre me abandonó”, dijo.

“Tu padre nunca haría eso. Yo no lo crié de esa manera. En este momento, está haciendo algo importante y no puede regresar. ¡Pero volverá pronto!", añadió su abuela con más severidad.

"No te creo. ¡Me has estado mintiendo durante años! Entiendo que tuviste que hacer eso cuando era más joven, pero ya no soy esa niña", respondió Sarah, molesta.

Cargando...

Publicidad

“Sarah, olvida el tema. Ya me duele la cabeza. Te estoy diciendo la verdad", explicó la abuela, cansada de esta discusión. La señora comprendía que su nieta tenía muchas preguntas, pero no había una forma adecuada de responderlas en ese momento.

"¡Como digas!", gritó Sarah antes de irse a su habitación.

Sentada en su cama, comenzó a mirar fotografías antiguas de su familia. Su abuela le había hecho un bonito álbum con imágenes de su madre para que nunca la olvidara. Pero también había fotografías de ella y su padre.

Cargando...

Publicidad

La joven estaba tan enojada con el mundo que arrancó todas las fotos de su papá: "¡Voy a salir!", gritó mientras salía furiosa de la casa.

Sarah caminó unos minutos y finalmente llegó al basurero local, donde arrojó todas las fotos de su papá.

Ahora la niña solo necesitaría recordar a su madre, quien no la abandonó a propósito. Se dio la vuelta para irse, pero algo la hizo quedarse.

Lo cierto es que no importaba lo enojada que estuviera, Sarah amaba a su padre. Así que recuperó las fotos y se las guardó en los bolsillos.

"¿A dónde fuiste?", preguntó la abuela cuando regresó.

Cargando...

Publicidad

“¡Tiré las fotos de mi padre en el basurero! ¡No quiero recordar a un hombre que me dejó!”, gritó antes de correr a su habitación. Ahí escondió las fotos debajo de su cama. Su abuela llamó a su puerta, pero Sarah no la dejó entrar.

“¡Sarah, tu padre no te abandonó! ¡Regresa por esas fotos! ¡Te arrepentirás!", la abuela gritó a través de la puerta.

"¡Vete!", fue lo único que Sarah pronunció, y se durmió llorando esa noche.

Unos días después, la joven regresó de la escuela y vio a un hombre sentado en el sofá de la sala de su abuela. Habían pasado años, pero reconocería ese rostro en cualquier lugar.

Cargando...

Publicidad

"¡Sarah!", exclamó el hombre, muy sonriente.

Cargando...

Publicidad

"¡No! ¿Qué está haciendo él aquí?", le preguntó la chica a su abuela.

“Cariño, por favor siéntate. Déjanos explicarte”, respondió la doña con calma.

“No quiero verlo, abuela. ¡Me abandonó! ¡No! ¡Que se vaya! ¡Ya no tengo padre!”, gritó Sarah y salió de la casa. Cuando regresó, su abuela estaba callada y su padre se había ido.

Al día siguiente, se celebró una asamblea especial en la escuela. Todos se reunieron y se sentaron en las gradas del gimnasio. La directora se acercó a un podio y comenzó a hablar:

“Hola, estudiantes y profesores. Hoy tenemos a un invitado especial, el teniente Roger Griffin”, comenzó diciendo.

Cargando...

Publicidad

Sarah no podía creerlo. ¿Por qué su padre había sido invitado a una asamblea escolar? Antes de que ella pudiera hacer algo, la directora siguió hablando: “Roger también estudió aquí y creció en esta ciudad. Durante los últimos cinco años, ha estado desplegado en Irak, sirviendo a nuestro país con valentía”.

Cargando...

Publicidad

“Ahora, él es un héroe condecorado porque logró salvar a 25 de sus compañeros soldados cuando su Humvee se averió en medio del desierto. Su padre trabajó como mecánico toda su vida y le enseñó todo lo que sabía. Así que él se las arregló para arreglar el coche y poner a todos a salvo antes de que ocurriera una tragedia. ¡Todos, por favor denle la bienvenida!"

Todos en la escuela aplaudieron, mientras Sarah comenzó a llorar en silencio. ¿Su padre estaba en el ejército? Le dijeron que era policía. ¿Por qué nadie le dijo la verdad?

Luego su padre tomó el micrófono y comenzó a hablar: “Gracias por esta cálida bienvenida. Es genial estar de regreso, pero antes de explicar cómo la guerra cambió mi vida, tengo que hablar con mi hija".

Cargando...

Publicidad

“Sarah, lo siento mucho. No te dijimos que era soldado porque existía una gran posibilidad de que no regresara de Irak. Yo no quería que sufrieras después de perder a tu madre y tenía que servir a mi país. Espero que puedas perdonarme con el tiempo”, continuó su padre.

Cargando...

Publicidad

Sarah se puso de pie y corrió al podio para abrazar a su progenitor mientras las lágrimas corrían por su rostro. Todos aplaudieron ese momento. Después de unos minutos, su padre regresó y habló con todos sobre lo difícil que puede ser el ejército y cómo todo cambia.

“He aprendido lo que realmente importa en la vida, y me di de baja oficialmente. Nunca volveré a dejar a mi familia. Te lo prometo, Sarah”, agregó. Sarah sonrió y el señor Griffin cumplió su promesa.

El hombre abrió un taller mecánico donde trabajó por el resto de su vida. Mientras tanto, la abuela de Sarah logró encontrar las fotografías escondidas debajo de la cama de Sarah. Las regresó al álbum de fotos y vivieron tan felices como pudieron.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  1. Algunas personas mienten para protegernos, pero esa no siempre es la mejor solución. El padre y la abuela de Sarah mintieron sobre su verdadero trabajo para protegerla, pero ella sufrió.
  2. Dales a tus seres queridos la oportunidad de disculparse. Sarah no le dio a su padre la oportunidad de hablar durante su primer encuentro. Entonces tuvo que hacerlo públicamente.

Comparte esta historia con tus amigos. Podrías alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad