logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo ordena demoler la casa con su madre adentro si ella se niega a irse - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 sept 2021
08:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El único hijo de una anciana está decidido a vender su casa después de que ella se la entregó. Se presentó con un equipo de demolición y poco después el karma lo castigó fuertemente.

Publicidad

Ronald era un hombre ambicioso, pero desafortunadamente sus habilidades no coincidían con sus ambiciones. El éxito no había llegado a su vida, y a sus 43 años, descubrió que todo lo que quería estaba fuera de su alcance.

Una tarde recibió una llamada telefónica que cambiaría su vida y convertiría los últimos días de su madre Constanza en una pesadilla.

Maquinaria pesada demoliendo casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Esa noche, visitó a su anciana madre inesperadamente. Constanza tenía ahora 81 años y había estado viuda durante cinco años. Vivía sola en la vieja y laberíntica casa que ella y su esposo habían comprado cuando creían que tendrían una gran familia.

Desafortunadamente, no fue así. Terminaron teniendo solo a Ronald. Constanza estaba encantada de ver a su hijo, pues rara vez la visitaba.

"Hola mamá", dijo Ronald sonriendo. "¿Cómo estás?".

"¡Estoy bien, Ronny! Te he extrañado mucho”, dijo la madre feliz.

"Oh, he estado tan ocupado, ya sabes cómo es...", dijo Ronald.

Publicidad

Constanza sonrió con tristeza. "Por supuesto, eres un importante hombre de negocios", expresó la anciana.

"Escucha, mamá", dijo Ronald. "He estado preocupado por ti en esta enorme casa estando sola. Estaba pensando que deberías mudarte a un lugar más pequeño".

Constanza estaba indignada. "¡No!", dijo ella bruscamente. "Hemos tenido esta conversación antes, Ronny, no me voy a mudar".

Hombre con lentes. | Foto: Pexels

Publicidad

"Pero mamá", dijo Ronald gentilmente. "Tienes 81 años y tu salud no es la que era".

"Estoy bien", gritó la mujer. "¡Y estaría aún mejor si mi hijo no estuviera tratando de sacarme de mi casa!".

"Pero mamá", protestó Ronald. "Solo quiero lo mejor para ti". Constanza se enojó cada vez más y terminó colapsando. Ronald la llevó al hospital y hábilmente aprovechó la circunstancia.

La mujer mayor creía que su hijo la protegería. Se sentó junto a la cama de hospital y le tomó la mano. "Mamá, lo siento. Sé lo importante que es para ti estar en esa casa. Solo me preocupo por ti. Creo que deberías cederme la casa para que pueda ocuparme de las cosas porque estás enferma".

Publicidad

Constanza estuvo de acuerdo, así que al día siguiente Ronald llevó a un notario junto a la cama de su madre y ella le cedió su casa. Dos días después, la mujer ya se sentía mucho mejor, por lo que los médicos la dieron de alta.

Volvió a su rutina, pero las cosas habían cambiado y no para mejor. Ronald vino de visita. "Tuvimos una oferta generosa por la casa, mamá", dijo alegremente. "Más de 5 millones de dólares, porque la parcela es muy grande".

"No estoy vendiendo nada Ronny", dijo. "Así que olvídalo".

Lee también: Mi esposo se transformó después de que recibí una herencia inesperada - Historia del día

Publicidad

"No seas tan egoísta, mamá", respondió Ronald con frialdad. "Ese dinero me ayudaría a recuperarme y podría proponerle matrimonio a Angie".

Firma de documento. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Angie? ¿Esa chica astuta? ¡Es demasiado joven para ti y todo lo que quiere es dinero!", replicó Constanza. "No voy a vender esta casa".

"Ahora es mi casa. Tú lo firmaste".

"¡No puedes hacer eso!", jadeó Constanza. "¡Confié en ti!".

"Bueno, lo estoy haciendo. El equipo de demolición llega mañana, así que empaca tus cosas", dijo Ronald cruelmente.

"¡Demolición!", susurró Constanza con lágrimas en los ojos. "¡Pero por qué!".

"El constructor quiere la tierra, no la casa", dijo Ronald. "Así que es hora de seguir adelante y mudarse".

Publicidad

Pero cuando Ronald llegó con el equipo de demolición al día siguiente, Constanza no había empacado. "¡No me voy a ir!", gritó desafiante. "¡Esta es mi casa!".

Ronald la intentó convencer, pero ella no se movía. Finalmente la ignoró y prosiguió. "¡Usen la excavadora!", les dijo a los trabajadores. "¡Derriben la casa alrededor de esta vieja!".

Anciana llorando. | Foto: Unsplash

Publicidad

Los trabajadores retrocedieron moviendo la cabeza. No podían creer que Ronald pudiera ser tan despiadado como para destruir la casa de su madre mientras ella estaba dentro.

Ronald saltó a la cabina de control de la excavadora y avanzó hacia la casa. Constanza cayó de rodillas llorando. "¡Detente, por favor! ¡Saldré!".

Esa tarde, con una maleta y los álbumes de su familia, Constanza entró al centro de retiro que su hijo había conseguido para ella. Era como había dicho, muy cómodo, pero no se sentía en casa.

Constanza estaba profundamente deprimida por el comportamiento de su único hijo. Eso la lastimó más que la pérdida de su hogar.

Publicidad

Ronald se casó con Angie y nunca la visitó. Cuando Constanza falleció tres años después, Ronald envió un cheque para el funeral. La venta de la casa hizo rico al despiadado hombre. Él y Angie tuvieron dos hijos encantadores.

La vida era buena, al menos hasta que Ronald empezó a envejecer. Su esposa lo dejó por un hombre más joven, y sus hijos pasaban cada vez menos tiempo en casa. Ellos también se casaron y Ronald se quedó solo.

Entonces, un día, su hijo y su hija llegaron de visita. Miraron alrededor de su lujosa casa con ojos codiciosos. "¡Esta casa es demasiado grande para ti, papá!", dijo su hijo.

Casa en ruinas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, y estás solo todo el día”, comentó su hija. "Estamos preocupados por ti. Creemos que debería vender la casa y mudarte a una bonita instalación de vida asistida".

Ronald se encontró firmando un poder notarial para que sus hijos pudieran vender su casa y mudarse a la misma casa de retiro que había albergado a su madre en sus últimos días.

No lo sabía, pero terminó en la misma habitación en la que había vivido Constanza. Ronald miró a su alrededor. "¿De esto se trata la vida? Cuando mis hijos eran pequeños e indefensos, los amaba y protegía. Ahora que soy viejo e indefenso me abandonan".

Lee también: Historia del día: un hombre deja a su madre sin hogar, pero ella encuentra una familia mejor

Publicidad

Entonces Ronald se dio cuenta: "¡Esto es lo que le hice a mi madre! ¡Le enseñé a mis hijos a ser crueles e ingratos!", fue una amarga comprensión que Ronald se llevaría a la tumba.

Anciano pensativo. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ama a tus hijos, pero cuídate de lo que puedan hacer: Constanza creía que su hijo la protegería y terminó lamentando haberle confiado su casa.

El karma es un bumerán: Ten cuidado de no terminar recibiendo lo que repartes, que es lo que le pasó a Ronald.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Publicidad