logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer le pide el divorcio a su marido por 30 años aunque él no había hecho nada - Historia del día

Mayra Pérez
30 sept 2021
16:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mi esposo se sorprendió y se sintió herido cuando le pedí el divorcio después de treinta años de matrimonio. Él sentía que siempre había sido un buen marido. Pero yo tenía una razón que no él podía adivinar.

Publicidad

¿No es gracioso cómo las percepciones de las personas sobre el mismo evento pueden ser tan diferentes? Incluso en algo como un matrimonio. Mi esposo Zaid pensaba que el nuestro era feliz, pero para mí era todo lo contrario.

Nuestras dos realidades finalmente chocaron cuando le pedí el divorcio en nuestro trigésimo aniversario de bodas, dos semanas después de que nuestro tercer y último hijo se fuera de casa.

Pareja de personas mayores teniendo una conversación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Se quedó allí mirándome en absoluto shock. “¿Qué?”, preguntó. “¿Quién se va a divorciar?”.

“Tú”, le dije. “O más bien, yo”. Zaid colapsó en el sofá, todavía mirándome. “¿Te vas a divorciar de mí?”.

“Sí”, repetí. “Me voy a divorciar de ti”.

Lee también: Pareja se divorcia después de 16 años de casados cuando él comparte un gran secreto

“¿Pero por qué?”, gritó, y me sorprendió ver lágrimas en sus ojos. “Te amo, Karina, siempre lo he hecho, y nunca te engañé, ¡nunca!”.

“Eso es cierto”, dije. “Nunca fuiste infiel y nunca bebiste ni apostaste”.

Publicidad

“Pero… ¿Entonces por qué?”, preguntó enojado. “¿No hice NADA y te vas a divorciar de mí? ¿Estás teniendo una aventura?”.

“¡NO!”, dije llorando. “¡Nunca! ¿Quieres saber por qué te dejo, Zaid? Te diré…” Caminé directamente hacia él y lo miré a los ojos.

"¡Te dejo porque no hiciste NADA! Cuando vinieron los niños y yo tenía un trabajo de tiempo completo y volvía a casa para hacer las tareas del hogar sola, no hiciste NADA".

Mujer desesperada sentada en su cama. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Cuando estaba tan enferma que apenas podía levantarme de la cama, no hiciste NADA; cuando mi padre murió y yo estaba devastada por el dolor, no hiciste NADA; cuando pasé por la menopausia y tuve depresión, no hiciste NADA”.

“Cuando estaba tan triste porque nuestros dos hijos mayores se fueron de casa, no hiciste NADA. Nunca me trajiste una flor solo para decirme que me amabas, nunca me defendiste cuando tu madre fue tan mala conmigo”.

“Esa vez que me torcí el tobillo y apenas podía caminar, tuve que levantarme de la cama a las 6:00 am y preparar el desayuno; tú te quedaste allí roncando y no hiciste NADA. ¡Nada parece ser lo que haces mejor!”.

Publicidad

“¡Nunca me dijiste!”, dijo Zaid entre lágrimas con una mirada de dolor en su rostro.

“Te lo dije cada vez que pedí tu colaboración”, le dije. “Cada vez que me acurrucaba para un beso y tú estabas más interesado en lo que había en la televisión. Te lo dije cuando rogué por tu amor y atención, por el romance”.

“Te lo dije hace cinco años cuando te pedí que fueras a terapia de pareja conmigo y te negaste porque no había NADA mal y estabas feliz”.

“Podemos ir ahora”, dijo Zaid esperanzado. “¡Pide la cita y yo iré!”.

“Por supuesto, ahora que me ves decidida a irme”, comenté. “Pero en realidad no te importa lo suficiente como para buscar un terapeuta y concertar la cita tú mismo”.

Publicidad

Persona disfrutando de la tele y algunos bocadillos y bebidas. | Foto: Shutterstock

“Por favor, Karina”, rogó Zaid. “¡Por favor, dame la oportunidad de hacerte feliz!”

Lo miré fijamente y una profunda tristeza brotó de mi corazón. Negué con la cabeza. “En cualquier momento de los últimos treinta años, hubiera dado cualquier cosa por escucharte decir esas palabras”.

Publicidad

"Ahora te miro y todo lo que siento es tristeza y lástima. Nunca te has molestado en compartir conmigo antes Zaid, y honestamente, no quiero desperdiciar un día más de mi vida contigo".

Me mudé al día siguiente, encontré un bonito apartamento cerca de la playa y comencé una nueva vida. Vendí mi coche y empecé a andar en bicicleta por todas partes, incluso para ir al trabajo.

Mis hijos se sorprendieron, especialmente mi hija mayor Ema, quien me dijo que su padre estaba devastado y que estaba viendo a un terapeuta para la depresión. Lo sentí por él, pero mi propia felicidad era finalmente mi prioridad.

Empecé a bailar, hice nuevos amigos, tiré el viejo y desaliñado guardarropa que había comprado para complacer a Zaid y corté mi cabello. Mis hijos se quedaron atónitos y dijeron que parecía veinte años más joven.

Publicidad

Me sentí más joven y bonita, enérgica y esperanzada. Un año después, conocí a Samuel, un hombre dulce y considerado que me mima, me prodiga cuidados y atenciones y quiere casarse conmigo.

Supongo que todavía estoy un poco nerviosa por volver a dar el gran paso, pero hemos fijado una fecha para el verano. No podría haberme enamorado de un hombre más amable, y finalmente estoy aprendiendo de qué se trata el verdadero amor.

Mujer sentada con algunas bolsas de compra. | Foto: Shutterstock

Publicidad

En cuanto a Zaid, escuché que ahora está saliendo con una mujer mucho más joven que le da órdenes como a un esclavo; lo tiene saltando a cada capricho de ella y gasta el dinero que tanto le costó ganar como agua. ¡Supongo que todos obtenemos lo que nos merecemos!

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Lo que hacemos es tan importante como lo que no hacemos. Zaid no hizo trampa, pero tampoco le ofreció a Karina el amor y el apoyo que necesitaba.

Una de las cosas más importantes en una relación es ESCUCHAR lo que la otra persona realmente está diciendo y considerar que sus necesidades y deseos son tan importantes como los tuyos, algo que Zaid no hizo hasta que fue demasiado tarde.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Esposo pide el divorcio cuando su esposa queda embarazada por quinta vez, él vive para lamentarlo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un escritor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Comparte tu historia con nosotros, tal vez cambie la vida de alguien.

Publicidad