logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Me desperté antes de lo habitual y vi que compartía mi cama con un extraño - Historia del día

Georgimar Coronil
04 oct 2021
10:20

Un día, me desperté antes que mi marido. Me estiré lentamente, abrí los ojos y, de repente, me di cuenta de algo impactante. Señor, pensé, ¡estoy compartiendo una cama con un desconocido! Al principio, pensé que era un mal sueño.

Publicidad

"¿Por qué te has levantado tan temprano?", preguntó mi esposo Marcos al abrir los ojos. "Es domingo, de todos modos. Vuelve a dormir y descansa".

Lancé la manta y me levanté. "No, no tengo suficiente tiempo. Hay mucho trabajo que hacer".

Pies de una pareja. | Foto: Shutterstock

Pies de una pareja. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Marcos me miró decepcionado y se dio la vuelta. "¡El tiempo pasa, pero algunas personas nunca cambian!", murmuró.

Lee también: Hija dejó a su papá sin nada después de la muerte de su abuela por una buena razón - Historia del día

Su voz era baja, pero le oí. "¿Qué has dicho hace un momento?", pregunté enfadada. "¡¿Algunas personas no cambian nunca?!".

Marcos se acercó la manta a sí mismo. "Vamos, Clara. No exageres. Solo te he dado los buenos días".

No sé por qué, pero en ese momento tuve ganas de llorar. Había una sensación extraña que no podía explicar. Y no fue algo repentino. Sucedía todos los fines de semana. Sentí que Marcos ya no me quería. Sentí que éramos extraños que solo estaban juntos.

Publicidad

De todos modos, controlé de algún modo mis lágrimas delante de él y corrí a la cocina. En el camino, mi hija Miranda me vio. Solo tenía nueve años, pero sabía que algo no iba bien entre sus padres. Se acercó a mí y me preguntó: "¿Qué ha pasado, mamá? ¿Por qué estás llorando?".

Me limpié rápidamente las lágrimas. "Todo está bien, cariño. No te preocupes", le dije, dándole un beso en la mejilla.

Madre e hija conversando. | Foto:Pexels

Madre e hija conversando. | Foto:Pexels

Publicidad

Ella no parecía satisfecha con mi respuesta. "¿Seguro que estás bien, mamá? ¿No estás cansada de discutir y llorar?".

En este punto, perdí la calma. "No me enseñes a vivir esta vida. Todavía eres una niña".

Probablemente estés pensando que soy una madre horrible. Bueno, tal vez lo sea. Pero me sentí muy mal por arremeter contra Miranda ese día. Sé que no fue su culpa. Solo estaba preocupada por su madre, pero no pude controlar mi ira.

También quise disculparme con ella, pero ya había salido de la cocina antes de que pudiera decir algo. La vida familiar es dolorosa y complicada, pensé.

Publicidad

De repente, miré el reloj y me di cuenta de que era la hora de la clase de pintura de Miranda y Daniel. Me puse a preparar el desayuno y Daniel corrió a nuestro dormitorio para despertar a Marcos. "Papá, papá, tenemos que ir a la clase de pintura. Prometiste que hoy nos llevarías a clase. ¿Piensas dormir?", le dijo.

"No, Dan", respondió Marcos, "gracias a tu madre, ya estoy despierto".

Padre jugando con su hijo. | Foto: Pexels

Padre jugando con su hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, significa que hoy nos llevarás a clase", exclamó Daniel alegremente.

"Bueno, Dan, ya lo veremos", se estiró y añadió: "Puede que hoy tenga que salir a una reunión".

Lee también: Hija le ruega a su padre que la eche de casa, él descubre la razón y se vuelve loco - Historia del día

El entusiasmo de Daniel se desvaneció tras la respuesta de su padre. Salió de la habitación abatido y me lo contó todo. Le consolé y le di el desayuno.

Pasó media hora desde la hora del desayuno, pero Marcos no salió de su habitación. De hecho, esperó a que nuestros hijos y yo desayunáramos y salió cuando estábamos a punto de salir de casa para ir a la clase de pintura de Daniel y Miranda.

Publicidad

"Gracias por dejar a los niños hoy, Clara", me dijo. "Me los habría llevado si no hubiera sido por una reunión importante que tenía hoy".

Estaba enfadada con Marcos. No quería mirar su cara. "Sí, no hay problema", murmuré mientras me alejaba.

Mujer con las manos en el rostro. | Foto: Pexels

Mujer con las manos en el rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de dejar a los niños, me quedé sentada en el coche durante un rato, pensando en lo distantes que nos habíamos vuelto él y yo en los últimos años. Abrí Facebook y empecé a ver las fotos que habíamos compartido hace unos años.

Parecíamos tan felices y todo parecía tan perfecto. ¿Qué te ha pasado, Marcos? ¿Por qué las cosas no pueden volver a ser como antes?, pensé, y pronto mis ojos se llenaron de lágrimas. Entonces, mientras me desplazaba por las fotos, me fijé en una publicación del amigo de Marcos, Alex. Lo había etiquetado a él y la fecha del post era hoy.

La importante cita de Marcos resultó ser un encuentro con Alex. Habían ido a ver un partido al estadio. ¿Por qué mentiste, Marcos? No es que te hubiera impedido quedar con tus amigos. ¿Ya no confías en mí? Me perdí en pensamientos como estos.

Publicidad

De repente, oí el ruido de un coche ladrando. Un sedán pasó volando junto a mí y se estrelló contra la parada del autobús. Me apresuré a acercarme al sedán para comprobar si el conductor estaba bien. Por desgracia, la colisión fue grave y estaba completamente cubierto de sangre.

Paramédicos en una ambulancia. | Foto: Pexels

Paramédicos en una ambulancia. | Foto: Pexels

Publicidad

Aquella visión era, como mínimo, aterradora. Me empezaron a temblar las manos y lo siguiente que recuerdo es que estaba en una ambulancia.

"Es un shock", dijo el médico de la ambulancia, "está a salvo".

Abrí lentamente los ojos. "¡Está despierta!", exclamó otro trabajador médico.

Lee también: Mi padre puso en marcha un plan sucio mientras mi mamá estaba en el hospital - Historia del día

"¿Ya se siente mejor?", me preguntó el doctor.

"No puedo mover la cabeza", dije e intenté levantarme, pero el médico me detuvo.

Publicidad

"Por favor, no te muevas. Necesitas descansar".

"Pero doctor, ¿qué me ha pasado? ¿Y cómo he llegado hasta aquí?", pregunté.

"Hubo un accidente y usted se desmayó en el lugar", respondió.

Mujer en una ambulancia con los paramédicos. | Foto: Pexels

Mujer en una ambulancia con los paramédicos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ah, sí, el sedán. ¿Está bien el conductor?", le pregunté, preocupada.

"Por suerte, un transeúnte se dio cuenta y llamó a la ambulancia en el momento oportuno", explicó el especialista.

"Es un alivio", pensé.

"Por cierto, ¿podrá llamar a sus familiares?", preguntó el médico. Moví la cabeza en señal de negación. "Entonces, por favor, dame el número. Los llamaré", dijo.

Tomé mi teléfono en silencio y mostré el número de mi marido.

"Papá, papá, tu teléfono... Mamá tuvo un accidente", gritó Miranda mientras atendía la llamada. El teléfono estaba en altavoz y podía oírlo todo.

Publicidad
Médico tomando la presión arterial. | Foto: Pexels

Médico tomando la presión arterial. | Foto: Pexels

Marcos agarró rápidamente el teléfono de Miranda. "¡Sí, soy yo! ¿Podrías quedarte con ella? Estaré allí en 10 minutos", le dijo al doctor. Me di cuenta de que Marcos estaba preocupado por el tono de su voz. Quería asegurarle que estaba bien, pero no podía hablar porque no tenía fuerzas.

Publicidad

Él, Miranda y Daniel llegaron en quince minutos. Al ver dos ambulancias, los niños y mi esposo corrieron aún más rápido. "Mamá, mamá, mamá", gritó Miranda. "¿Estás bien?"

Abracé a Miranda y a Daniel y me puse a llorar.

"Las lágrimas son buenas", dijo el médico. "El shock se disipará más rápido ahora".

"¿Puedes caminar?", preguntó Marcos mirándome. "No lo sé", dije en voz baja. Mi esposo se dirigió al médico para pedirle consejo, y este le entregó un papel y le dijo: "Asegúrate de que no sufra mucho estrés. El shock fue muy fuerte".

Marcos me sacó de la ambulancia en brazos. Le eché los brazos al cuello y cerré los ojos. Cuando llegamos a casa, me colocó suavemente en la cama y tomó mis manos entre las suyas. "Clara, ¿cómo estás?", me preguntó.

Publicidad
Padres con su hijo en la cama. | Foto: Pexels

Padres con su hijo en la cama. | Foto: Pexels

"Me siento mejor", respondí en voz baja. "Por favor, quédate conmigo un rato".

Marcos se tumbó a mi lado y me abrazó. Nuestros hijos también se unieron a nosotros. Nadie dijo nada. No puedo explicar el alivio que sentí ese día. Estaba feliz de que él se preocupara por mí.

Publicidad

Antes de irme a la cama esa noche, me senté con Marcos y le conté todo lo que sentía y por qué estaba tan estresada. Admitió que él también había tenido la culpa, y después de ese día, no volvimos a pelear.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia es lo más importante del mundo: A menudo nos olvidamos de pasar tiempo con nuestras familias debido a nuestras apretadas agendas. Lamentablemente, eso hace que la gente se distancie. Así que, de vez en cuando, deberíamos pasar tiempo juntos para conocer lo que sienten los demás y consolarlos cuando nos necesiten.

Quererse y apreciarse de vez en cuando: A veces, el amor y la preocupación son todo lo que se necesita para solucionar las cosas.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Pese a tomar inspiración de la historia de un suscriptor, esta es una obra enteramente ficcional escrita por un redactor profesional. Los nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o hechos reales que hayan ocurrido es pura coincidencia. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Niña le pide a desconocido que la ayude a encontrar a su papá y le da un papel con su dirección - Historia del día

08 de mayo de 2022

Hombre sin hogar salva a chica de un robo: ella ve su foto en el escritorio de su padre esa noche - Historia del día

24 de abril de 2022

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

Mujer echa a su hija embarazada: años después se entera de que su nieta es huérfana - Historia del día

20 de mayo de 2022

Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

15 de marzo de 2022

Hombre pasa el día echado en el sofá y sermonea a esposa por desorden en la casa hasta que hijo mudo interfiere - Historia del día

10 de mayo de 2022

Niña se refugia en una cueva en un árbol y oye una voz que dice: "Esta es mi cueva" - Historia del día

12 de marzo de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Hombre se burla de esposa por engordar después de dar a luz: él halla su diario tras ser hospitalizada - Historia del día

03 de marzo de 2022

Chica rica se burla de mesero pobre hasta que un día él le salva la vida a su padre - Historia del día

24 de marzo de 2022

Hombre se burla de niño que lee en voz alta en el avión: le pide perdón al final del vuelo - Historia del día

02 de mayo de 2022

Cada Día de la Madre, anciano viudo visita el orfanato: un día ve a niña con el colgante de su difunta esposa - Historia del día

20 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited