logo
Shutterstock
Shutterstock

Vi a una niña llorando e ignorada en la estación de tren y le pregunté qué pasaba - Historia del día

Aprendí el verdadero significado de la bondad y la caridad cuando me encontré con una adolescente llorando en una estación de tren.

Publicidad

Un viernes cerca de la Navidad pasada, sucedió algo que cambió la forma en que veía mi vida y a mí misma. Cambió la forma en que veía el mundo y mi lugar en él.

Regresaba a casa del trabajo después de un día frío y duro. Tomé un tren. Generalmente es algo que hago en compañía de una amiga. Por lo general charlamos todo el camino.

Personas subiendo al tren. | Foto: Shutterstock

Personas subiendo al tren. | Foto: Shutterstock

Eso hace que el viaje sea más corto y el regreso a casa más dulce. Me da ese espacio para dejar atrás mis problemas laborales. Mi amiga y yo nos bajamos del tren y salimos por las puertas charlando en medio de la multitud de gente que tenía prisa por llegar a casa.

Fue entonces cuando vi a una chica. Estaba de pie en un espacio vacío junto a la taquilla en un tramo de muro de hormigón gris, apretada contra la esquina. Era muy joven, de unos quince o dieciséis años. Tenía el cabello castaño medio, ropa nada llamativa.

Publicidad

También estaba acurrucada contra la pared sollozando. Casi le pasé por delante. No estoy orgullosa de eso. Casi la pasaba y subía por la rampa que conducía a la salida de la estación y a la calle.

Cientos pasaron a su lado y siguieron caminando, y yo casi lo hago también. Hubiera sido tan fácil dejar que ese río humano me llevara... Y luego me imaginé que era mi hija, mi Alicia, sola en apuros entre una multitud.

Así que le di un codazo a mi amiga y la señalé. Caminamos hacia ella y le pregunté si necesitaba ayuda. La niña seguía negando con la cabeza: “No, no, no...”. “¿Estás enferma, quieres que llamemos a la policía?”.

Adolescente sola en una estación de tren. | Foto: Unsplash

Adolescente sola en una estación de tren. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Necesitas llamar a alguien? Aquí tienes un teléfono, úsalo, llama a casa”. Cuanto más intentábamos ayudar, más lloraba. Mi amiga le preguntó si la habían robado o si alguien la había asustado. Ella solo lloraba.

Las lágrimas rodaban por sus redondeadas mejillas y se escurrían. Seguía secándolas con la manga, como una niña. ¿Dije que era muy joven? No era una de esas adolescentes modernas. Estaba bien vestida y de forma pulcra, pero no era una víctima de la moda.

Tenía un rostro fresco y un aspecto dulce, llevaba el pelo recogido en una cola de caballo y llevaba un bolso escolar. Finalmente, susurró: “No tengo suficiente dinero y me quitaron el teléfono. No puedo llamar a mis padres”.

“¿Para el tren? ¿No tienes suficiente dinero para el tren? Le pregunté: “¿Cuánto te falta?”. “60 centavos”. No puedes imaginar su agonizante vergüenza. 60 centavos. Eso era todo.

Así que se los di. Estaba temblando y llorando, pasó a mi lado y corrió hacia la máquina de boletos. Buscó a tientas ese precioso ticket para ir a casa, luego corrió por la rampa hasta la plataforma y se fue.

Publicidad
Niña sola con rostro triste recostada de un tubo. | Foto: Unsplash

Niña sola con rostro triste recostada de un tubo. | Foto: Unsplash

La vimos irse, mi amiga y yo, y nos preguntamos: en estos tiempos que vivimos, ¿cuántas personas hay en apuros, demasiado avergonzadas para pedir ayuda? ¿Cuántas veces pasamos por ahí? ¿Y qué tan difícil puede ser detenerse?

Sí, hay muchos que se aprovechan de los de corazón blando. Pero muchos más están realmente necesitados y, a veces, esa necesidad es ridículamente pequeña. La excusa habitual es: “No soy rico, lo que pueda hacer no marcará la diferencia...”.

Yo tampoco soy rica. De hecho, todo lo contrario. Pero les puedo decir algo, mis 60 centavos marcaron la diferencia. Una jovencita llegó a casa sana y salva.

Si todos pudiéramos tender la mano, solo una vez, con la menor cantidad o la mayor cantidad que podamos, podemos marcar la diferencia.

Publicidad

Si lo único que te queda es un abrazo y una sonrisa: adelante, ofrécelos. Podemos cambiar las cosas, no somos indefensos e impotentes, podemos cambiar una vida. La vida no gira en torno a un centavo, sino que gira en torno al amor.

Niña sosteniendo dos monedas en su mano. | Foto: Unsplash

Niña sosteniendo dos monedas en su mano. | Foto: Unsplash

Tenemos ese poder, así que, por favor, la próxima vez que veas a alguien que necesite ayuda, no lo ignores, no hoy, por favor.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Somos capaces de poner un granito de arena para cambiar lo que está mal en el mundo. Cualquier cosa que podamos hacer podría convertirse en la pequeña piedra que inicia la avalancha.

No se necesita mucho para cambiar la vida de alguien o rescatar a un niño en apuros. En este caso, solo se necesitaron 60 centavos. Así que mete la mano en tu bolsillo y cuéntalo. ¿No es mucho? Pero puede marcar una gran diferencia.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Abuelo solitario se ve obligado a pasar hambre tras el aumento del precio de los medicamentos de su nieta - Historia del día

27 de septiembre de 2023

Dos mujeres se cruzan con un gato negro, una se retira mientras la otra sigue y gana 35 mil dólares poco después -Historia del día

08 de agosto de 2023

Hijos ignoran súplicas de mamá para restaurar casa tras la tormenta, se enteran de que hijo del vecino hereda su legado - Historia del día

23 de septiembre de 2023

Estaba a punto de llevar a mi esposa de parto al hospital cuando recibí la llamada de que mi mamá se estaba muriendo - Historia del día

05 de septiembre de 2023

Pareja de ricos adoptó a niño que nos negaron por ser pobres, hoy ese mismo chico me llama "mamá" - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Indigente halla dinero en la calle, lo gasta en flores y se las regala a mujeres al azar - Historia del día

23 de julio de 2023

Mientras sostenía a mi 2do bebé en brazos por primera vez, me enteré de que mi hijo mayor había muerto una hora antes - Historia del día

17 de agosto de 2023

Exalumno me salvó de la pobreza cuando perdí a mi esposo y a mi hija en un solo día - Historia del día

05 de octubre de 2023

Vivo sola a los 68 años porque mis hijos han olvidado que existo - Historia del día

25 de julio de 2023

Luché solo para criar a mi hijo adolescente, pero no sabía que pronto encontraría otro bebé en mi sofá - Historia del día

11 de septiembre de 2023

Desconocido regala cochecito a pobre mamá que llora en mercadillo, ella mira dentro y encuentra cheque de $125.000 - Historia del día

01 de septiembre de 2023

Señora mayor recibe llamada de una mujer que dice ser la hija que creía muerta al nacer hace 46 años - Historia del día

09 de agosto de 2023

Hace 17 años teníamos una familia feliz hasta el día en que mis hermanos mayores y yo nos quedamos huérfanos - Historia del día

28 de octubre de 2023