logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Vi a una niña llorando e ignorada en la estación de tren y le pregunté qué pasaba - Historia del día

Aprendí el verdadero significado de la bondad y la caridad cuando me encontré con una adolescente llorando en una estación de tren.

Publicidad

Un viernes cerca de la Navidad pasada, sucedió algo que cambió la forma en que veía mi vida y a mí misma. Cambió la forma en que veía el mundo y mi lugar en él.

Regresaba a casa del trabajo después de un día frío y duro. Tomé un tren. Generalmente es algo que hago en compañía de una amiga. Por lo general charlamos todo el camino.

Personas subiendo al tren. | Foto: Shutterstock

Personas subiendo al tren. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Eso hace que el viaje sea más corto y el regreso a casa más dulce. Me da ese espacio para dejar atrás mis problemas laborales. Mi amiga y yo nos bajamos del tren y salimos por las puertas charlando en medio de la multitud de gente que tenía prisa por llegar a casa.

Fue entonces cuando vi a una chica. Estaba de pie en un espacio vacío junto a la taquilla en un tramo de muro de hormigón gris, apretada contra la esquina. Era muy joven, de unos quince o dieciséis años. Tenía el cabello castaño medio, ropa nada llamativa.

Lee más: Niña desaparece del avión durante el vuelo, luego la pobre mamá descubre la verdad - Historia del día

Publicidad

También estaba acurrucada contra la pared sollozando. Casi le pasé por delante. No estoy orgullosa de eso. Casi la pasaba y subía por la rampa que conducía a la salida de la estación y a la calle.

Cientos pasaron a su lado y siguieron caminando, y yo casi lo hago también. Hubiera sido tan fácil dejar que ese río humano me llevara... Y luego me imaginé que era mi hija, mi Alicia, sola en apuros entre una multitud.

Así que le di un codazo a mi amiga y la señalé. Caminamos hacia ella y le pregunté si necesitaba ayuda. La niña seguía negando con la cabeza: “No, no, no...”. “¿Estás enferma, quieres que llamemos a la policía?”.

Publicidad
Adolescente sola en una estación de tren. | Foto: Unsplash

Adolescente sola en una estación de tren. | Foto: Unsplash

“¿Necesitas llamar a alguien? Aquí tienes un teléfono, úsalo, llama a casa”. Cuanto más intentábamos ayudar, más lloraba. Mi amiga le preguntó si la habían robado o si alguien la había asustado. Ella solo lloraba.

Publicidad

Las lágrimas rodaban por sus redondeadas mejillas y se escurrían. Seguía secándolas con la manga, como una niña. ¿Dije que era muy joven? No era una de esas adolescentes modernas. Estaba bien vestida y de forma pulcra, pero no era una víctima de la moda.

Tenía un rostro fresco y un aspecto dulce, llevaba el pelo recogido en una cola de caballo y llevaba un bolso escolar. Finalmente, susurró: “No tengo suficiente dinero y me quitaron el teléfono. No puedo llamar a mis padres”.

Lee también: Mi papá me pidió que le pague por jugar con su nieta - Historia del día

“¿Para el tren? ¿No tienes suficiente dinero para el tren? Le pregunté: “¿Cuánto te falta?”. “60 centavos”. No puedes imaginar su agonizante vergüenza. 60 centavos. Eso era todo.

Publicidad

Así que se los di. Estaba temblando y llorando, pasó a mi lado y corrió hacia la máquina de boletos. Buscó a tientas ese precioso ticket para ir a casa, luego corrió por la rampa hasta la plataforma y se fue.

Niña sola con rostro triste recostada de un tubo. | Foto: Unsplash

Niña sola con rostro triste recostada de un tubo. | Foto: Unsplash

Publicidad

La vimos irse, mi amiga y yo, y nos preguntamos: en estos tiempos que vivimos, ¿cuántas personas hay en apuros, demasiado avergonzadas para pedir ayuda? ¿Cuántas veces pasamos por ahí? ¿Y qué tan difícil puede ser detenerse?

Sí, hay muchos que se aprovechan de los de corazón blando. Pero muchos más están realmente necesitados y, a veces, esa necesidad es ridículamente pequeña. La excusa habitual es: “No soy rico, lo que pueda hacer no marcará la diferencia...”.

Yo tampoco soy rica. De hecho, todo lo contrario. Pero les puedo decir algo, mis 60 centavos marcaron la diferencia. Una jovencita llegó a casa sana y salva.

Publicidad

Si todos pudiéramos tender la mano, solo una vez, con la menor cantidad o la mayor cantidad que podamos, podemos marcar la diferencia.

Si lo único que te queda es un abrazo y una sonrisa: adelante, ofrécelos. Podemos cambiar las cosas, no somos indefensos e impotentes, podemos cambiar una vida. La vida no gira en torno a un centavo, sino que gira en torno al amor.

Niña sosteniendo dos monedas en su mano. | Foto: Unsplash

Niña sosteniendo dos monedas en su mano. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tenemos ese poder, así que, por favor, la próxima vez que veas a alguien que necesite ayuda, no lo ignores, no hoy, por favor.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Somos capaces de poner un granito de arena para cambiar lo que está mal en el mundo. Cualquier cosa que podamos hacer podría convertirse en la pequeña piedra que inicia la avalancha.

No se necesita mucho para cambiar la vida de alguien o rescatar a un niño en apuros. En este caso, solo se necesitaron 60 centavos. Así que mete la mano en tu bolsillo y cuéntalo. ¿No es mucho? Pero puede marcar una gran diferencia.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Nadie quería adoptar a la pobre niña por sus ojos inusuales - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

10 de marzo de 2022

Millonario llama a la policía por indigentes durmiendo en su calle: su hija se entera y se marcha rápidamente - Historia del día

18 de marzo de 2022

Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

27 de febrero de 2022

Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

24 de febrero de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022

Niño encuentra un auto abandonado en el bosque y nota una caja vieja adentro - Historia del día

28 de febrero de 2022

Mamá nota que hombre extraño llora cada día mientras ve a una niña en el parque - Historia del día

10 de abril de 2022

Abogado ve a una pobre niña llorando junto a la floristería y corre hacia ella - Historia del día

30 de marzo de 2022

Hospedado en la casa de una anciana, estudiante pobre halla $750.000 y decide no decir nada - Historia del día

24 de abril de 2022

Niña ciega le ruega a un hombre que la ayude a buscar a su papá: poco después él se da cuenta de que es su propio padre - Historia del día

15 de mayo de 2022

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

La ex de mi novio regresó y lo obligó a echarnos a la calle - Historia del día

12 de mayo de 2022

Hombre ve a niña idéntica a su hija mendigando en la calle y la sigue - Historia del día

06 de abril de 2022

Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

22 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited