logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer encuentra billetera con una carta de hace 60 años y decide buscar al dueño - Historia del día

Mayra Pérez
09 oct 2021
19:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer se encontró con una billetera con una hermosa carta dentro mientras barría la calle y decidió rastrear a su dueño y devolvérsela. Los eventos que siguieron fueron intrigantes, por decir lo menos.

Publicidad

Sandra era una mujer joven y la suerte nunca había estado de su lado. Había quedado huérfana a una edad temprana y había perdido a su familia en un accidente automovilístico, que la había dejado muy traumatizada.

A medida que pasaba el tiempo, de alguna manera se reconcilió con su destino y comenzó a buscar medios para mantenerse a sí misma.

Antigua carta manuscrita con una flor encima. | Foto: Pexels

Publicidad

El único trabajo que pudo conseguir fue de barrendera; no era bien remunerado, pero al menos le permitía pagar un lugar para vivir y tres comidas al día.

Un día, vio una billetera al borde de la carretera. Por curiosidad, la recogió y comenzó a investigar su contenido. Descubrió que la billetera estaba casi vacía, con solo unos pocos dólares y una carta que parecía haber sido leída varias veces a lo largo de los años.

En el sobre rasgado de la carta todo estaba borroso excepto el remitente. La abrió con cautela, cuidando de no rasgar el delicado papel, y descubrió que había sido escrita en 1959. ¿Una carta de 60 años? Debe haber sido muy especial para el dueño, pensó.

Publicidad

Algunas palabras de la carta se habían desvanecido, pero, afortunadamente, Sandra pudo leer la mayor parte.

“Querido Luis”, comenzaba la carta. “Mi madre me prohibió encontrarnos y me dijo que tú y yo no podíamos estar juntos, pero quiero que sepas que te amo. Con amor, Nancy Al…”.

Desafortunadamente, el papel se rasgó por el borde y Sandra no pudo leer más. Pensando que debía ser muy especial para su dueño, Sandra decidió localizarlo y devolverlo.

Billetera tirada en el suelo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Fue al operador de la central telefónica para preguntar sobre el número de teléfono asociado con la dirección del remitente y pronto se conectó con alguien que vivía allí.

“Hola, mi nombre es Sandra. ¿Puedo hablar con Nancy?

“Lo siento, pero nadie con el nombre de Nancy vive aquí”, respondió la mujer de la línea.

“En realidad, tal vez pueda ayudarme. Encontré una billetera y quería devolvérsela a su dueño. Había una carta dentro de la billetera y obtuve este número de teléfono de la dirección del remitente en la carta; asumí que la persona que escribió la carta vivía allí”, explicó. “El nombre de la mujer es Nancy”.

Publicidad

“¿Estarás hablando de Nancy Álvarez?”, preguntó la mujer.

“Bueno, no estoy seguro de si su apellido es Álvarez, pero creo que es ella. ¿Tiene su información de contacto o sabe dónde podría encontrarla?”, preguntó Sandra.

“En realidad, le compramos la casa a su madre hace 20 años. Entonces ella se estaba quedando en un hogar de ancianos. Si lo desea, puedo darle el número de contacto del asilo de ancianos".

Sandra agradeció a la mujer e inmediatamente llamó al asilo de ancianos. Allí le informaron que la madre de Nancy había fallecido, pero su hija aún estaba viva y vivía allí.

Publicidad

Mujer haciendo una llamada telefónica. | Foto: Pexels

Sandra rápidamente contrató un taxi y se dirigió al lugar. Cuando conoció a Nancy y le mostró la carta que había encontrado, los ojos de la anciana se llenaron de lágrimas.

Publicidad

“No puedo creer que lo haya guardado hasta ahora. Por cierto, ¿dónde encontraste esto?”

“Bueno, estaba dentro de una billetera que encontré en el camino. Por casualidad, ¿la reconoces?”, preguntó Sandra, mientras le mostraba la billetera.

“No sé sobre la billetera, pero esta carta la escribí para Luis Durán”, dijo Nancy. “Nos conocimos en la universidad y quería casarme con él y empezar una familia. Pero mi madre se oponía a esta idea porque, al igual que mi padre, Lewis no tenía dinero”.

“Después de que mis padres se casaron, él empezó a vivir de su dinero, y cuando ella se quejó, él la amenazó con hacerme daño. Mamá resistió durante mucho tiempo y luego se divorció de él”.

Publicidad

“Nunca tuvo una vida matrimonial feliz y temía que me pasara lo mismo a mí. Por eso despreciaba a Lewis. Si lo encuentra, hágale saber que todavía lo amo y que nunca me casé. Siempre esperé que viniera a buscarme, y todavía estoy esperando”.

Nancy rompió a llorar cuando terminó. Sandra la consoló y le prometió que encontraría a Luis, pero en el fondo tenía miedo de que eso no sucediera. La única conexión era con la anciana, pero ella no tenía idea de su paradero.

Abatida, Sandra salió del asilo de ancianos y decidió dejar la billetera en la estación de policía. De pronto, el guardia de seguridad la abordó. “¿Eres pariente de Nancy?”

Publicidad

Agente de seguridad custodiando la entrada. | Foto: Unsplash

“No, en realidad…” Sandra empezó a hablar cuando el guardia la interrumpió de nuevo. “Espera, ¿no es esa la billetera del Sr. Durán?”

Publicidad

Sandra se sorprendió. “¡Sí lo es! ¿Lo conoces?”

“Sí, vive en el edificio contiguo a la residencia de ancianos”, respondió el guardia. “El hombre es bastante mayor y perdió su billetera. En realidad, no se lo digas a Nancy, pero él la visita con frecuencia solo para verla. Así es como lo conozco”.

La felicidad de Sandra no tuvo límites cuando escuchó eso; encontró al Sr. Durán y le devolvió la billetera. Él se alegró de que la carta estuviera a salvo.

“Lo siento, Sr. Durán, pero leí esa carta”, admitió Sandra con timidez. “Y tengo una pregunta si no le importa que la haga”.

Publicidad

El Sr. Durán le sonrió cálidamente. “Pregunta lo que sea, jovencita. Me devolviste el artículo más valioso. No me importaba haber perdido la billetera, pero la carta es muy especial para mí”.

“Entonces, ¿por qué no le habla a la señorita Álvarez? El guardia me contó todo. Ella no podía dejar de llorar cuando vio la carta. ¿Sabe que nunca se casó y ha estado esperando el día en que le volvería a ver?”

Lee también: Historia del día: un hombre se niega a dejar entrar al invitado de su suegra en su boda

Los ojos del señor Durán se llenaron de lágrimas. Dijo que estaba devastado cuando recibió esta carta y resolvió que nunca se casaría con nadie porque amaba a Nancy. Sin embargo, no tenía idea de que ella tampoco se había casado.

Publicidad

Mujer pone un anillo nupcial en el dedo de su novio durante la boda. | Foto: Pexels

Sandra lo llevó con Nancy y los dejó a solas. Lloraron y se abrazaron, y los ojos de la joven se llenaron de lágrimas cuando los vio así. Le trajo recuerdos de cómo se habían conocido ella y su esposo Eduardo. Sollozó mientras salía del asilo de ancianos.

Publicidad

Un año después, recibió una invitación a la boda de Nancy y Luis.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las parejas se hacen en el cielo. Nancy y Luis estaban destinados a estar juntos, y eso es exactamente lo que sucedió.

Algunos accidentes son hermosos. Sandra encontró la billetera accidentalmente y se la devolvió al dueño. Finalmente, condujo al reencuentro de dos amantes.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: La madre del novio conoce a su novia y reconoce a la hija que perdió hace 20 años - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad