Sobre AM
Historias Inspiradoras

14 de octubre de 2021

A los 14 años me convertí en padre de un niño que ni siquiera era mío - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Un joven decidió cuidar del bebé de su hermana cuando sus padres no quisieron saber nada al respecto.  Al final aprendieron una dura lección.

Jacobo salió de su habitación cuando escuchó a su padre gritar a todo pulmón. "¡NO PUEDO CREERLO, ALANA! ¿CÓMO PUEDES ESTAR EMBARAZADA?", le gritó el hombre.

"¿Qué está pasando?", preguntó Jacobo al llegar al salón, donde vio a su madre y a su hermana llorando mientras su padre estaba furioso.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

"¡Este no es tu problema! ¡Vuelve a tu habitación, ahora!", le gritó su papá. Jacobo sabía que no debía poner a prueba su temperamento en estas situaciones. Así que fingió volver a su cuarto, pero se quedó lo suficientemente cerca como para escuchar su conversación.

"Miguel, eso fue duro. Jacobo no tiene nada que ver con esto", dijo su madre entre lágrimas.

"Eso no importa ahora, Julia. ¡Lo que importa es que Alana está embarazada a los 18 AÑOS!", volvió a gritar su padre.

"¡Papá, lo siento mucho! Pensé que habíamos sido cuidadosos. ¡Fue un accidente!", se lamentó Alana.

Cargando...

Publicidad

"Alana. Esto es un error tan estúpido. ¿Qué va a pasar ahora? Eres la estudiante más inteligente de tu clase. ¿Qué pasará con tu futuro?", dijo su madre.

"No lo sé, mamá. Todo esto es un shock para mí también", dijo Alana en voz baja.

"No va a desperdiciar su futuro criando al hijo de un idiota. ¿Dónde está su novio? ¿Qué tenía que decir?", preguntó Miguel.

"Me ha dejado. No quiere tener nada que ver con esto", respondió Alana mientras se secaba las lágrimas. Jacobo también estaba sorprendido. No podía creer que el novio de su hermana fuera tan irresponsable.

Cargando...

Publicidad

Jacobo podría tener solo 14 años, pero sabía que se haría cargo de su bebé si algo así sucedía.

"Está bien. Vas a deshacerte de él lo antes posible, y nadie tiene que saberlo", concluyó su padre.

Cargando...

Publicidad

"¡No! Todavía no sé lo que voy a hacer", suplicó Alana.

"Cariño, piénsalo bien. No puedes criar a un bebé. Eres demasiado joven. No podrás disfrutar de tu juventud ni ir a la universidad. Te arruinará la vida", dijo su madre con calma.

"Mamá, tú me enseñaste que los bebés son una bendición", señaló Alana.

"Solo después de casarte y ser mayor. Ahora, es solo una carga. No puedes mantenerlo. Así que toda la responsabilidad recae en tu padre y en mí. Eso no es justo después de todo lo que hemos hecho por ti", oyó Jacobo decir a su madre.

"Te daré unos días para que lo pienses claramente, Alana. No voy a tener un bebé en esta casa. Tienes que deshacerte de él rápidamente y volver a la normalidad", expresó su padre y salió de la casa.

Cargando...

Publicidad

"Cariño. Por favor, piénsalo bien. Ese bebé crecería sin padre. Serías una madre soltera. No es el futuro que imaginamos que tendrías", dijo su mamá y se dirigió a su habitación.

Cargando...

Publicidad

Durante los días siguientes, lo único que hicieron fue pelearse por este embarazo. Alana lloraba cada día y su padre no cedía.

Jacobo estaba un poco decepcionado de que su madre no se pusiera a veces del lado de su hermana. Ella apoyaba plenamente a su padre y también quería deshacerse del bebé.

Pero Alana se decidió después de unos días. Se iba a quedar con el bebé. Después de decírselo a sus padres, tuvieron la mayor pelea hasta el momento. Jacobo ya no podía soportar quedarse al margen.

"¡La ayudaré con el bebé!", les dijo. Todos le miraron como a un loco.

Cargando...

Publicidad

"Cariño, vuelve a tu habitación. Esto no es de tu incumbencia", dijo su madre.

"Sí. Es de mi incumbencia. Somos una familia. Alana, me convertiré en la mejor figura paterna para tu bebé", continuó Jacobo. Alana no sabía qué decir.

"¡DEJA DE DECIR TONTERÍAS! Alana, te desharás de ese bebé, ¡o te irás de esta casa!", gritó su padre.

"¡Bien!", gritó Alana y se fue a su habitación. Jacobo la siguió y la vio empacar.

Cargando...

Publicidad

"Si te vas, yo también me voy", le dijo.

"No, Jacobo. Todavía eres joven. No sé a dónde iré. No puedes", dijo Alana mientras seguía llenando sus maletas.

Cargando...

Publicidad

"Sí que puedo. No puedes detenerme. Yo también estoy haciendo la maleta ahora", dijo Jacobo y se fue a su habitación. En la sala de estar sus padres y Alana tuvieron su última pelea.

"Alana, por favor, recapacita. ¿Adónde irías?", dijo su madre.

"Déjala ir, Julia. Entrará en razón después de unos días en la calle", aseguró su padre. Entonces, vieron a Jacobo con su bolso.

"¿Adónde crees que vas?", preguntó su mamá.

"Me voy con ella y no pueden detenerme. Vamos, Alana", dijo Jacobo y agarró el brazo de su hermana mayor para sacarla de la casa.

Cargando...

Publicidad

"¡No puedes irte! ¡Eres un menor de edad! ¡No lo permitiré! Miguel, ¡haz algo!", gritó la mujer.

"Deja que se vaya también, Julia. Ya volverán", dijo su papá, aparentemente despreocupado.

Cargando...

Publicidad

Pero Alana y Jacobo no volvieron a casa de sus padres. Pasaron unos días en la calle hasta que la dueña de una panadería local se apiadó del joven. La señora Fernández le ofreció un trabajo a tiempo parcial y una pequeña habitación en el sótano con medio baño.

Solo había espacio para una pequeña y vieja cama de dos plazas donde dormía Alana. Mientras tanto, Jacobo cogió ropa vieja y durmió en el suelo. No era lo ideal, pero era mejor que estar en la calle.

Ir a la escuela y trabajar no era fácil para Jacobo. Tampoco tenía una ducha adecuada, y la mayoría de su ropa estaba desarreglada, pero lo harían juntos. No dejaría a su hermana sola en esto.

Cargando...

Publicidad

El dueño de la panadería les dejó trabajar a los dos a tiempo parcial y ayudó a Alana a inscribirse en la ayuda del gobierno. Estaba disponible para las mujeres embarazadas que lo necesitaran. Con el tiempo, ahorraron suficiente dinero para alquilar un lugar muy barato.

No era lo ideal, pero era una gran mejora. Todo el dinero de Jacobo se destinaba a sus gastos, especialmente los del bebé. Unos meses más tarde, ella tuvo un niño llamado Marcos y Jacobo lo quería como a un hijo. Mientras tanto, la señora Fernández se convirtió en una especie de abuela para el bebé.

Cargando...

Publicidad

Se ofrecía a cuidar al niño a menudo y ayudó a Alana a matricularse en la universidad. Al cabo de unos años, Jacobo se graduó de la escuela y Alana obtuvo un título. Ahora les iba mucho mejor, pero no se habían comunicado con sus padres desde que se fueron de casa.

Cargando...

Publicidad

No fue sino hasta la fiesta de quinto cumpleaños de Marcos que aparecieron de repente en la puerta. Intentaron disculparse y querían conocer a su nieto. Por suerte, Marcos estaba jugando con sus amigos y no se dio cuenta de quién estaba de visita.

Alana no les dejó entrar en la casa, ni siquiera después de sus disculpas. "No es tu nieto. Lo dejaste claro hace tiempo", les dijo y les cerró la puerta en las narices.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay que pedir disculpas antes de que sea demasiado tarde: Estos padres se negaron a apoyar a su hija cuando era más vulnerable y al final perdieron a su familia.

Cargando...

Publicidad

Solo tú puedes elegir qué hacer con tu cuerpo: Todas las decisiones son difíciles, especialmente con los embarazos no planificados. Pero son tus decisiones.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que inspire a la gente a compartir sus propias historias o a ayudar a otra persona.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad