Sobre AM
Entretenimiento

20 de septiembre de 2021

Hermana confiscó toda la herencia y solo dejó a su hermano discapacitado una manta vieja - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

José estaba devastado cuando su hermana, Sara, lo llamó y le dijo que su abuela había muerto. Nunca imaginó que ella también planearía llevarse casi todo, dejándole solo una manta vieja...

“La abuela Marisol ha muerto. ¿Vendrás al funeral?”, dijo Sara fríamente a través del teléfono.

“Sara, ¿cómo puedes hablar con tanta insensibilidad? Claro que voy al funeral", le dijo José a su hermana mayor. Probablemente preguntó porque era difícil para José moverse con su discapacidad. Tuvo un accidente automovilístico hace varios años y perdió ambas piernas.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Desde entonces, la familia de él dependía completamente del sueldo de su esposa, que no era mucho. Elena trabajaba duro, pero también tenía que ayudarlo y sobre todo criar a sus dos hijos.

José no había podido encontrar un trabajo adecuado, pero actualmente estaba esperando una oferta de trabajo desde casa.

La noticia de Sara fue devastadora. Amaba mucho a su abuela y, a diferencia de todos los demás miembros de la familia, ella hizo todo lo posible por ayudar a su familia después del accidente. No tenía mucho dinero, pero a menudo cuidaba a los niños.

"Bueno, no es gran cosa. Ella ya era mayor. Te llamo para decirte que te vengas rápido, o me quedo con casi todo", agregó Sara.

Cargando...

Publicidad

"¿Qué quieres decir? ¿Ir a dónde?", preguntó José, confundido.

"A su casa. Estoy aquí revisando y clasificando cosas, y me llevaré la mayor parte ahora. Tal vez pueda sacarle provecho”, explicó Sara.

Cargando...

Publicidad

"¡No puedes hacer eso!", gritó José a través del teléfono.

"Sí, puedo. Ella no dejó testamento y éramos sus únicos parientes directos. Además, me quedaré con la casa porque tú ya tienes una. Estoy siendo amable y te digo que vengas para acá si quieres algo antes de que lo venda”, aseguró Sara antes de colgar.

Elena llevó a José a la casa de su abuela, pero cuando llegó, Sara no le permitió llevarse nada. "No, eso ya lo elegí yo", dijo cuando él agarró un jarrón al azar. No importaba. Poseer estas cosas no aliviaría el dolor de perder a su abuela.

Cargando...

Publicidad

"¿Qué tal esto?", preguntó José, agarrando una vieja manta con un hermoso patrón. Recordó cuando él y sus amigos del vecindario lo usaban para construir un fuerte con las sillas del comedor de su abuela.

“Oh, ¿esa cosa vieja? Seguro”, respondió Sara con desdén. José lo tomó y le dijo a su esposa que era hora de irse. No quería pasar ni un minuto más en esa casa, viendo a su hermana ordenar cruelmente las cosas de su abuela para su beneficio personal.

Cargando...

Publicidad

"No puedo creer la actitud de Sara", dijo Elena en el viaje en auto a casa.

"¿Verdad? Ella nunca fue la persona más cálida, pero esto es simplemente... bajo y repugnante. Si nuestros padres estuvieran aquí, estarían muy decepcionados”, agregó José.

No obstante, se olvidaron del tema y continuaron con sus vidas. Él finalmente consiguió un trabajo que le permitió trabajar desde casa.

Todo estaba mejorando para su familia después de todos estos años de preocupación. Elena también decidió colgar la manta en su habitación porque el intrincado patrón tejido era hermoso. "Voy a ahorrar algo de dinero y podemos enmarcarla", dijo la mujer.

Cargando...

Publicidad

José amaba a su esposa porque ella podía apreciar las pequeñas cosas como esa. Un día, su amiga Chenoa los visitó y Elena le mostró la manta. "¡Dios mío, eso realmente parece Navajo!", dijo su amiga.

Cargando...

Publicidad

"¿Tú dices? Creo que la abuela de José la tuvo durante mucho tiempo. Puede que no lo supiera", agregó Elena. Pero Chenoa era nativa americana, y no tenía dudas.

“Definitivamente es una manta navajo, y parece vieja pero bien conservada. ¿Puedo tomar una foto? Hay un hombre en la reserva que puede identificar a los navajos en cualquier lugar. Le enviaré un mensaje de texto ahora mismo", explicó Chenoa.

Unos minutos más tarde, el hombre respondió y confirmó que la manta era auténtica y parecía ser antigua. José y Elena invitaron al hombre y él explicó que podría ser una manta de los 1800.

"Esto es serio. Es posible que ustedes dos se hayan topado con una preciada antigüedad”, les dijo el experto navajo.

Cargando...

Publicidad

Así que llevaron la manta a un anticuario que también lo confirmó. “Esto podría valer entre $ 200.000 y $ 500.000... tal vez más”, explicó.

Cargando...

Publicidad

Al enterarse de esto, José y Elena decidieron poner la manta a subasta a pesar de su gran valor sentimental. Al fin y al cabo, la vida era impredecible y necesitaban el dinero para que sus hijos estuvieran seguros. Pero no esperaban cómo resultaría la subasta.

"¡Vendida! ¡Por 1,5 millones de dólares!", gritó el subastador. José y Elena se miraron estupefactos. Ahora eran millonarios.

Su gran victoria llegó al periódico local que escribió una historia al respecto, y toda la familia de José, incluida Sara, se enteró. “¡Exijo la mitad de ese dinero, José! ¡O te demandaré!", dijo la vil mujer por teléfono.

"Te quedaste con todo, hermana. No tienes un caso. Este es nuestro dinero, así que adiós y no me vuelvas a llamar”, dijo José, tajante.

Cargando...

Publicidad

José tenía razón. Sara no tenía un caso, así que empezó a acosarlos por el dinero. Esto instó a José a denunciarla por intentar irrumpir en su casa. También presentó una orden de restricción contra Sara y consiguió que dejara de acosarlos.

Cargando...

Publicidad

Al final, la familia de José prosperó gracias a ese dinero. Los niños tenían fondos para la universidad y él comenzó su propio negocio.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No subestimes el valor de nada. No todas las mantas viejas en el sótano de tu abuela valdrán 1,5 millones de dólares, pero José y Elena vieron su valor real.
  • La codicia no conduce a nada. Sara pudo haberse quedado con todo, pero al final perdió el artículo más preciado y su odio la llevó a tener antecedentes penales.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad