Historias Inspiradoras

16 de octubre de 2021

Policía muere salvando a la hija de un colega y el hombre cuida a su pobre viuda a cambio - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Después de que el colega de Benito, Gustavo, sacrificara su vida para salvar a su hija, el hombre decidió cuidar a la viuda del fallecido y a su hijo de 4 años.

Victoria rechazó rotundamente su ayuda, aunque la familia luchaba para llegar a fin de mes. Pero Benito no se rindió.

Gustavo Sánchez era un policía que se destacaba por su gran valor. El hombre había recibido varios elogios por su valentía.

Vehículo patrulla de policía estacionado frente a un local. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su esposa, Victoria, siempre había temido porque él tenía un trabajo muy peligroso. Creía que le costaría la vida y la dejaría sola. Desafortunadamente, su peor pesadilla se hizo realidad un fatídico día.

Cuando la hija de Benito, Carlota, tenía 6 meses, algunas personas irrumpieron en su casa y trataron de secuestrarla. Su padre y Gustavo se encontraban en la vivienda para almorzar, y uno de los matones le disparó a este último cuando trató de detenerlos.

El hombre murió antes de llegar al hospital. Tras su deceso, Victoria y su hijo, Armandito, recibieron algunos beneficios como parte del plan de sobrevivientes.

Publicidad

Pero la vida en Santiago era mucho más cara de lo que el plan podía cubrir. La mujer tenía que velar por su hijo en crecimiento y por su madre enferma.

Ella había dejado su trabajo como contadora hace unos años. Tras la muerte de su esposo estaba luchando por el trauma que esto le había causado, pero se vio obligada a buscar un empleo.

Trabajadora de un restaurante moviendo unas escaleras. | Foto: Unsplash

Publicidad

Se esforzó por encontrar uno durante varios meses, hasta que finalmente terminó como mesera en un restaurante. Lamentablemente, el trabajo no le pagaba bien y apenas llegaba a fin de mes todos los meses.

Un día, Benito y sus colegas regresaban del trabajo cuando pasaron por un restaurante para almorzar. “Buenas tardes, señores”, les saludó la camarera. “¿Qué les gustaría?”.

Cuando el hombre levantó la vista del menú, no podía creer lo que veía. “¡¿Victoria?!”, exclamó, desconcertado. “Oh, Benito”, respondió la mujer con timidez. “Ha pasado mucho tiempo, ¿no?”.

“Sí, no sabía que nos volveríamos a encontrar así. ¿Está todo bien en casa?”, preguntó preocupado. Por los ojos cansados ​​de Victoria, el cuerpo delgado y las ojeras que cubrían la mayor parte de su rostro, el hombre podía adivinar que algo no estaba bien con ella.

Publicidad

“Todo está bien”, respondió Victoria. “Entonces, ¿qué te gustaría pedir?”.

Mujer sosteniendo una bandeja. | Foto: Unsplash

Cuando él y sus amigos terminaron de ordenar, se disculpó y fue a hablar con la mujer. Le preguntó si necesitaba ayuda económica, pero Victoria se negó, alegando que no quería favores ni que la retrataran bajo una luz lamentable.

Publicidad

“Puedo cuidar de mi familia”, afirmó ella. “No te culpo a ti ni a nadie más por lo ocurrido. Soy lo suficientemente fuerte para mantener a mi familia”.

Benito no intentó persuadir más a Victoria porque sabía que nunca aceptaría favores. Pero basándose en su terrible estado, podía decir que ella había estado trabajando demasiado y probablemente también luchando financieramente.

Así que, ese fin de semana, él y los otros policías visitaron su casa mientras ella estaba trabajando. Pero lo que descubrieron en la vivienda los hizo llorar.

El lugar estaba desorganizado y parecía no haber sido limpiado en meses. Había una cama pequeña en la esquina de la sala de estar donde yacía la madre de Victoria, con un tubo de solución salina en el brazo.

Publicidad

Mujer hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Armandito estaba jugando con las piezas del rompecabezas en el suelo sucio, y el chico parecía que no se había aseado en un tiempo. En este punto, Benito sabía que tenía que ayudarlos y se le ocurrió un plan para hacerlo. Llamó a Victoria de inmediato.

Publicidad

“Hola, Victoria. Si no te importa, ¿podrías cuidar a Carlota después de tu turno? Marilda y yo necesitamos estar en algún lugar, así que, ¿podrías hacernos este favor?”.

“Sin duda, Benito”, respondió Victoria. “Terminaré a las 7 p.m. ¿Está bien esa hora?”. “Esa hora es perfecta. Dejaré a Carlota en tu casa. ¡Gracias!”, dijo el hombre y colgó.

Pero cuando la mujer regresó del trabajo esa noche, encontró a Benito y a los otros policías en su casa. Marilda también estaba presente.

Publicidad

“Siento molestarte, Victoria”, dijo la mujer. “Se suponía que íbamos a encontrarnos en un restaurante cercano, pero surgió un trabajo urgente y tuve que cancelarlo. ¿Te importa si cenamos aquí? Puedo ayudarte con la cocina”.

La dueña de la casa estuvo de acuerdo, y esa noche, mientras ella y la otra mujer cocinaban, los policías limpiaron su casa. Benito y su esposa hacían eso todos los fines de semana.

Una mujer cortando vegetales con un cuchillo sobre una tabla de madera. | Foto: Unsplash

Publicidad

A veces, Marilda le daba la excusa de que necesitaba que cuidara a Carlota, y cuando Victoria lo hacía, la ayudaba con las tareas del hogar y limpiaba su casa.

Además, durante los días de semana, Benito y sus amigos de vez en cuando pasaban por el restaurante donde trabajaba y dejaban grandes propinas.

Con su ayuda, la condición de la madre mejoró gradualmente. Comenzó a estresarse menos en el trabajo y pronto recibió un ascenso debido a las considerables propinas que recibía.

Incluso en casa, tenía a Marilda y a los otros oficiales que con frecuencia pasaban a visitarla y la ayudaban con las tareas del hogar.

Publicidad

Un domingo, cuando Victoria y la esposa de Benito estaban ocupadas preparando el almuerzo, Armandito llegó corriendo hacia el oficial. “¿Es usted uno de nuestros parientes, oficial?”, preguntó el chico en voz baja.

“En realidad no”, respondió el hombre, levantando al niño en sus brazos. “Pero soy como familia para ustedes”. “Entonces, ¿qué pasa con los oficiales que ayudan a mamá y abuela?”, le dijo el niño.

Una mujer recogiendo la basura de la cocina con una pala. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bueno, te diré un secreto”, dijo Benito. “¿Pero, prometes mantenerlo?”. “Sí, lo haré”, dijo el pequeño en voz baja. “Puede confiar en mí. Conozco algunos de los secretos de mis amigos”.

“Está bien, Armandito”, continuó el oficial. “El secreto es que otros oficiales y yo estamos ayudando a tu madre a preservar su dignidad. Pero si le dijéramos eso, se enfadaría. No quieres verla molesta, ¿verdad?”.

“¿Dignidad?”, dijo el niño con mirada perpleja. “¿Qué es eso?”.

“Bueno, cuando seas grande, habrá ocasiones en las que tus amigos no aceptarán tu ayuda porque se sentirán avergonzados. Pero cuando eso suceda, tendrás que pensar en una idea inteligente para ayudarlos”.

Publicidad

“Oh ya veo. Entonces, ¿qué obtendrás a cambio si mantienes su dignidad? Cuando hago algo bueno, mamá me da galletas de chocolate”, dijo Armandito. “¿También te darán?”.

Benito se echó a reír. “No, en absoluto. En algunos casos, podrás hablar con un gran amigo como tú”.

Hombre compartiendo con un niño pequeño durante el atardecer. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Vaya, eso es genial. Por cierto, ya que compartiste un secreto, déjame compartir uno también. Sabes, la semana pasada tomé unas galletas de la cocina y no le dije a mamá. No se lo digas”.

“Está bien, no lo haré”, le prometió Benito al niño. “Pero no lo vuelvas a hacer, ¿de acuerdo?”, Armandito sonrió y asintió.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, hacer caridad puede no ser la mejor manera de ayudar a alguien. Benito y los otros policías sabían que Victoria no aceptaría su ayuda directamente, por lo que idearon un plan que les ayudó a mantener su dignidad.

Publicidad

Nunca te abstengas de ayudar a alguien que lo necesite. La forma en que Benito, otros oficiales y Marilda cuidaron a Victoria y a su familia es un brillante ejemplo de esto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad