Historias Inspiradoras

28 de octubre de 2021

Esposa se entera de que su esposo no sale a hacer caminatas saludables como le dice - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una pareja de ancianos usaba Fitbits para monitorear su salud, pero el esposo caminaba mucho más cada día, para gran preocupación de su esposa. Un día, alguien llegó a su casa y reveló su enorme secreto.

“Vaya, José. ¡Gracias! Estos relojes son maravillosos, ¡pero tienes que enseñarnos a usarlos!”, la Sra. Abigail Suárez le dijo a su hijo cuando les dio un par de Fitbits para Navidad.

“No te preocupes, mamá. Son muy fáciles de usar y ustedes necesitan mantenerse al día con su salud”, dijo el hombre.

Hombre sosteniendo un teléfono celunar en sus manos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¡Sí, hijo! Gracias. Esto puede contar pasos, ¿verdad?”, preguntó su padre, el Sr. Raymundo Suárez. José les mostró cómo conectar los relojes a sus teléfonos y cómo realizar un seguimiento de todo. Pronto, Abigail y Ray comenzaron a realizar caminatas diarias.

Había un parque cerca de su casa que era perfecto para caminar. Ray sufría de colesterol alto y necesitaba cardio para ayudar a bajarlo. Por otro lado, su esposa había estado ganando mucho peso desde su jubilación.

El médico les había dicho que caminaran mil pasos cada día y lo mantuvieran durante varios días. Desafortunadamente, la rodilla de Abigail cedió después de dos semanas de caminar por el parque.

Publicidad

Este lugar tenía todo tipo de terreno, por lo que el médico le había aconsejado que caminara solo en terreno llano.

“No te preocupes, cariño. Puedes caminar por el parque porque sé que amas la naturaleza. Simplemente camino en círculos alrededor de nuestra calle y todo irá bien”, le dijo Abigail a su esposo.

Una pareja de ancianos caminando en medio de la naturaleza. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Estás segura amor? Podría quedarme y caminar contigo”, sugirió Ray.

“¡No! Te encanta ese parque. Una vez que mi rodilla mejore, podré unirme a ti. Pero esto está bien. Puedo ponerme al día con los audiolibros mientras camino”, insistió Abigail.

Entonces Ray empezó a ir al parque solo. Todo parecía normal al principio, pero de repente el hombre mayor comenzó a registrar más y más pasos cada día. “Cariño, ¿cómo caminas tanto?”, le preguntó su esposa un día.

"No sé. Creo que he ido cada vez más rápido. Probablemente se esté volviendo más fácil, ¿verdad?”, dijo Ray dijo alegremente.

Publicidad

Sus números continuaron mejorando durante los siguientes días, pero Abigail comenzó a sospechar después de escuchar accidentalmente a su esposo por teléfono.

“¡Ey! Te veré en los bancos, ¿verdad?”, dijo Raymundo al teléfono, sin saber que su esposa lo había escuchado. Él era una persona sociable y hacía amigos fácilmente. Pero esta llamada la hacía todas las mañanas. “¿Me estará engañando?”, se preguntó ella.

Un grupo de personas caminando a través de un sendero en medio de la naturaleza. | Foto: Pexels

Publicidad

Él no era ese tipo de persona, pero quién sabe qué habría pasado en el parque. Una mañana, incluso consideró ir tras él. Pero su rodilla no le permitió ir más allá de las puertas de su comunidad, por lo que decidió confiar en su esposo.

Más tarde ese día, el hombre mayor llegó a casa de muy buen humor. “¡Hice 1500 pasos hoy!”, manifestó.

“Eso es fantástico, cariño. Pero, ¿por qué no estás sudado?”, preguntó su esposa, fingiendo ser indiferente.

“No sé. Creo que me estoy poniendo mucho más en forma. De todos modos, ¿qué hay para almorzar?”, Ray dijo con desdén y cambió de tema.

Publicidad

Al día siguiente, dio aún más pasos, pero su reloj había desaparecido. Abigail le dijo. “¡Ay no! Se debe haber caído regresando a casa. Déjame volver a buscarlo”, dijo el anciano y salió corriendo.

Unos minutos después de que se fue, alguien llamó a la puerta. “¿Hola, señora Suárez? Soy Roberto, un amigo de su marido. Escuche, hoy se olvidó de llevarse su Fitbit a casa”, dijo el hombre.

Hombre mayor sonriendo con sus manos juntas dentro de un invernadero. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ah, él salió a buscarlo. ¿Dónde lo encontraste?”, preguntó la mujer mayor. “Normalmente se lo devuelvo al final de mi caminata. Me lo ha prestado porque el mío se rompió y estoy esperando conseguir uno nuevo”, explicó Roberto.

Abigail sonrió, agradeció al joven y cerró la puerta. Entonces, su esposo la había estado engañando, pero no con otra mujer. Había estado mintiendo sobre caminar.

“Raymundo, tu amigo Roberto pasó por aquí”, dijo Abigail cuando él entró. “Sí, encontró mi reloj, ¿verdad?”, Ray preguntó tentativamente.

“¿Lo encontró? ¿En serio? ¡Me lo contó todo!”, la anciana exclamó, pero no estaba enojada con su esposo. La situación era demasiado divertida para eso. “¿Cómo esperabas hacer trampa con el reloj, querido?”.

Publicidad

"No lo sé, cariño. Es solo que hice un montón de amigos en el parque y empezamos a jugar al ajedrez. Roberto es uno de los hijos de mi amigo, y pensé que esto funcionaría”, explicó el hombre, mortificado.

Pareja de ancianos sentada en una mesa en el exterior. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ayer nos hicieron análisis de sangre. El médico sabrá la verdad tan pronto como salgan”, dijo Abigail, sonriendo a su ingenuo y tramposo esposo.

“Pensé que hacer dieta y ser un poco más activo era suficiente para bajar mis niveles”, reveló Ray. Abigail negó con la cabeza a su esposo.

Cuando volvieron a visitar al médico, explicó que los niveles habían bajado, pero no había sido suficiente. “¿Qué pasó, Ray? ¿Pensé que ambos estaban siguiendo todos los pasos que les había recomendado todos los días?”, preguntó el médico.

“¡Ay, Dr. Rodriguez! Si le dijera lo que hizo Raymundo...”, Abigail dijo con una risa. Los tres se rieron un poco por lo sucedido, pero el doctor también regañó un poco al anciano.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No puedes mentir sobre la salud. Incluso si Roberto no hubiera revelado la mentira, los resultados de la prueba habrían mostrado la verdad. No se puede mentir a los profesionales de la salud.

Cásate con alguien que pueda reírse de tu locura. Afortunadamente, Abigail era una esposa tranquila porque alguien más podría no haberse tomado las cosas tan a la ligera.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.