logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña vende limonada en la calle, llegan policías y la rodean - Historia del día

Una niña empezó a vender limonada en su jardín para ayudar a su madre. Sin embargo, las cosas tomaron un giro más serio cuando la policía descubrió su negocio.

Publicidad

“Apenas 20 dólares”, murmuró la pequeña Emilia Higuera mientras se secaba el sudor de la frente. Llevaba horas bajo el sol, pero solo había podido vender unos pocos vasos de limonada.

Para empezar, no había mucho tráfico peatonal, y los que se detenían a comprar a menudo se marchaban cuando escuchaban que cada vaso costaba cinco dólares. Pensaban que era linda, pero no tanto.

Un grupo de policías en motocicletas transitando por una calle. | Foto: Shutterstock

Un grupo de policías en motocicletas transitando por una calle. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando se puso el sol esa noche, Emilia se sintió decepcionada porque solo había podido ganar diez dólares más además de los 20 que había obtenido antes.

Estaba por rendirse y marcharse cuando un policía en motocicleta se detuvo frente a su mesa. Un policía alto con un rostro severo y bigotes se bajó de la moto.

Tenía una cicatriz que iba desde la barbilla hasta el costado del cuello. Estaba descolorida, pero era lo suficientemente visible como para llamar la atención de la niña de 10 años.

Lee más: Mi papá me pidió que le pague por jugar con su nieta - Historia del día

Publicidad

Estaba tan concentrada en la marca que saltó cuando el hombre habló con voz ronca.

“¿Tienes una licencia?”, preguntó, sin un ápice de simpatía. “Lo siento pero no, señor”, dijo ella.

“¿Pagas impuestos?”. “No”, contestó.

Oficial de policía hablando por radio. | Foto: Pexels

Oficial de policía hablando por radio. | Foto: Pexels

Publicidad

“Entonces tendrás que acompañarme”, dijo el policía.

“¡Por favor, no! ¡No puede hacer eso!”, lloró Emilia. “Preferiría que me ayudara”.“¿Y por qué haría eso?”, preguntó.“Porque los médicos dicen que hay algo mal conmigo y tienen que mirarme por dentro”, respondió.

El oficial de policía, cuya etiqueta con su nombre lo identificaba como Camacho, tardó unos segundos en darse cuenta de que la niña se refería a una operación.

“Estoy enferma”, finalizó la chica. “Necesito ayudar a mi madre para que pueda pagar las facturas. ¡No me arreste por favor!”.

El policía se entristeció y lo conmovió la simpleza de lo que le decía. Aquí había una niña que necesitaba ayuda, no una reprimenda.

Publicidad

“Está bien niña, no te arrestaré esta vez. ¿Puedo tomar dos vasos de limonada?”, preguntó.

Una pequeña niña jugando. | Foto: Pexels

Una pequeña niña jugando. | Foto: Pexels

“Son cinco dólares por cada una oficial”, dijo con una gran sonrisa.

Publicidad

“Está bien. El segundo vaso es para ti, una recompensa por tu arduo trabajo”, le dijo mientras aceptaba su limonada.

“Gracias, señor”, dijo y luego se bebió el jugo.

Lee también: Niño tira el regalo de su mamá a la basura, y recibe una lección - Historia del día

Al día siguiente, Emilia fue al médico junto a su madre, la Sra. Higuera. “Deme una buena noticia, doctor”, dijo la mujer. Su preocupación era evidente.

“Como le dije la última vez que vino, ella está respondiendo bien a los medicamentos, pero la cirugía es su mejor opción. Su hija tiene una gran probabilidad de sobrevivir”, explicó el médico.

Publicidad

“Pero el tumor en su cerebro pronto comenzará a crecer a un ritmo exponencial y cuando crezca hasta cierto tamaño, será imposible operarla”.

Un médico  con un estetoscopio colgando en su cuello colocándose unos guantes de látex. | Foto: Pexels

Un médico con un estetoscopio colgando en su cuello colocándose unos guantes de látex. | Foto: Pexels

Publicidad

“Está bien, doctor, veré qué puedo hacer”, dijo la madre de Emilia.

Cuando salió del hospital con la niña, las lágrimas rodaron por sus mejillas porque sabía que no había forma de que pudiera reunir los $10.000 necesarios para la operación. El seguro cubriría $5.000, pero el resto aún era demasiado para que ella pudiera pagarlo.

“No llores mamá, todo estará bien, ya verás”, trató de consolarla su hija.

“Lo sé, cariño”, dijo la Sra. Higuera.

Al día siguiente, Emilia solicitó la ayuda de su amiga para hacer más limonada para vender. Estaba decidida a ayudar a su madre sin importar el costo.

Publicidad

Las ventas venían igual de bajas que el día anterior, y la niña empezaba a cansarse de las negativas. Todo siguió así por horas hasta que de repente la calle se llenó de motocicletas de policía.

Una madre abrazando a su hija. | Foto: Pexels

Una madre abrazando a su hija. | Foto: Pexels

Publicidad

Eran dirigidas por el mismo oficial estoico que le había comprado limonada antes. “Pensé que te vendría bien una multitud”, le dijo con una sonrisa.

Decenas de policías la rodearon y compraron toda su limonada ese día, algunas a precios más altos. También le pidieron que hiciera más limonada para poder comprar más, y ella les hizo una promesa.

Cuando llegó a casa, le contó a su mamá lo sucedido y le presentó el dinero que había ganado. La mujer rompió a llorar y la abrazó con fuerza.

“¿Puedo ayudarte?”, preguntó la madre.

“Estás contratada”, dijo Emilia.

Publicidad

Al día siguiente, madre e hija estaban en el puesto de limonada y los oficiales volvieron a aparecer. En poco tiempo, los policías de toda la ciudad le estaban comprando limonada a la niña. Ella y su madre ganaron mucho en los días siguientes.

Una persona acostada en una cama clínica mientras alguien le toma la mano. | Foto: Pexels

Una persona acostada en una cama clínica mientras alguien le toma la mano. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando regresaron al hospital para la cirugía, tenían $12.000, por lo que no tuvieron que tocar el dinero del seguro y aún quedaba algo de efectivo después de la operación.

Todo salió muy bien y después la niña fue declarada libre de tumores. Vivió una larga vida e incluso tuvo sus propios hijos, pero nunca olvidó el acto de bondad al azar que recibió de un oficial de policía.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los actos de bondad al azar pueden ser de gran ayuda. Emilia nunca habría ganado suficiente dinero vendiendo limonada a extraños al azar en la calle, y el oficial lo sabía. No solo no la arrestó por vender sin licencia, sino que también trajo a sus compañeros para que la apoyaran, lo que le dio la oportunidad de ganar suficiente dinero para la cirugía.

Publicidad

A veces, los padres necesitan ayuda. La Sra. Higuera no era rica y sabía que sería difícil ganar lo necesario para tratar a su hija. Eso le causaba dolor, pero no pidió ayuda porque sintió que era su responsabilidad cuidar de su hija. Afortunadamente, Emilia tomó el asunto en sus propias manos y comenzó a vender limonada. Al final del día, eso fue lo que la salvó. Es posible que los padres no lo digan con frecuencia, pero a veces, incluso ellos necesitan ser salvados.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: La herencia de la abuela le enseña a dos mujeres una lección sobre la justicia – Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Mamá nota que hombre extraño llora cada día mientras ve a una niña en el parque - Historia del día

10 de abril de 2022

Dueño de tienda de antigüedades le pregunta a mendigo dónde consiguió su anillo - Historia del día

22 de febrero de 2022

Niño ofrece sopa a señora que vende flores y recibe $350.000 de ella para el tratamiento de su mamá días después - Historia del día

22 de abril de 2022

Joven llorosa le lanza un billete a un mendigo: él lo desdobla y ve que dice: "Ayúdame" - Historia del día

09 de marzo de 2022

Hijas le prohíben a su viejo padre asistir a boda de su nieta tras descubrir que trabaja como conserje - Historia del día

18 de abril de 2022

Niño huérfano visita casa que su padre estaba construyendo 10 años atrás y encuentra una escotilla cerrada - Historia del día

07 de febrero de 2022

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

04 de abril de 2022

Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

20 de marzo de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022

Niña va de puerta en puerta diciendo que necesita trabajo hasta que un policía sigue su rastro - Historia del día

15 de mayo de 2022

Cada día, hombre ve a niña ciega vendiendo flores: empieza a buscarla tras notar que desapareció - Historia del día

24 de mayo de 2022

Indigente cría durante años a niña que encontró en un basurero hasta que aparece su madre - Historia del día

21 de marzo de 2022

Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

22 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited