logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana prohíbe que toquen un viejo cofre hasta el día de su muerte - Historia del día

Georgimar Coronil
12 nov 2021
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Catherine Díaz nunca dejó que nadie tuviera acceso a su viejo cofre. Pero cuando su vecina Lucía lo abrió después de su muerte, se quedó sorprendida por lo que había dentro.

Publicidad

Catherine Díaz tenía 90 años, estaba sola y había pasado casi toda su vida en la pobreza. Su único apoyo en la vejez había sido su vecina Lucía, que la ayudaba en la casa y la cuidaba. Los hijos de Lucía se referían a ella como la abuela y también pasaban tiempo con ella.

Un día, cuando Lucía estaba limpiando la habitación de Catherine, se fijó en un hermoso cofre que estaba en una estantería.

Cofre antiguo. | Foto: Shutterstock

Cofre antiguo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La mujer la bajó y empezó a inspeccionarlo con curiosidad, entonces Catherine la vio. "¡Lucía!", gritó con todas sus fuerzas. "¿Desde cuándo tocas mis cosas sin permiso?"

"Nada de eso", explicó Lucía. "La caja estaba cubierta de polvo, así que simplemente decidí limpiarla. Por cierto, ¿de dónde has sacado esto? Es muy bonito".

Catherine se adelantó y le arrebató el cofre de las manos. "Eso no es de tu incumbencia. De todos modos, creo que has terminado de limpiar por hoy. Deberías irte ahora mismo".

"Pero yo solo estaba..." Antes de que Lucía pudiera decir algo, Catherine la cortó. "¡Por favor, vete ahora!"

Publicidad

Lee más: Hombre arregla el teléfono de su abuela y encuentra una foto inesperada - Historia del día

“¿Qué contiene esa caja? Nunca la había visto ponerse tan posesiva con algo”, reflexionó la mujer, mirando a los ojos de Catherine, que lucían más preocupados y tristes que molestos.

"¿Tengo que repetirlo? Por favor, vete!", volvió a gritar Catherine.

"Oh no, siento haberte molestado", expresó Lucía mientras recogía apresuradamente todas sus pertenencias y se marchaba.

Aquella noche en casa, cada vez que Lucía intentaba dormir, sus pensamientos volvían al cofre. Parecía viejo, sin embargo tenía un bonito brillo plateado y un intrincado dibujo grabado en él.

Publicidad
Mujer pensativa. | Foto: Pexels

Mujer pensativa. | Foto: Pexels

“¿Se lo había regalado a Catherine alguien que la quería mucho? Pero si ese es el caso, ¿por qué lo mantendría oculto? Me ha contado todo sobre su vida, ¿no es así?”, se preguntó.

Publicidad

Al día siguiente, cuando Lucía visitó a Catherine, decidió disculparse con ella. La mujer alegó que tenía que ser algo personal de Catherine y que no debía haberla tocado sin su permiso. No obstante Catherine no abrió la puerta.

"¿Estás ahí?", gritó la mujer. "Soy yo, Lucía". No hubo respuesta. Preocupada, Lucía corrió al patio trasero para ver si Catherine estaba allí, pero estaba desierto como si nadie viviera allí.

Aunque la anciana nunca salía de su casa sin avisar a Lucía, pensó que tal vez, luego de lo ocurrido el día anterior, habría decidido ir a dar un paseo.

Sin embargo cuando llamó al teléfono de Catherine, notó que el repique provenía del interior de la casa. En ese momento, Lucía se preocupó y llamó a la policía.

Publicidad

En cuanto llegaron, derribaron la puerta y allí estaba la mujer, inconsciente. Los policías llamaron a una ambulancia y la llevaron al hospital.

Cuando Lucía visitó a su vecina en el hospital, la anciana no dejó de darle las gracias. "¡Muchas gracias, Lucía! Hoy no estaría viva si no hubieras llegado a tiempo. Siento haber sido grosera ayer".

"Oh, no, está bien", respondió ella. "Deberías descansar ahora mismo. Podemos hablar de todo eso más tarde. Te ves bastante débil".

Mujer en el hospital. | Foto: Pexels

Mujer en el hospital. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ah, cariño, no creo que consiga salir de aquí esta vez", se quejó la anciana. "En caso de que me pase algo, quiero que te quedes con todo lo que tengo, incluido el viejo cofre. Sin embargo, por favor, ábrelo después de mi muerte. Estoy avergonzada por lo que he hecho. La llave se encuentra en el armario de la mesa. Considera que es mi último deseo".

"¡No deberías decir esas cosas! No vas a ir a ninguna parte, ¿entiendes?", Lucía se puso a llorar. Lamentablemente, al día siguiente, las palabras de la anciana se hicieron realidad y falleció.

Lucía organizó su funeral y cuando todos se fueron, lo primero que recordó fue el cofre que Catherine le había dejado. Corrió hacia la estantería, lo tomó y se deslizó sobre la cama. Cuando por fin lo abrió, se quedó sorprendida por lo que halló dentro.

Publicidad

Lee más: Chica no invita a su abuela pobre a su boda exclusiva, y abre su regalo herrumbrado después de su fallecimiento - Historia del día

Había una flauta antigua, de color plateado, tan bonita como el cofre que la contenía. También había un viejo diario con una fotografía de una joven pareja.

Tras mirarla de cerca, reconoció que la joven era Catherine Díaz. Se veía bastante feliz y bonita en aquellos días, a diferencia de su vejez, cuando su rostro estaba plagado de ojeras y arrugas.

“Pero, ¿quién es este joven? ¿Estaba Catherine casada?”, se preguntó la mujer y comenzó a leer el diario. Fue entonces cuando se entendió la razón por la que la anciana no dejaba que nadie lo tocara.

Publicidad

Resulta que Catherine se había enamorado de un músico pobre y quería casarse con él, sin embargo el hombre insistía en hacerlo solo después de establecerse económicamente.

Deseaba poder brindarle una vida cómoda a su futura familia. Pero mientras esto ocurría, los padres de Catherine arreglaron su matrimonio con un hombre rico.

Foto antigua de una pareja. | Foto: Shutterstock

Foto antigua de una pareja. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Al principio ella dudó en aceptar. No obstante, luego pensó que podría hacerlo como una represalia a su enamorado, por su negativa a casarse con ella. Entonces aceptó la boda, pese a las súplicas del joven músico.

Sin embargo, cuando recibió la flauta de plata como regalo de bodas de su amor, junto con una nota sobre lo mucho que la echaba de menos, huyó para estar con él. Fue en ese momento cuando otra tragedia la golpeó, se enteró de que él había muerto en un accidente de coche.

Catherine tenía el corazón roto, y cuando regresó a casa, sus padres se negaron a aceptarla. Así que pasó un tiempo con sus abuelos. Cuando estos murieron, trabajó a medio tiempo hasta su vejez, cuando tuvo que recurrir a sus ahorros para sobrevivir.

Publicidad

Lee más: Anciano entrega flores a mujer llorosa en el autobús, luego va al cementerio y desaparece - Historia del día

Al pasar la última página del diario, Lucía encontró una nota dirigida a ella. "Gracias por cuidar de mí, Lucía", decía. "Y por favor, acepta mis disculpas si he sido descortés. Durante todo este tiempo, he llevado un diario de toda mi vida porque no podía superar a mi primer amor, y cada vez que leo sobre él, me alegro de que, a pesar de haber llegado tarde, le haya elegido a él en lugar de a otra persona."

"Pero sabes, este diario está bastante lleno de recuerdos trágicos, y no quería mencionarte aquí porque, a diferencia de lo que enfrenté en el pasado, he sido feliz desde que te conocí. Así que decidí escribir hoy mis pensamientos en esta nota. Gracias por amarme y cuidarme. Me alegro de haberte conocido. Con amor, Catherine Díaz".

Publicidad
Personas en un museo. | Foto: Shutterstock

Personas en un museo. | Foto: Shutterstock

Los ojos de Lucía se humedecieron al terminar de leer el diario. La flauta de la mujer mayor valía miles de dólares, pero prefería seguir empobrecida antes que venderla para tener una vida mejor.

Publicidad

“Catherine, no dejaré que tu sacrificio se desperdicie”, prometió Lucía. Y al día siguiente, la mujer decidió donar la flauta al museo de artes, que ahora la alberga junto a una piedra grabada con la historia de amor de la anciana.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida es totalmente inesperada: La trágica historia de amor de Catherine es un brillante ejemplo de ello.

Aprende a ser amable y servicial: Tal y como hizo Lucía con Catherine.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño cuida a su abuela: tras su muerte, hereda retrato de Washington y halla una llave adentro - Historia del día

12 de mayo de 2022

Mujer ignora las cartas del hombre que dejó 53 años atrás: lo visita una vez y encuentra casa en ruinas - Historia del día

28 de febrero de 2022

Mujer lee por casualidad el pedido de ayuda de una señora, va hasta su casa y la ve tendida en el suelo - Historia del día

26 de abril de 2022

Cada día, mujer visita al anciano al que ayudó: una tarde ve una muchedumbre cerca de su puerta abierta - Historia del día

14 de mayo de 2022