Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de su esposa, viudo abre una gaveta y descubre foto oculta de un niño - Historia del día

Georgimar Coronil
12 nov 2021
10:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Tras el funeral de su esposa, un hombre encuentra el escondite de su mujer y descubre que ella le había estado ocultando algo.

Publicidad

Bernardo estaba solo cerca de la tumba. Todos los que habían acudido al funeral de su esposa Alicia se habían dispersado poco a poco, pero él no podía apartar la mirada del pequeño montículo de tierra.

La había visto en la universidad donde, desde el primer momento, sintió que era la elegida. Luego se conocieron en la cafetería y desde entonces fueron inseparables.

Pareja besándose. | Foto: Pexels

Publicidad

Tras la graduación, la pareja se casó y se mudó a un pequeño apartamento. Bernardo no tardó en conseguir un trabajo como contador en una empresa, y Alicia decidió asumir la responsabilidad de hacer de su casa un lugar encantador.

Cada día, cuando Bernardo regresaba del trabajo a su acogedor hogar, todo brillaba de limpieza. La mesa siempre estaba puesta con la cena preparada por su esposa, y Alicia lo esperaba en la puerta, bien arreglada.

Solían pasar las tardes juntos, hablando de sus días, y entregándose después al poder del amor. Bernardo nunca rechazaba las peticiones de Alicia, ya fueran joyas caras o regalos hechos a mano, y ella le adoraba.

Publicidad

Cuando estaba de viaje de negocios, Alicia le llamaba varias veces al día para recordarle que no se saltara las comidas y para aconsejarle sobre qué ponerse para los eventos.

Lee también: Mamá joven y asustada encuentra una cuna vieja en su puerta con un sobre adentro - Historia del día

El único defecto de su vida perfecta era que nunca tuvieron hijos. Varias visitas a las clínicas resultaron inútiles. Abatido, Bernardo había sugerido la adopción, pero a Alicia no le gustaba la idea.

"¡De ninguna manera, Bernardo!", se negó obstinadamente. "Quiero dar a luz. Lo siento, pero no puedo aceptar el hijo de otra persona como propio".

Publicidad

La rotunda negativa de su mujer sorprendió a Bernardo, quien se resignó a que nunca iban a tener hijos y no volvió a hablar de ello.

Con el tiempo, la pareja empezó a dedicar todo su amor y atención al otro, creyendo que todo iría bien, pero entonces llegaron los problemas de una fuente inesperada.

Urna. | Foto: Pexels

Publicidad

A la pobre Alicia le diagnosticaron un tumor maligno, y estaba en la última fase. Era como si el corazón de Bernardo hubiera dejado de latir; ya no era consciente de lo que ocurría en el trabajo, en la ciudad, en el corazón del mundo.

Al no confiar en que nadie cuidara de ella, el hombre se tomó un permiso largo en el trabajo y dedicó toda su energía para cuidar de su amada esposa.

Durante esos meses, traspasó muchos umbrales, tratando de encontrar una forma de mejorar su estado. La persuadió, le insistió, le rogó muchas veces que aceptara operarse. "Alicia, querida, he descubierto una clínica en Madrid que realiza este tipo de operaciones. Tú y yo tenemos una pequeña posibilidad", le dijo, pero ella se negó.

Publicidad

Ahora lloraba sentado junto a su tumba, incapaz de volver a casa. Su dulce, bondadosa y amada esposa, que había dedicado toda su vida a cuidarlo, se había ido.

Cuando el sol se puso, la oscuridad y el frío se apoderaron de él. Bernardo caminó lentamente hacia la casa, que parecía vacía, como su corazón.

El hombre atravesó el dormitorio sin desvestirse y se tumbó en el lado de la cama de su mujer durante un largo rato, aspirando su dulce y querido olor. Luego se sentó, encendió la luz y abrió la gaveta de la mesita de noche que contenía un marco de fotos de él y su amada esposa.

“Qué felices y dulces parecíamos, sin pensar nunca en la muerte”, reflexionó Bernardo.

Publicidad

De repente, sus dedos sintieron un inexplicable engrosamiento en el marco de la foto. Desmontó el marco, retiró el cristal y descubrió otra foto detrás de la suya. La antigua foto mostraba a un bebé. Le dio la vuelta, confundido, y leyó la misteriosa inscripción: "Tadeo Olivier".

Gaveta. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¿Quién es este bebé? ¿Y por qué Alicia me ocultó esta foto?”. Su mente comenzó a correr con las más extrañas sospechas.

Se dirigió al tocador de su esposa, sacó numerosos cajones y se encontró con una pila de cartas. Era la correspondencia de Alicia con su amiga de la infancia, Mónica. Echó un vistazo a la última carta y se quedó frío con una sensación desagradable.

"Qué chico más guapo. Tendrías que haber visto lo gracioso que es, entrecierra los ojos al igual que su padre", escribió ella.

El corazón de Bernardo latía rápidamente. “¿Entrecerrar los ojos como su padre?” Él también tenía la costumbre de entrecerrar los ojos. "Esto no puede ser cierto". Comenzó a leer todas las cartas y se sintió traicionado.

Publicidad

Lee también: Niño cree que su madre murió en una colisión y años después se la encuentra accidentalmente - Historia del día

Resulta que en uno de sus largos viajes de negocios, su mujer dio a luz a un niño. El bebé nació con un defecto cardíaco congénito y le dijeron que no viviría mucho. Así que lo abandonó en el hospital, firmando los papeles necesarios.

“¿Cómo pudiste hacerle eso a nuestro hijo, Alicia?” “¿Por qué no me informaste de él?”. Bernardo sacudió la cabeza y gimió.

Por la mañana, con los primeros rayos de sol, llamó a un taxi y se dirigió al pueblo natal de su difunta esposa para encontrarse con Mónica. La dama se sorprendió al verlo en la puerta de su casa.

Publicidad

"¡Quiero saber dónde está! ¿Dónde tienes a mi hijo?", dijo Bernardo furioso.

Pies de bebé. | Foto: Pexels

"No lo entiendo. ¿Qué pasa?". Mónica se hizo la despistada como si no supiera nada.

Publicidad

Bernardo sacó la fotografía del niño de su bolsillo y la lanzó delante de ella. "¡Espero que ahora sepas la respuesta!", la fulminó con la mirada.

Mónica suspiró, dándose cuenta de que no tenía sentido ocultar la verdad por más tiempo, y le contó todo. "Nació mientras tú estabas en un viaje de negocios de siete meses en el extranjero", explicó."Al principio, Alicia no te lo dijo porque iba a sorprenderte. Estaba contenta. Ya sabes que quería tener un bebé contigo".

"Sin embargo, cuando el niño nació, le diagnosticaron un defecto cardíaco y los médicos dijeron que no viviría más de un año. Ella no quería disgustarte haciéndote pasar por una prueba tan dura. Y decidió lidiar con su dolor por su cuenta".

Publicidad

Los ojos de Bernardo se llenaron de lágrimas. "¡No puedo creer que Alicia haya hecho eso! Quiero conocer a mi hijo. Llévame con él".

"No te preocupes", expresó Mónica. "Está en buenas manos en el orfanato donde trabajo. Es encantador e inocente, pero nadie quiso adoptarlo después de ver su historial médico".

Bernardo golpeó la mesa con el puño. “No quiero oír ni una palabra más. Llévame allí ahora mismo”.

Cuando Bernardo y Mónica llegaron al orfanato, una enfermera trajo al pequeño Tadeo. Con sus ojos inocentes y el color castaño de su pelo, le recordaba a Alicia. "¡Buenos días, Tadeo!", dijo Bernardo y le tendió la mano. "¡Soy tu padre!".

Publicidad

Niño. | Foto: Pexels

El niño de tres años lo miró, sorprendido, y sonrió. "Creía que mis padres habían muerto en un accidente de coche. Eso es lo que me dijo todo el mundo. Si tú eres mi padre, ¿dónde está mi madre?".

Publicidad

"Es toda una historia, Tadeo. Te lo contaré todo cuando llegues a casa. ¿Te parece bien?".

El niño le sonrió y luego le tomó la mano. "¡Muy bien, papá! Te estaré esperando".

Lee también: Tras 60 años de matrimonio, descubrí que toda mi vida era una mentira - Historia del día

Bernardo pasó casi dos meses reuniendo todos los documentos que necesitaba para traer a Tadeo a casa. Cuando su hijo llegó por fin a casa, consultó inmediatamente a un buen médico. Afortunadamente, Tadeo se recuperó por completo un año después de ser operado del corazón.

Más tarde, en el aniversario de la muerte de Alicia, Bernardo llevó a su hijo a la tumba de su madre y le explicó que había estado enferma durante mucho tiempo y que no había podido vencer a su enfermedad. "Ahora se ha transformado en un ángel y te vigila desde el cielo, Tadeo, y siempre te protegerá. Por cierto, ¿no le darás lo que tienes para ella?", dijo Bernardo.

Publicidad

El niño sonrió y colocó las flores favoritas de Alicia en su tumba. Luego se alejó felizmente, agarrado de la mano de su padre.

Padre e hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida es totalmente inesperada: A veces, la vida nos da sorpresas, algunas son agradables y otras no. En ocasiones, un acontecimiento desagradable, como la muerte de Alicia, puede dar lugar a algo especial y que cambia la vida, como Bernardo que encontró a Tadeo. 

Nunca le ocultes nada a tu pareja: Si Alicia le hubiera hablado a Bernardo de su hijo, habrían podido vivir felizmente como familia durante el poco tiempo que estuvieron juntos.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad