Historias Inspiradoras

24 de noviembre de 2021

Hombre rico arroja $100 mil en basurero para encontrar una persona honesta: ve a mujer sin hogar tomar el dinero - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Eduardo Lugo decidió hacer una prueba para reclutar a un buen empleado para su nueva organización, y arrojó en un contenedor de basura una bolsa que contenía $100.000. La persona que descubrió la bolsa era una anciana sin hogar.

Manuela era una mujer sin hogar de 65 años que trabajaba en un refugio de animales para mantenerse. Su esposo había muerto en un incendio que envolvió su hogar hace años.

No tenía hijos ni parientes a quienes pudiera llamar familia. Durante un tiempo, se había mantenido haciendo trabajos de medio tiempo.

Contenedores de basura repletos de bolsas con desperdicios. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero a medida que iba envejeciendo, el trabajo había comenzado a pasar factura a su cuerpo. Debido a esto había tenido que dejar de trabajar por una temporada.

Con el paso del tiempo, sus ahorros se agotaron y se quedó sin hogar por no haber podido pagar la hipoteca de la casa.

Afortunadamente, la vecina de Manuela había tenido la amabilidad de conectarse con una amiga para ayudarla a encontrar trabajo en un refugio de animales.

La mujer sin hogar no tenía muchas responsabilidades allí y ganaba suficiente dinero para comer al menos una vez al día. En cuanto a un lugar para descansar, alternaba entre dormir en el refugio y debajo de un puente o en un callejón donde nadie la molestaría.

Publicidad

Un día, Manuela caminó hasta el contenedor de basura cercano para deshacerse de su basura. Se dio cuenta de que los contenedores ya estaban llenos, con algunas bolsas fuera de los cubos.

Comenzó a recoger las bolsas y a meterlas en el bote de basura cuando una bolsa grande que estaba en el contenedor cayó al suelo.

La mujer la recogió e intentó meterla de nuevo en la papelera, pero de repente se desprendió del borde y de ella salió un dólar que cayó en el suelo. Estaba perpleja cuando abrió la bolsa y notó varios fajos de efectivo.

Publicidad

Anciana con una andadera caminando por una acera. | Foto: Shutterstock

Los ojos de Emma brillaron por un momento al ver tanto dinero en efectivo. Podría vivir una vida agradable si se lo llevara, pero su conciencia le había dicho que no estaba bien, por lo que había decidido localizar a su dueño original y devolverlo.

Publicidad

Emma tomó la bolsa y se dirigió directamente a la Sra. Sandra Fernández, directora de una organización benéfica para personas sin hogar, para informarle sobre su descubrimiento. Mientras entraba a la oficina de la mujer la notó hablando por teléfono.

“¿Podemos hablar, Sra. Fernández?”, dijo Emma, ​​interrumpiéndola. “Tengo que decirle algo urgente”.

La mujer sonrió y le indicó a la anciana que tomara asiento en la silla. “Por favor, deme 5 minutos. Es una llamada importante”, dijo, cubriendo el teléfono antes de retomar su llamada.

Manuela miró alrededor de su oficina. Estaba llena de trofeos y fotografías de personas felicitando a la Sra. Fernández por sus esfuerzos humanitarios.

Publicidad

“¡Esta mujer es una filántropa hasta la médula! He venido al lugar correcto. Sin duda ayudará a localizar al dueño," pensó la mujer.

“Entonces, ¿en qué puedo ayudarla, señora?”, preguntó la mujer gentilmente mientras colgaba el teléfono.

Mujer hablando a través de un teléfono celular mostrando un rostro serio. | Foto: Pexels

Publicidad

“En realidad, hoy encontré una bolsa en el contenedor de basura”, explicó Manuela. “Está llena de dinero y supongo que alguien la tiró por error”.

“¿Qué? ¡¿Dinero en un contenedor de basura?! ¿Cuánto encontraste?”. El tono de la Sra. Fernández cambió a uno de alegría cuando escuchó la palabra “dinero”.

“Bueno, no lo conté, señora”, respondió Manuela en voz baja. “Pero parece una gran cantidad, así que me preguntaba si podría ayudarme...”.

“Sin duda la ayudaremos”, interrumpió la Sra. Fernández a la anciana. “¿Cómo puede alguien abandonar tanto dinero? Es genial que hayas venido aquí. Déjame ver cuánto hay”.

Publicidad

La mujer estuvo a punto de arrebatarle la bolsa a Manuela. Cuando la tuvo en sus manos empezó a contar el dinero. Ella brillaba de alegría al ver todo ese efectivo.

“Bueno, ¡no debería haber venido aquí! Eres solo otra persona codiciosa. Me aseguraré de encontrar al dueño por mi cuenta”, pensó la anciana.

“¡DIOS MÍO!”, La Sra. Fernández exclamó mientras contaba el último paquete de billetes. “Vaya, esto podría ser muy beneficioso para nosotros”.

Dos grandes fajos de billetes de cien dólares sobre una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

“Realmente podríamos ayudar a las personas sin hogar con esto. Fue una gran decisión de su parte venir aquí”, agregó, mirando a Manuela. Pero la anciana no era tonta.

“No hay necesidad de eso, señora”, dijo, juntando todo el dinero y devolviéndolo a la bolsa. “No estoy aquí para darlo a la caridad; estoy aquí para encontrar al dueño”.

“¡Ah, está bien!”, comentó la mujer, fingiendo una sonrisa. “Deje el dinero aquí y le notificaremos tan pronto como localicemos al propietario”.

“Eso es muy amable de su parte. Sin embargo, creo que me quedaré con el dinero. Por favor contácteme si localiza al dueño”, dijo Manuela. “Le dejaré una dirección donde pueda encontrarme”, agregó y se alejó.

Publicidad

Al día siguiente, la Sra. Fernández visitó a la mujer mayor y con mucho gusto anunció que había encontrado al dueño del dinero. Ella lo presentó como Bernardo Ibáñez.

Afirmó que había confundido la bolsa de dinero con una bolsa de basura y la había arrojado por accidente. Pero Manuela quería poner al hombre a prueba porque había sido testigo de la ambición de la señora Fernández por todo ese dinero.

“Gracias por venir, señor”, dijo la mujer sin hogar. “Sin embargo, ¿podría confirmar dónde arrojó el dinero? Me refiero al basurero donde había dejado la bolsa. Como sabe, hay varios basureros en esta área”.

Contenedores de basura repletos de bolsas con desperdicios. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Había una expresión extraña en el rostro del hombre, y luego habló. “Bueno, ¿no confía en mí? ¿Por qué pregunta algo así?”, dijo con una sonrisa falsa.

“Bueno, si no puede decirme dónde arrojó el dinero, ¡me temo que no podré devolvérselo!”, dijo Manuela mientras recogía su bolso y se preparaba para irse.

Sabía que, si se quedaba con el dinero durante demasiado tiempo, se metería en problemas porque la gente ya la perseguía. Tomó la decisión de ir a la comisaría de su barrio e informarles.

Publicidad

Sin embargo, cuando estaba a punto de partir hacia la estación, la Sra. Fernández la detuvo. “No la vamos a dejar escapar tan fácilmente. ¡Me aseguraré de conseguir ese dinero hoy!”.

La mujer llamó a la policía y les informó que Manuela le había robado el dinero y les pidió que fueran al lugar de inmediato. Cuando la policía llegó y descubrió la bolsa con el efectivo en manos de la mujer sin hogar, asumieron que ella estaba mintiendo y la arrestaron.

“Tendrá que venir con nosotros, señora”, dijo un policía, acercándose a la mujer sin hogar con las esposas. “Tenemos una queja en su contra por haberle robado dinero a la Sra. Fernández”.

Publicidad

Oficial de policía cerca de un vehículo patrulla. | Foto: Pexels

“¡Pero eso no es cierto!”, dijo la anciana. “¡Créanme! ¡Fui a pedirle ayuda para encontrar al dueño legítimo porque había hallado el dinero en un contenedor de basura!”.

Publicidad

“No, oficial”, dijo la Sra. Fernández. “¡Miente! Es mi dinero, y no lo voy a regalar. La contraté para trabajar como empleada doméstica en mi oficina porque sentía lástima por ella, ¡pero, mire lo que hizo!”.

“¡No, por favor confíe en mí!”, Manuela lloraba. Pero sus ruegos fueron desatendidos. Pronto la mujer sin hogar fue esposada y conducida al vehículo de la policía.

Pero en ese momento, un hombre vestido de traje los detuvo abruptamente. “¡No hay necesidad de eso, oficial! ¡Esta mujer es inocente! ¡Puedo probarlo!”.

El hombre, el Sr. Eduardo Lugo, mostró a la policía un video de la anciana encontrando la bolsa en el contenedor de basura y luego llevándola a la organización benéfica.

Publicidad

“Ella no está mintiendo. Soy el dueño del dinero. De hecho, tengo el número de serie de los billetes, y pueden compararlos”.

Tan pronto como se demostró la inocencia de Manuela, ​​la Sra. Fernández intentó huir de la escena. Sin embargo, la policía se lo impidió. Ella y Bernardo Ibáñez, que resultaba ser su novio, finalmente fueron detenidos.

Una pareja de enamorados sentada en el banquillo de un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

El Sr. Lugo reveló toda la historia, alegando que tiró dinero en el contenedor de basura para ver si todavía había personas honestas en el mundo. Se disculpó con Manuela por las molestias y luego le ofreció un trabajo.

Había fundado una organización benéfica para las personas sin hogar y ella fue contratada como directora ejecutiva. Se rumorea que la mujer y el Sr. Lugo están saliendo, y podrían casarse pronto.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El karma es inevitable. La Sra. Fernández intentó acusar a Manuela de haber robado el dinero, pero el karma la alcanzó.

Publicidad

Serás recompensado por hacer el bien tarde o temprano. El Sr. Robles le ofreció a Manuela un trabajo en su nueva organización benéfica después de haber quedado impresionado por su honestidad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad