Mujer ahorra dinero para mantener a dos hijos y en su vejez la echan de casa - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una madre que trabajaba como esclava para mantener a sus dos hijos fue expulsada de su casa por ellos que querían vender la propiedad tras la muerte de su esposo.

Publicidad

“¿Puede salvarla, doctor?”, le preguntó Tadeo Gutiérrez al médico que estaba a punto de realizar una cesárea a su amada. “Su esposa estará perfectamente bien, señor, déjemelo a mí”, dijo el médico antes de entrar en la sala de operaciones.

Media hora después, el angustiado hombre escuchó el llanto de sus hijos y supo que habían nacido. El médico había salvado a su esposa e hijos, y eso había dejado una poderosa impresión en él.

Una anciana caminando por una acera con un bastón. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Olivia, su esposa, regresó a casa con él y se convirtieron en orgullosos padres de sus hijos gemelos, a quienes llamaron Carlos y Elías.

La pareja no tenía estudios. Olivia había dejado de estudiar después de quedar embarazada de los gemelos y su esposo siempre había sido un granjero.

Vivían pacíficamente en una finca de tamaño mediano donde el hombre practicaba diferentes modos de agricultura, incluida la cría de animales. Como nunca habían podido llegar a la universidad, la pareja quería que sus hijos sí tuvieran la oportunidad.

Publicidad

“Ambos se convertirán en médicos”, había dicho Tadeo cuando levantó en sus brazos a sus hijos por primera vez. En lo que a él respectaba, salvar otra vida humana era una profesión muy noble, por lo que quería que sus hijos fueran médicos.

Olivia había vivido como ama de casa con su esposo, y nunca le había faltado nada mientras criaba a sus dos hijos. Ambos trabajaron incansablemente para asegurarse de que sus retoños pudieran convertirse en médicos.

Cuando Tadeo falleció tras una caída desafortunada de su caballo, la mujer quedó sola para cuidar de los dos niños que ya se habían convertido en adolescentes para entonces.

Publicidad

Uma mujer trabajando como mucama. | Foto: Pexels

Pronto las cosas se volvieron difíciles para ellos y empezaron a recibir ofertas de otros ganaderos por la tierra. Para salir adelante, Olivia comenzó a trabajar como empleada doméstica en la casa de un hombre rico.

Publicidad

Era todo lo que su conjunto de habilidades podía permitirle hacer, pero era muy diligente con el trabajo. Mantenía toda la mansión reluciente mientras se iba ganando lentamente el corazón del hombre mayor.

A él le gustaba su dedicación y amabilidad, lo que le hacía pagarle un poco más cada vez que podía. Casi todo el dinero que Olivia ganaba lo ponía en sus ahorros para patrocinar la educación de sus hijos.

Lo había hecho durante años hasta que los chicos ingresaron a la universidad para estudiar medicina, tal como habían querido ella y su difunto esposo.

A los muchachos no les importaba mucho salvar vidas. Pero, no querían decepcionar a sus padres, así que les siguieron el juego.

Publicidad

Las cosas cambiaron cuando uno de los ganaderos adinerados se acercó a ellos porque quería comprar la propiedad de su padre. Los tentaba con palabras que les hicieran desear la cantidad de dinero que estaba ofreciendo por la propiedad.

Una mujer y un hombre vestido con traje mientras él sostiene un bolígrafo. | Foto: Pexels

Publicidad

En un momento, el ganadero incluso había hecho una pausa en su discurso para mirar alrededor de su habitación con disgusto, asegurándose de que pudieran ver su expresión.

“Ambos podrían vivir en el lujo y no tener que trabajar durante mucho tiempo con el dinero que pueden recibir por vendernos esa propiedad”, dijo el hombre.

Sus palabras tuvieron un impacto significativo en los chicos, y después de que el hombre se fue ellos no pudieron evitar fantasear con la vida que sabían que podría ser suya.

“Deberíamos ir a casa para discutir esto con mamá”, le dijo Elías a su hermano, quien estuvo de acuerdo con él. En casa, saludaron a su madre, pero no le dijeron el motivo de su visita hasta que se sentaron a cenar ese día.

Publicidad

“Mamá, tenemos algo que decirte”, dijo Carlos con inquietud. Ambos sabían que su madre no estaría de acuerdo con su propuesta, pero estaban empeñados en salirse con la suya.

“Hemos estado pensando, mamá, y hemos decidido que queremos aceptar la oferta de Juan de comprar el terreno”.

La cuchara de Olivia, llena de sopa, estaba a medio camino de su boca cuando escuchó todo, y ahí permaneció ella congelada, mirando su sopa como si estuviera en la guerra.

Una mujer mayor sin hogar durmiendo en el banquillo de un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

En verdad, la guerra estaba en su mente. “Nunca venderé esta tierra”, dijo con frialdad, bajando la cuchara a su plato.

“Si lo hacemos ahora, podemos ganar mucho, mamá”, dijo Elías. “Las cosas no van bien en este momento y realmente necesitamos ese dinero”.

“¡Lo diré de nuevo, esta tierra no está a la venta!”, gritó Olivia, luego se levantó y se fue.

“Sabemos que papá dejó la tierra a nuestro nombre, mamá. Visitamos al abogado de camino aquí”, respondió Carlos. “Eso significa que podemos hacer lo que queramos”.

Publicidad

Al día siguiente, Olivia fue echada de su casa por sus propios hijos, quienes le dijeron que se fuera y se quedara con sus hermanos. Sin embargo, todos la rechazaron cuando llamó para pedir el favor.

Todos parecían tener una excusa sobre por qué no podían ayudar. Así que la mujer mayor tuvo que ir a un refugio para personas sin hogar.

Durante el día, ella trabajaba para el hombre rico, el Sr. Mendoza, y cuando anochecía pasaba la noche en el refugio donde no había tardado en hacer amigos debido a su amable personalidad.

Un ataúd con muchas flores encima. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ellos fueron los que habían ayudado a Olivia a curar lentamente su corazón roto. También rápidamente se había encariñado mucho con el Sr. Mendoza, a quien le había contado la historia de su vida.

Un día, fue a trabajar y vio la mansión del hombre llena de gente. Al parecer, había fallecido en algún momento de esa mañana, y su enfermera, que se había encargado de cuidarlo, había llamado a una ambulancia.

A la mujer le entristecía haber perdido a un amigo además de un buen trabajo. Pero unos días después, un automóvil caro se detuvo frente al refugio para personas sin hogar donde estaba ubicada.

El vehículo era conducido por un abogado. Este le dijo a Olivia que el Sr. Mendoza le había dejado toda su fortuna. Sin embargo, había una condición: no podía compartirla con sus hijos, hermanos y todos aquellos que le habían dado la espalda.

Publicidad

Olivia aceptó la bendición y siguió las instrucciones del hombre al pie de la letra. Dejó por fuera a sus hijos y hermanos y usó su nueva fortuna en la nueva familia que había formado en el refugio.

Renovó el lugar, compró suficiente comida para que les durara mucho tiempo y también había comprado medicinas para sus residentes.

Una anciana mirando hacia el horizonte mientras toma una bebida. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando los hijos de la mujer se enteraron más tarde de que su madre se había hecho millonaria, le pidieron que compartiera parte del dinero con ellos.

Pero ella se negó. Les dijo que solo le pertenecía a ella y a su familia verdadera, quienes la habían apoyado en sus momentos tristes.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Deja que tus hijos se expresen. Olivia y Tadeo querían que sus hijos fueran médicos, pero los jóvenes no estaban dispuestos a salvar vidas. Los chicos solo querían hacer felices a sus padres, pero a la larga, poco a poco comenzaron a resentirse con ellos por haberlos obligado a hacer algo en lo que no tenían ningún interés.

Publicidad

El mal nunca queda impune. Los muchachos echaron a su propia madre de la casa que una vez había compartido con su difunto padre y pensaron que podían quedar impunes. El karma hizo su jugada para equilibrar las cosas dándole a Olivia todas las riquezas que pudiera necesitar, lo que es una prueba de que el mal nunca queda impune.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad