logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre sospecha que su hijo no es suyo y se somete a prueba de ADN - Historia del día

Georgimar Coronil
30 dic 2021
03:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tras una breve ruptura, Emily y Mateo reavivaron su relación y descubrieron que estaban embarazados. La pareja se casó, tuvo el bebé y fue feliz hasta que la gente empezó a preguntarse por qué el niño no se parecía en nada a su padre. Mateo exigió una prueba ADN y Emily no tuvo otra opción. Pero entonces, él reveló la impactante razón por la que la necesitaba saber la verdad.

Publicidad

A Emily le temblaron las manos mientras sostenía el sobre en sus manos. Contenía los resultados de la prueba que acababan hacerle a su hijo, Alexander. Se le llenaron los ojos de lágrimas y no quiso abrirlo. Mateo estaba a su lado, tratando de ofrecer algo de consuelo, pero él también estaba nervioso.

"Acabemos con esto, Emily. Hemos hecho la prueba. Tenemos que saberlo", dijo finalmente.

Mujer sosteniendo una test de embarazo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Querías hacer la prueba. Ya te he dicho que hay muchas posibilidades de que no seas el padre de Alexander. ¿Por qué necesitamos saberlo con seguridad?", preguntó ella, con la voz temblorosa por la emoción.

"Yo... no lo sé", susurró Mateo, bajando la mirada.

Lee también: Mujer descubre que su madre biológica, quien la dejó abandonada, vive al lado - Historia del día

"¿Importaría? Lo has criado durante cinco años. Es NUESTRO hijo", insistió Emily.

"Sí, es nuestro hijo. Pero necesito esos resultados".

Publicidad

"¿POR QUÉ?", gritó.

Una familia feliz en una cama | Foto: Pexels

Mateo la hizo callar, preocupado de que despertaran a Alexander en la habitación de al lado. "¡Solo porque sí!".

Publicidad

"¡Esa no es una respuesta!", dijo ella.

Hace seis años, Emily y Mateo se mudaron a un lindo apartamento y estaban retomando la relación tras una ruptura. Tuvieron un desacuerdo y las cosas no funcionaron, pero después de salir con algunas personas, se dieron cuenta de que todavía se querían mucho.

Por suerte, reavivaron su relación y solucionaron sus problemas, comprometiéndose plenamente y planeando un futuro juntos. Pero Emily se encontró con un problema. Llevaba varios días vomitando sin control.

Mateo se fue a trabajar temprano, así que no tenía ni idea, y sus vómitos cesaron alrededor de las 10 de la mañana. Todo el mundo sabe lo que pueden significar eso. Se hizo un test de embarazo y dio positivo.

Publicidad

Estaba embarazada, lo que normalmente no sería una mala noticia. Su novio ya había expresado su deseo de formar una familia. Esto solo aceleraría sus planes. El problema era que Emily había salido con otro hombre durante su corta ruptura. Cabía la posibilidad de que el bebé no fuera de Mateo, y él tenía que saberlo.

Mujer sentada en una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

Emily le dio la noticia a Mateo esa noche, y él quedó extasiado. Saltó y la abrazó. Celebraron e hicieron planes para casarse rápidamente antes de que llegara el bebé. Ella no se atrevió a mencionar la pequeña posibilidad que le rondaba por la cabeza.

Pronto se casaron y tuvieron a su hijo, Alexander. Mateo no se cuestionó ni una sola vez su paternidad hasta hace unas semanas. Su familia se reunió para el Día de Acción de Gracias y uno de sus tíos mencionó que Alexander no se parecía en nada a Mateo.

Al principio, su marido desestimó esas preocupaciones. Pero Emily notó que estaba pensativo. Al día siguiente, cuando estaban solos, sacó el tema y Emily rompió a llorar.

Publicidad

Lee también: Mujer humilla a madre soltera por no tener marido - Historia del día

Aunque Mateo sabía que ella había salido con alguien y él había hecho lo mismo, la idea de que Alexander no fuera su hijo biológico lo preocupaba. Finalmente, tras unas semanas de debate, le pidió una prueba de ADN. Le costó decir que sí, pero no había otra opción.

Ahora, estaban sentados en su cama mientras Alexander dormía. Intentaban encontrar el valor para abrir los resultados de la prueba y Emily necesitaba saber por qué era tan importante.

"¡Por favor, dime por qué es tan crucial averiguar la verdad! Tenías que saber que esto era una posibilidad cuando volvimos a estar juntos. A veces, los accidentes ocurren. No es tan relevante...".

Publicidad

Niño en un campo | Foto: Pexels

"¡ES UN GRAN PROBLEMA!", gritó Mateo. Pero respiró hondo al ver que Emily se estremecía. "Sí es para tanto, Emily. Las palabras de mi tío en Acción de Gracias no salieron de la nada".

Publicidad

"¿Qué quieres decir?".

"Toda mi familia ha estado cotilleando sobre ello durante cinco años", reveló Mateo. Los ojos de Emily se abrieron de par en par. "Hay toneladas de rumores entre mis primos. He hecho todo lo posible para protegerte de sus habladurías, y casi siempre lo he conseguido. Pero no tuvieron miedo de venir a mí y llenarme la cabeza con su falsa preocupación por la paternidad. La verdad es que no me importa. Alexander es mi hijo pase lo que pase".

"Entonces, ¿por qué nos hicimos una prueba si no te importa?".

"Porque escuché al hijo de mi primo burlarse de Alexander en Acción de Gracias", declaró Mateo.

Publicidad

"¿QUÉ?".

Familia frente a un árbol de navidad. | Foto: Pexels

"Sí, mi familia ha estado hablando tanto sobre el tema, que ahora Alex está sufriendo por ello", continuó y comenzó a llorar. "El otro día me preguntó si yo era su verdadero padre, Emily. Necesitamos esos resultados para callar a la gente de una vez por todas".

Publicidad

"Oh, Dios mío", respiró Emily. "No puedo creer que hayas pasado por esto solo. Ojalá me lo hubieras dicho. Pero... ¿Y si los resultados dicen lo contrario? ¿Qué haremos?".

"Empezaremos a pasar las vacaciones con tu familia. NO permitiré que mi hijo sea intimidado por nadie. SOY SU PADRE".

Lee también: Niño escucha a su madrastra hablando de él por teléfono - Historia del día

De repente, Emily abrió el sobre, y Mateo se apresuró para leerlo. Ella se quedó con la boca abierta al mismo tiempo que Mateo. Se giraron y se miraron con ojos enormes. La prueba demostró que Alexander era el hijo biológico de Mateo.

Publicidad

"¡AAAH!", exclamó Emily y saltó a los brazos de su marido. Dieron vueltas por la habitación encantados.

Después, enviaron los resultados a toda la familia y nadie volvió a sacar el tema.

Una pareja feliz | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños escuchan lo que dicen los adultos: El tío de Mateo había cotilleado sobre el tema en torno a su hijo, y por eso Alexander fue acosado. Ten cuidado con lo que dices cerca de los niños.

La verdad te hará libre: Es un tópico por una razón. Es mejor averiguar la verdad, y así podrás cerrar cualquier malentendido.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad