Joven rechaza invitación de abuelo cada Navidad: años después encuentra su casa en ruinas - Historia del día

Georgimar Coronil
31 dic 2021
02:45
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un niño rechaza la invitación de su abuelo para ir a su casa todas las Navidades, pero se queda intrigado cuando un año dejó de hacerlo. Decide visitarlo para averiguar qué ha pasado y descubre que la casa está destrozada y que su abuelo ha desaparecido.

Publicidad

"Un plato... dos platos... tres... y por último... ¡cuatro! Perfecto", pensó Gregorio, de 85 años, mientras arreglaba la mesa y se dirigía a la cocina.

Tras los preparativos navideños, Gregorio esperaba la visita de la familia de su hijo, especialmente de su nieto Aaron. 

Comida. | Foto: Unsplash

Publicidad

El abuelo había preparado el tradicional pavo, boniatos ligeramente glaseados con azúcar moreno y una última porción de tarta de calabaza  con una porción de helado, tal como le gustaba asu nieto.

El buen olor aún perduraba; la chimenea ardía con los troncos que Gregorio había cortado la semana pasada de un árbol de su patio trasero.

El hombre tomó asiento lentamente en la mesa con una botella de vino y se sirvió una copa, esperando que este año Aaron no rechazara su invitación. Habían pasado casi veinte años desde la última vez que el chico lo había visitado. 

Gregorio le enviaba una carta de invitación todas las Navidades, a él y a sus padres para que compartieran con él,  pero eso nunca ocurría. Sin embargo, nunca perdía la esperanza y preparaba todos los años una cena de Navidad con mucha ilusión.

Publicidad

Mientras Gregorio bebía uno o dos sorbos de su trago, sus pensamientos volvían al pasado, a los tiempos en que Aaron y sus padres, Brandon y Linda, pasaban las fiestas con él cada año.

Se imaginó a Aaron felicitándole: "¡Vaya, abuelo! ¡Eres el mejor cocinero! Ni siquiera mamá puede hacer una tarta tan deliciosa".

"¡Estoy de acuerdo, papá! ¡Sí que eres un cocinero increíble! En realidad, ¡Linda es una cocinera terrible! Es la mejor en su lugar de trabajo, pero en la cocina... ¡Dios no lo quiera!". Brandon se burlaba de su mujer.

Publicidad

Entonces se imaginaba la cara de Linda, que se ponía colorada como una cereza porque se avergonzaba cada vez que su esposo mencionaba sus dotes culinarios. Sabía que ningún milagro podría ayudarla a preparar una comida deliciosa.

Estrella de navidad. | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, sonó el timbre y los pensamientos de Gregorio se interrumpieron. Se frotó los ojos y se pellizcó para ver si estaba soñando o no. El reloj había dado las siete, y era la primera vez en 20 años que su timbre sonaba a esa hora en vísperas de Navidad.

Pensando que era Aarón, Gregorio se apresuró a abrir la puerta. Pero cuando respondió y vio la figura que estaba en su puerta, la oscuridad lo envolvió y se desplomó en el suelo. Sin embargo, oyó una voz que intentaba despertarle, pero le faltaron las fuerzas para abrir los ojos y cayó en un profundo sueño.

HACE 20 AÑOS

Aaron tenía entonces 6 años y vivía en una pequeña ciudad con sus padres. Compartía una estrecha relación con Gregorio y solía visitarlo todos los años en Navidad.

Publicidad

Gregorio trabajaba en una pequeña granja, por lo que no podía comprar regalos caros para su nieto, pero el pequeño nunca le exigió mucho y adoraba todos sus regalos. Pero esta dulce relación nieto-abuelo cambió cuando el chico empezó a crecer.

Los padres de Aaron adujeron su apretada agenda como motivo de la disminución de sus visitas navideñas, que finalmente se interrumpieron. De adolescente, Aaron dijo que tenía otras cosas que hacer.

En una oportunidad, cuando Gregorio los visitó en Navidad porque no podía controlar sus ganas de verlos, escuchó a Aaron hablando con sus padres. "¡Mamá!", gritó Aaron. "¿Por qué está aquí el abuelo? ¿No tiene una granja que cuidar?".

Publicidad

"Aaron, es tu abuelo. Deja de hablar de él de esa manera. Y además, ¡antes lo adorabas! ¿Cuándo cambió eso?", le preguntó Linda.

Carta. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Vamos, mamá! Solo hay que ver cómo se ve y se viste el abuelo. ¡Es una vergüenza! Por favor, envíalo a casa", espetó Aaron.

Gregorio lloró hasta quedarse dormido esa noche. Al día siguiente, empacó sus pertenencias y regresó a Virginia, jurando no volver a Pensilvania y avergonzarse de nuevo.

Sin embargo, después de sentirse solo todas las Navidades y de no poder viajar debido a su avanzada edad, empezó a enviar invitaciones a Aaron con la esperanza de que fuera a verle, pero este nunca respondió, y la única vez que lo hizo, le envió una carta diciendo que estaba ocupado y que no podría ir.

Publicidad

6 MESES DESPUÉS DEL DÍA EN QUE GREGORIO SE DESMAYÓ

Gregorio abrió lentamente los ojos y echó un vistazo a su alrededor. Había un extraño silencio y un escalofrío a su alrededor.

De repente, notó que una enfermera entraba en la habitación, con los ojos llenos de emoción y asombro. "¡Doctor! ¡El Sr. Oliver está despierto! Ha recuperado la conciencia", gritó mientras salía corriendo de la habitación.

Pronto, un médico entró en la habitación, examinó los ojos de Gregorio y comprobó sus venas. "Es un milagro que se haya despertado, señor Oliver. Nos alegramos de que esté bien ahora".

Publicidad

Gregorio se levantó lentamente y preguntó: "¿Cuándo puedo ir a casa, doctor? Mi nieto habrá venido a verme. Le he preparado la cena. Preparé todos sus platos favoritos. Tengo que irme".

Doctor. | Foto: Pixabay

Publicidad

El doctor suspiró y tomó la mano de Gregorio entre las suyas. "Lleva usted seis meses en el hospital, señor Oliver. Ha sufrido un derrame cerebral. No hemos podido contactar con su familia, pero su nieto está aquí y está deseando verle".

"¿Qué?" Los ojos de Gregorio se abrieron de par en par. "¿Aaron está aquí?"

"Sí, señor Oliver. Le llamaré ahora mismo".

Cuando Aaron entró en la habitación de Gregorio, se quedó helado. Su nieto, que antes era un niño alegre y regordete, era ahora un hombre apuesto de 1,80 metros de altura, vestido de punta en blanco y con zapatos pulidos. Le acompañaba una mujer, la misma que Gregorio había visto en la puerta de su casa con un vestido de flores color rosa, seis meses antes.

Publicidad

"¡Abuelo, lo siento, abuelo!" Aaron lo abrazó y rompió a llorar. La mujer, Cintia, le consoló y sonrió a Gregorio. "Nos alegramos de que esté bien, señor Oliver. Aaron estaba muy preocupado por usted".

Ese día, tras el emotivo reencuentro, Aaron y Gregorio se sentaron a solas un rato cuando el chico le reveló toda la historia.

Resultó que Cintia y su marido, que eran los nuevos vecinos de Gregorio, habían venido a invitarle a la cena de Navidad la noche en que se desmayó. Descubrieron que estaba solo y que no tenía visitas en Navidad, así que pensaron en invitarle, y fue entonces cuando Gregorio se desmayó de repente. Preocupados, la pareja lo llevó al hospital, donde permaneció durante los últimos seis meses.

Publicidad

Aaron se preocupó por Gregorio cuando ese año no recibió ninguna invitación suya para Navidad. Era la primera vez en 20 años, así que voló a Miami para ver cómo estaba su abuelo, pero eso fue unos meses después de que Gregorio ingresara en el hospital.

Casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

Aaron estaba revisando todas las cartas que había recibido cuando de repente se dio cuenta de que faltaba la invitación de su abuelo. Esperó un tiempo a que la carta le llegara, pero pasaron meses y no lo hizo. Él había estado preocupado por su rutina diaria y se había olvidado por completo de ella. Un día, mientras limpiaba su habitación, volvió a encontrar las cartas y se dio cuenta de que la carta de Gregorio seguía sin aparecer.

Más tarde se enteró de que abuelo había enviado su carta de invitación, pero hubo un problema en la oficina de correos de la ciudad, y la carta nunca llegó a sus manos. Pero ya era demasiado tarde.

Aaron ya había llegado a Miami. Cuando llegó a la casa de Gregorio, la encontró destrozada, con el suelo de madera decadente, un mantel un poco polvoriento organizado con comida navideña y, lo más sorprendente, la puerta de la casa no estaba cerrada y su abuelo no aparecía por ninguna parte.

Publicidad

Miró alrededor de la casa, pero lo único que vio fue suciedad y telas de araña en la mayoría de los rincones, así como un viejo marco de fotos de él cuando era más joven.

A Aarón se le llenaron los ojos de lágrimas mientras iba de puerta en puerta preguntando por su abuelo, pero no supo nada hasta el día siguiente, cuando Leonardo, el marido de Cintia, lo descubrió durmiendo en la escalera frente a la casa de Gregorio y le contó todo.

Aaron, como un nieto obediente, visitaba a Gregorio cada semana cuando estaba en el hospital, y cuando no podía, Cintia y su marido le ayudaban a cuidarlo. Por suerte, estaba en el hospital cuando Gregorio recuperó la conciencia. La felicidad de Aaron no tuvo límites cuando vio a su abuelo ese día.

Publicidad

"¡Lamento no haberte visitado, abuelo! He sido un nieto terrible", admitió mientras limpiaba las lágrimas de su abuelo. "En cierto modo, menos mal que no me llegó tu invitación; si no, ¡nunca me habría dado cuenta de lo maleducado que fui al ignorarte todos estos años! Tenía muchas ganas de verte, pero lo fui posponiendo, pensando que lo haría la próxima vez".

"Está bien, Aaron. Estoy encantado de que hayas venido a verme. ¿Te unirás a mí para celebrar la Navidad este año?"

"¡Lo haré, abuelo! Celebraré todas las fiestas contigo. Además, ¡ya no te quedarás en la vieja casa! Te quedarás conmigo, ¡y eso es definitivo!".

Publicidad

Anciano. | Foto: Pixabay

Gregorio sonrió y abrazó a Aarón, agradeciendo a Dios que lo reuniera con su nieto. 

Más tarde, cuando Gregorio fue dado de alta, voló con Aaron a su casa y pasó la Navidad todos los años con él hasta que partió a su morada celestial.

Publicidad

Ahora Aaron visita la tumba de Gregorio con su hijo todos los años, llevándole un ramo de las flores favoritas de Gregorio y contándole historias sobre el maravilloso abuelo que era Gregorio. El pequeño Gregorio, que lleva el nombre de su bisabuelo, disfruta escuchando las historias.

"Seré como el bisabuelo Gregorio. Algún día seré un buen abuelo", suele decir, haciendo reír y llorar a todos con su inocencia.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que no hay que perder la esperanza en los momentos difíciles: Gregorio temía que su nieto Aaron nunca le visitara y muriera solo, pero nunca perdió la esperanza y le escribía todos los años. Al final, Dios le concedió su petición y vino a verle.

Publicidad

Las personas mayores necesitan cuidado, asistencia, y nunca hay que negarse a proporcionárselos: Gregorio vivía en una casa vieja, tenía mala salud y necesitaba ayuda, pero ni Aaron ni sus padres le tendieron la mano. El estrés acabó por afectarle y sufrió un derrame cerebral.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad