Médico llega a casa de señora por emergencia y se sorprende al ver su foto en la pared - Historia del día

Vanessa Guzmán
14 ene 2022
06:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un paramédico es llamado a la casa de una mujer para responder al llamado de su nieto y ve fotos de él cuando era niño colgadas en las paredes.

Publicidad

Ricardo Ovalles había dedicado su vida a ayudar a los demás, pero nunca imaginó que su vocación lo llevaría a la solución del mayor misterio de su vida: la muerte de su madre.

Su padre, Francisco Ovalles, le había dicho que su mamá, Blanca, había fallecido en un accidente automovilístico cuando él tenía dos años. El auto de la mujer se salió de control en una noche lluviosa, y cuando llegó la ayuda, ya era demasiado tarde.

Casa de ladrillos con amplio jardín. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ricardo se prometió a sí mismo que haría todo lo posible para que ningún otro niño pequeño se acurrucara en la cama llorando por su madre agarrando una bufanda que olía a ella. Iba a marcar la diferencia, por lo que se convirtió en paramédico, uno de los mejores.

No fue el trabajo más fácil. Ricardo pudo ver a personas en algunos de los peores momentos de sus vidas, los vio destrozados y sufriendo, pero saber que los estaba ayudando, salvando vidas, hizo que todo valiera la pena.

Una tarde, Ricardo y su compañero Bob recibieron una llamada de emergencia del despachador enviándolos a una dirección en un suburbio. Un niño pequeño había llamado al 911 diciendo que su abuela se había caído y no podía levantarse.

Publicidad

"Maldita sea", dijo Bob. "Otro resbalón y caída. ¡Esperemos que la dama no esté muy herida!".

"Sí", dijo Ricardo. "Imagina al pobre niño solo y llamando al 911..."

Bob encendió la sirena y se alejaron a toda velocidad hacia la dirección, siguiendo la ruta definida por su GPS a bordo. Diez minutos después, se detuvieron frente a una hermosa casa de ladrillos rojos con un jardín hermoso.

Estacionaron la ambulancia, se bajaron y tocaron el timbre. En cuestión de minutos, una pequeña voz al otro lado de la puerta dijo: "¿Es usted la policía?".

Ricardo respondió: "No, somos los paramédicos, hemos traído la ambulancia para ayudar a tu abuela". Hubo una breve pausa, luego el sonido de la puerta abriéndose.

Publicidad

Un niño que parecía tener unos cinco años abrió la puerta. "Por favor", dijo, "¡tienes que ayudar a mi abuelita!".

"Para eso estamos aquí", dijo Bob suavemente. "¿Cómo te llamas amigo?".

"Soy Eric. Mi abuela es la Sra. García", dijo muy serio. "Ella está en el salón. ¡Por favor, ayúdala!".

Ambulancias y paramédicos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Bob y Ricardo siguieron al pequeño Eric a través de la hermosa casa hasta un elegante salón. En medio del suelo yacía una mujer de cincuenta y tantos años. Estaba tumbada boca arriba y completamente pálida.

Ricardo se arrodilló a su lado inmediatamente. "Señora", dijo. "¿Puede escucharme?". La mujer abrió los ojos y lo miró. Ella asintió y trató de hablar. Ricardo comenzó a tomarle el pulso, mientras Bob la examinaba rápidamente.

Ricardo encendió una luz en los ojos de la mujer y se sintió aliviado al ver que sus pupilas respondían normalmente. "Señora García", dijo Ricardo suavemente. "¿Puede decirnos qué pasó?".

Publicidad

La mujer asintió y susurró: "Estaba parada en la silla... para cambiar una bombilla... pero me resbalé... Mi pierna... ¡Creo que me rompí la pierna!".

"Señora", dijo Bob. "La vamos a cargar en la camilla y la llevaremos al Hospital Estatal..."

"¡No!", gritó la señora García ansiosamente. "Por favor, tienen que llamar a mi hija. ¡Eric no puede quedarse aquí solo! ¡Hay una libreta de direcciones en el pasillo, su número está justo arriba!".

Bob se levantó y fue al pasillo a buscar el número de teléfono de la mamá de Eric, mientras Ricardo preparaba a la dama para el transporte. Luego miró hacia arriba y vio una foto de una mujer con un niño pequeño, una foto que conocía muy bien.

Publicidad

Era la última foto que se había tomado con su madre, ¡una foto que amaba! ¡Cómo había terminado esta foto en la casa García! La señora García gimió de dolor y Ricardo supo que tendría que dejar las preguntas para más tarde.

Durante todo el camino al hospital, Ricardo se sentó al lado de la Sra. García tomándola de la mano, mirándola a la cara. No se parecía en nada a la mujer de la foto, ¿verdad? El color era el mismo, y los ojos...

Fotos colgadas en una pared. | Foto: Pexels

Publicidad

En el hospital, los médicos determinaron que la Sra. García se había roto la pierna en tres lugares y que iba a necesitar cirugía, por lo que Ricardo decidió que regresaría en unos días y averiguaría quién era esta mujer.

¿Podría ser una pariente o una prima lejana de su madre? Su padre le había dicho que cuando su mamá falleció, él se mudó y perdió el contacto con la familia de Blanca.

Tres días después, Ricardo estaba junto a la cama de la Sra. García con un gran ramo de flores. La mujer estaba sentada en la cama y se veía mucho mejor. Ella sonrió cuando vio al paramédico, y esa sonrisa se conectó con su memoria.

Publicidad

"¡Hola!". La señora García lloró. "¡Qué sorpresa! ¿Llevas flores a todas las personas que rescatas?".

Ricardo estaba a punto de dar una respuesta simplista, pero luego cambió de opinión. "No", dijo en voz baja. "La razón por la que estoy aquí es porque quería preguntarte sobre una foto que tienes en tu casa. Una foto de un niño pequeño y su mamá".

La Sra. García se enderezó aún más. "¡Eso no es asunto tuyo! ¡Es privado, por favor vete!".

Ricardo negó con la cabeza. "No, lo siento, no puedo hacer eso. Verás, esa es una foto mía y de mi madre tomada unos días antes de que muriera y quiero saber por qué la tienes".

Publicidad

La Sra. García se puso muy pálida. "¿Tu madre?" Ella susurró. "¿Una foto de tu madre?".

"Sí", dijo Ricardo. "¡Tengo derecho a saber quién eres y dónde lo conseguiste!".

La mujer estaba temblando y sus ojos estaban llenos de lágrimas. "¿Ricky?" Ella susurró. "¿Eres tú?".

Ricardo sintió como si lo hubieran golpeado con un mazo. "¿Me conoces? ¿Cómo me conoces?".

"Oh bebé, soy yo, soy mami...", la Sra. García lloró y estiró los brazos.

Mujer en cama de hospital. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No", dijo Ricardo retrocediendo. "Mi madre está muerta, ha estado muerta durante 23 años... Mi padre..." Y luego el paramédico le dio la espalda a la Sra. García y salió corriendo de ese hospital.

Esa noche, fue a visitar a su padre. Francisco abrió la puerta con una sonrisa alegre. "¡Hola Ricardo!", exclamó. "¡Esta es una agradable sorpresa!".

Ricardo no tenía tiempo para charlar. "Papá, ¿por qué me dijiste que mamá estaba muerta?".

La boca de Francisco Ovalles se abrió y una mirada en blanco cayó sobre su rostro. "Tu mamá... ¡Tu mamá está muerta!"

"No, papá", dijo Ricardo. "No lo está. La vi hoy. Está viva y me reconoció. ¿Por qué me dijiste que estaba muerta?".

Publicidad

Francisco se sentó en su sofá y tapó su cara con sus manos. "Ella me iba a dejar, Ricky, te iba a llevar..." Levantó la cabeza y sus ojos brillaron con frialdad. "Así que te tomé primero".

"¿Me dejaste llorar por mi mamá, dejaste que un niño de dos años creyera que su madre estaba muerta?", dijo Ricardo con la respiración acelerada. Vio a Francisco tratar de levantarse, abrir la boca para poner excusas, pero simplemente le dio la espalda y se alejó.

Regresó al hospital y se detuvo junto a la cama de Blanca García. "Me dijo que estabas muerta", dijo, con lágrimas corriendo por su rostro. "No sabes cómo lloré por ti..."

Publicidad

Blanca estiró los brazos y esta vez Ricardo entró en su abrazo. "Yo también lloré por ti", susurró Blanca. "Nunca dejé de buscarte, incluso después de que me volví a casar y tuve a tu hermana, ¡nunca jamás te olvidé!".

Ricardo y Blanca se reencontraron por la más extraña de las coincidencias, o quizás fue otra cosa. Quizás las coincidencias son lo que las personas que no creen en los ángeles llaman milagros.

Hombre tapando su cara con su mano. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No importa el tiempo que pase, un corazón amoroso nunca olvida: Ricardo nunca olvidó a su madre, y cuando vio la foto en la pared de la Sra. García, estaba decidido a descubrir la verdad.

Separar a una madre de su bebé es la crueldad más oscura: Francisco se llevó a Ricardo para castigar a Blanca por dejarlo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad