logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer de 53 años da a luz gemelos: yerno nota su misma marca de nacimiento en ellos - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer da a luz mellizos a sus 53 años de edad. Pero las cosas toman un giro extraño cuando su yerno llega al hospital y nota una marca de nacimiento en los hombros de los bebés.

Publicidad

Cuando Bárbara Arteaga, de 53 años, se hizo la prueba de embarazo y mostró dos líneas, ¡no podía creer lo que veía! ¡Sí, estaba esperando un hijo!

El repentino aumento de peso y los cambios de humor no habían sido una coincidencia, pero cuando la mujer se dio cuenta ya era demasiado tarde. “¿Escucha los latidos del corazón, señora Arteaga?”, le preguntó el doctor Cardoso cuándo la mujer visitó el hospital.

Bebés mellizos recostados en uno del otro. | Foto: Shutterstock

Bebés mellizos recostados en uno del otro. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Bárbara estaba desconcertada. “¿Latidos del corazón?”.

“Sí. ¿No sabe que está embarazada de mellizos?”.

La mujer quedó en estado de shock cuando el médico dijo eso.

Ser madre es una de las experiencias más hermosas que puede tener una mujer, pero para Bárbara fue un shock porque, a su edad, ya era madre y abuela de dos hermosas niñas.

Lee más: Hombre ve a una joven embarazada que sale corriendo del supermercado llorando - Historia del día

“¿Podemos interrumpir el embarazo, doctor?”, preguntó la mujer, preocupada. “No quiero tener un hijo a esta edad”.

Publicidad

El médico le dirigió una mirada decepcionada. “Lo siento, señora Arteaga, pero me temo que es demasiado tarde. Veo algunas inconsistencias en su informe y creo que tendremos que internarla en el hospital por un tiempo. Presiento que tendrá un parto prematuro”.

“Por favor, doctor”, suplicó Bárbara, con los ojos llorosos. “¿No hay nada más que pueda hacer para evitar este embarazo? No creo que esté preparada para esto”.

“Lo siento señora, pero me temo que no puedo ayudarla. Como dije anteriormente, sus informes no son normales. Y si realizamos el aborto, estará poniendo su vida en peligro”.

Pantalla mostrando la imagen de una ecografía. | Foto: Pexels

Pantalla mostrando la imagen de una ecografía. | Foto: Pexels

Publicidad

Bárbara estaba devastada. Tenía miedo de lo que sucedería cuando su hija supiera que estaba embarazada, pero más que eso, temía cómo criaría sola a los niños.

Pero sabía que no podría ocultar el embarazo por mucho tiempo. Así que llamó a Melany ese día y le contó todo.

“¡Ay, mamá, vamos!”, Melany se echó a reír en la llamada. “¡No deberías estar contando esos chistes a tu edad!”.

“¡Lo digo en serio, cariño!”, Bárbara expresó su decepción. “¿Podrías revisar tu teléfono?”.

La mujer más joven sabía que su madre estaba saliendo con un hombre llamado Javier, quien había sido compañero de clase de ella. Habían ido a la misma escuela secundaria y universidad y se reencontraron en Facebook.

Publicidad

Él había invitado a salir a Bárbara y habían tenido algunas citas. Sin embargo, Melany no creía que su madre hablara en serio hasta que buscó su mensaje y leyó los informes de la ecografía. Demostró que en efecto estaba embarazada y que no estaba mintiendo.

Eso la dejó desconcertada. “¡Ay, Dios mío, mamá! ¡Esto es increíble! Pero, ¿qué has pensado al respecto?”.

“Realmente no quería continuar con el embarazo, cariño”, dijo Bárbara. “Pero no tengo otra opción. Los médicos dijeron que el aborto es demasiado riesgoso, así que tengo que seguir adelante”.

Mujer escribiendo a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Mujer escribiendo a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

“No te preocupes, mamá”, la tranquilizó la mujer más joven. “Si Dios te ha puesto en esta posición, él también te guiará. Siempre estaré ahí para ti”.

Bárbara lloró cuando su hija dijo eso. “Pero cariño, no quieres saber...”.

Antes de que Bárbara pudiera terminar, su Melany la interrumpió. “No necesito saber nada más, mamá. Simplemente no te estreses por nada. ¿De acuerdo?”.

“Pero, ¿qué pasará con José y los demás? Me juzgarán por estar embarazada a esta edad, y luego esos pobres niños tendrán que enfrentarse a la sociedad. Estoy muy preocupada, cariño”.

Publicidad

“¿Por qué te importa lo que piensen los demás, mamá? Eres consciente de cómo es la gente. Hoy hablarán de ti, pero mañana no te recordarán. En lo que respecta a José, es muy comprensivo. No te preocupes, hablaré con él”.

“Está bien, cariño. Gracias”, dijo Bárbara y luego colgó. Pero todavía estaba preocupada por lo que sucedería si se revelaba la verdad.

Melany, como una hija responsable, visitó y cuidó a su madre desde el momento en que supo que estaba embarazada.

José, el esposo de Melany, también la apoyó y la acompañó al hospital los fines de semana para cuidar a su suegra. Pero todo ese amor y apoyo se desvanecieron el día que nacieron los gemelos.

Publicidad
Mujer hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Mujer hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Cuando la enfermera llegó con los bebés, Melany y José notaron de inmediato las marcas de nacimiento en los hombros de los pequeños.

Publicidad

Melany estaba en shock, por decir lo menos, ¡y José no podía creer lo que veía! Él tenía la misma marca de nacimiento en el hombro.

“La marca de nacimiento... ¿Cómo es eso posible?”, lloró Melany. “¿Me fuiste infiel con mi madre?”.

“¿Qué? ¿Estás loca? ¡Nada de eso!”, explicó José.

“¡No me mientas! ¡Mira esas marcas de nacimiento! ¡No puedo creer esto! ¡Y mi mamá, ni ella me lo dijo!”, dijo la mujer mientras corría a la habitación de su madre. José se quedó sin palabras en este momento.

También había notado las marcas de nacimiento, pero no era el padre de los mellizos de Bárbara. “Escucha, Melany, por favor, cálmate. No es lo que piensas...”.

Publicidad

“¡No quiero escucharte, José!”, espetó la mujer. “¡Necesito hablar con mamá ahora mismo!”, dijo.

Bárbara, que acababa de despertarse después del parto, se quedó atónita al ver el rostro de su hija rojo, con lágrimas corriendo por sus mejillas. “Cariño, ¿estás bien?”, preguntó, preocupada.

Mujer vistiendo a un bebé recostado sobre una cama. | Foto: Pexels

Mujer vistiendo a un bebé recostado sobre una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Que si estoy bien? ¿En serio, mamá?”, Melany estaba furiosa. “No puedo creer que José y tú... Eso es repugnante, mamá. ¿Cuándo comenzaron a verse a mis espaldas?”.

“No mientas, vi las marcas de nacimiento en los hombros de los bebés. ¡José tiene la misma marca de nacimiento!”.

“Cariño, por favor, cálmate”, dijo Bárbara.

“¿Cómo puedo calmarme, mamá?”, Melany se echó a llorar una vez más. “¡Te apoyé durante tu embarazo, mamá! Tenía miedo de que José no me apoyara en esto, pero lo hizo. Y me sorprendió cuando lo hizo”.

“¿Estaba actuando de esa manera porque era el padre? Además, dijiste querías decirme algo sobre el embarazo cuando me llamaste ese día, pero te corté. ¡ME DIVORCIARÉ DE ESE HOMBRE! ¡NO QUIERO VER SU CARA!”.

Publicidad

José, que acababa de llegar después de Melany, trató de consolarla, pero la joven lo empujó y dijo que no quería escuchar nada.

Bárbara no pudo contener las lágrimas al ver a su hija en ese estado. La llamó a su lado y tomó su mano entre las suyas. “José, ven aquí también. Hay algo que ambos deben saber...”. La señora mayor comenzó y narró toda la historia.

Mujer angustiada con su mano sobre su frente. | Foto: Pexels

Mujer angustiada con su mano sobre su frente. | Foto: Pexels

Publicidad

Resultaba que el padre de los gemelos de Bárbara era el padre de José, el señor Andrés Gutiérrez. Hace unos meses, todos se juntaron en el rancho de Andrés, donde él y ella se emborracharon y se pusieron un poco románticos.

Bárbara estaba aterrorizada de admitir la verdad, pero aún más de que su hija perdiera a su familia. Como resultado, se había guardado la verdad para sí misma y nunca la había revelado.

“El padre de José también tiene la misma marca de nacimiento, cariño”, agregó Bárbara. “Si no me crees, pregúntale a tu esposo”.

Lee también: Hombre demanda a su esposa por tener "hijos feos" - Historia del día

Publicidad

Melany miró a José, quien asintió con la cabeza. “Tiene razón, Mel. Mi padre y mi abuelo comparten la misma marca de nacimiento”.

“Creo que debería haberles dicho todo antes, chicos. Lo siento”, se echó a llorar Bárbara.

Habiendo escuchado toda la historia de su madre, Melany se dio cuenta de que se había equivocado al sacar conclusiones precipitadas y se disculpó con Bárbara y con su esposo.

“Lamento todo el caos que creé. Debería haberles dado la oportunidad de explicarse. Pero mamá…”, dijo, girándose hacia Bárbara. “Creo que deberías contárselo al señor Gutiérrez”.

Publicidad
Mujer mayor con rostro preocupado mirando hacia abajo. | Foto: Pexels

Mujer mayor con rostro preocupado mirando hacia abajo. | Foto: Pexels

“Sí, señora Arteaga”, añadió José. “Papá tiene derecho a saber. Además, los niños también son su responsabilidad. Creo que debería decírselo”.

Publicidad

Bárbara no estaba segura, pero llamó a Andrés y le contó todo. La noticia lo tomó por sorpresa, pero decidió hacerse responsable de los niños.

A las pocas horas de la llamada, visitó a Bárbara en el hospital con un ramo de flores y le propuso matrimonio de rodillas de la manera más romántica.

La señora mayor se sonrojó y asintió con la cabeza. Unos meses después, los dos se casaron en una iglesia en una ceremonia familiar íntima y ahora son una gran familia feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No llegues a conclusiones antes de tiempo. Si Melany hubiera tenido un poco de paciencia y hubiera escuchado a José y a su madre, no habría creado un caos.

Publicidad

No huyas de tus responsabilidades. El señor Gutiérrez no huyó de sus responsabilidades y accedió a cuidar de los mellizos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre conoce a un niño el día de su boda y queda en shock cuando descubre su identidad - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer echa a su hija embarazada: años después se entera de que su nieta es huérfana - Historia del día

20 de mayo de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Mujer se divorcia de quien fue su marido por 36 años después de que su hijo se entera de que tiene un hermano - Historia del día

27 de abril de 2022

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

25 de abril de 2022