logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pasajeros de bus arremeten contra niño que no cedió asiento a anciana: el chofer lo defiende - Historia del día

Todos en el autobús le gritaban a un niño que se negaba a ceder su asiento a una anciana. Sin embargo, las quejas se desvanecieron unos minutos después de que el conductor del autobús defendiera al joven.

Publicidad

Era una mañana fría cuando un enjambre de personas subió al autobús de Tadeo. Él era un hombre gordito y jovial de unos cuarenta años.

Siempre saludaba a sus pasajeros con una sonrisa cada mañana que subían a su autobús, pero ese día había sido diferente.

Debido al mal clima, casi todos en la parada de autobús se habían apresurado a entrar para evitar el frío. Eso hizo que el autobús estuviera más lleno que nunca.

Cuando Tadeo miró por el espejo retrovisor, pudo ver lo incómodo que era para algunos pasajeros. Sus cuerpos se rozaban entre sí, y los que no consiguieron un asiento hacían una mueca severa a los que sí.

Publicidad

Tadeo condujo un poco más rápido para salvar a los pasajeros de la incomodidad de viajar de manera inconveniente y, después de 20 minutos, llegó a su primera parada del día.

Autobús estacionado en una parada. | Foto: Pexels

Autobús estacionado en una parada. | Foto: Pexels

Publicidad

Lee más: Chofer encuentra a una niña en el asiento trasero de su taxi - Historia del día

Cuando desembarcaron algunos pasajeros, el autobús, aunque todavía estaba lleno, parecía tener más espacio. El conductor respiró aliviado y continuó su camino hacia la siguiente parada del día, con la esperanza de llegar antes.

Sin embargo, se sorprendió al escuchar a los pasajeros discutir.

“¡¿Qué les pasa a los niños de ahora?! ¿Cómo pueden ser tan mal educados?”, se quejó un hombre en voz alta.

Tadeo inmediatamente miró por el espejo retrovisor, pero como había tantos pasajeros, no pudo darse cuenta de quién había expresado su descontento.

Publicidad

Inicialmente ignoró la queja, pensando que era solo un murmullo pasajero causado por el hacinamiento, y continuó conduciendo.

Pero en ese momento, escuchó otra voz, esta vez de una mujer.

“¡Me pregunto cómo lo crio su madre!”, agregó una mujer. "¿No se da cuenta de que la pobre dama está en problemas? ¡Ha estado de pie durante mucho tiempo!”.

En este punto, cuando el conductor miró por el retrovisor, notó a una mujer, probablemente de unos veinte años de pie junto a una mujer mayor y lanzando una mirada severa al asiento de la ventana.

Tadeo no podía ver a quién estaba mirando porque su mirada estaba fija en el camino.

Publicidad

Sin embargo, cuando volvió a mirar a través del retrovisor, notó que ella le estaba gritando a Jonathan, el niño de 10 años que era un pasajero frecuente en su autobús.

El chico estaba sentado en silencio en su asiento, con los ojos muy abiertos, mirando fijamente a los que se burlaban de él. Pero no pronunciaba ni una palabra, y eso irritó aún más a los pasajeros.

Varias personas en un autobús con mascarillas sobre sus rostros. | Foto: Pexels

Varias personas en un autobús con mascarillas sobre sus rostros. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡¿Qué te pasa?!”, la mujer volvió a hablar. “¿No tienes modales?”.

“Cierto”, agregó un hombre. "Odio que estos niños ni siquiera tengan simpatía por las personas mayores. ¡Qué niño tan descortés! ¡Esta anciana ha estado parada aquí durante mucho tiempo, pero solo miren a ese mocoso antipático!"

“¡Estás absolutamente en lo correcto!”, añadió un hombre a su lado. “Hoy en día los padres dan demasiada libertad a sus hijos y ni siquiera les enseñan cómo comportarse con los ancianos”.

“Bueno”, la mujer mayor finalmente habló. “¡Me sorprende que él escuche todo y actúe como si no entendiera nada!”.

Publicidad

“¡Qué niño más desvergonzado!”, agregó la mujer. “¡Si yo fuera su madre, le enseñaría a tratar a los ancianos!”.

A medida que Tadeo conducía más lejos, estas quejas seguían y seguían. Algunos se burlaban de Jonathan por ser grosero, mientras que otros cuestionaban su educación.

Pero a pesar de los insultos, el joven no pronunciaba palabra. Estaba sentado en silencio en su asiento, intimidado por los pasajeros y mirándolos.

Un niño con rostro serio y varios libros en sus manos. | Foto: Pexels

Un niño con rostro serio y varios libros en sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

En un momento, Tadeo se hartó tanto de la voz de los pasajeros que ridiculizaban al niño que tuvo que frenar y detenerse abruptamente.

Cuando el vehículo se detuvo, experimentó una sacudida repentina, que paró temporalmente las quejas de los pasajeros y las dirigió al conductor.

“¿Qué sucede contigo?”, un hombre lo atacó. “¿Quieres matarnos a todos? ¿No puedes conducir correctamente?”.

“¡Es un día muy extraño! ¡Lo juro!”, agregó una mujer. “En primer lugar, el autobús está lleno de gente y luego todo esto...”.

“Pero no es mi culpa”, interrumpió Tadeo, reiniciando el autobús. “Han estado discutiendo tan fuerte que no puedo concentrarme en conducir. ¿Y por qué le están gritando a ese niño para que ceda su asiento? Tal vez podrían ser un poco más comprensivos con él”.

Publicidad

“No tienes que defenderlo por sus fechorías”, continuó la mujer mayor. “Debido a personas como tú, seguirá siendo arrogante como es”.

“Pero, señora...”.

La mujer mayor interrumpió a Tadeo antes de que pudiera terminar. “Mantén tus ojos en el camino. Como mínimo, aprende a hacer tu trabajo correctamente”.

Una mujer mayor posando de perfil. | Foto: Pexels

Una mujer mayor posando de perfil. | Foto: Pexels

Publicidad

“Estoy cumpliendo con mi deber, señora”, le respondió el conductor. “¡Tal vez podría cumplir el suyo también! No puede juzgar al chico si no conoce toda su historia”.

La mujer mayor había perdido la calma en este punto. “Te diré algo, ¡detén el autobús ahora mismo! Me iré si este chico no se baja del autobús”.

Tadeo no dijo nada en respuesta a la queja de la mujer mayor. Continuó conduciendo hasta que llegó a la segunda parada. Allí, el hombre se levantó lentamente de su asiento, sacó un par de muletas del compartimiento de pasajeros y se dirigió al asiento de Jonathan.

Lee también: Conductor de autobús echa a una pobre mujer con un niño lloroso al frío extremo - Historia del día

Publicidad

Le sonrió al niño y le indicó que había llegado a su parada en lenguaje de señas. Jonathan le devolvió la sonrisa e hizo un gesto de agradecimiento. Luego salió del autobús usando las muletas.

Tadeo se giró hacia la mujer mayor después de que el niño se fue y le contó toda la historia.

“Ese niño es mudo y cojea, señora. Su madre es madre soltera. El niño viaja en mi autobús casi todos los días. Lo conozco bien”.

Un conductor de autobús mirando hacia la carretera. | Foto: Unsplash

Un conductor de autobús mirando hacia la carretera. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de que el conductor dijera la verdad sobre el chico, todos los pasajeros guardaron silencio. “¡Oh querido!”, la mujer mayor respiró profundo.

“Lo siento mucho. No tenía idea de que ese chico era mudo. ¿Sabes dónde vive su madre?”, le preguntó a Tadeo. “Me gustaría disculparme con ella”.

“Claro, señora. Y la próxima vez, por favor, no juzgue a alguien así. Espero que los demás también lo entiendan”, dijo Tadeo mientras le entregaba a la mujer una nota que contenía la dirección de Jonathan.

La mujer mayor, cuyo nombre era Felicia Santana, visitó a Jonathan y a su madre al día siguiente. Entonces se enteró de que estaban viviendo una vida miserable en una cabaña de dos habitaciones en ruinas en un barrio turbio de la ciudad.

Publicidad

También resultó que la mujer había huido de su esposo abusivo y no tenía suficiente dinero para el tratamiento de su hijo. Los médicos habían dicho que Jonathan podía volver a caminar con normalidad, pero que requeriría una cirugía costosa.

Felicia, que solía ser cirujana, se puso en contacto con algunos de sus amigos médicos y programó una cita para el niño. También abrió una página de GoFundMe para ayudar financieramente a la madre y a su hijo.

Una mujer agachada junto a su hijo. | Foto: Pexels

Una mujer agachada junto a su hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

Gracias a su ayuda, Jonathan fue tratado en un buen hospital. Su madre, Ana, le agradeció varias veces por ser una salvadora en sus vidas al ayudar a su hijo y hacer arreglos para que ella trabajara como conserje en un hospital.

Sin embargo, Ana todavía no sabía qué había pasado entre Jonathan y Felicia en el autobús. Cuando la madre le preguntó a la anciana qué la había llevado a ayudarlos, esta simplemente le dijo que había conocido a Jonathan en el autobús.

Le contó que había aprendido su historia del conductor. Eso la había motivado a ayudar al niño. Pero lo cierto era que Felicia se había sentido terrible por haber juzgado al chico, así que decidió ayudarlo.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Aprende a aceptar tus errores y a corregirlos. Felicia se dio cuenta de que se había equivocado al juzgar a Jonathan y corrigió su error ayudándolo a él y a su madre.

No te apresures a sacar conclusiones. Felicia y otros pasajeros del autobús juzgaron a Jonathan sin saber toda su historia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Pasajeros furiosos porque el chofer del bus cambió la ruta para llevar a un anciano al hospital - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Chofer de bus escolar nota que chicos se burlan de niño pobre: un día el niño no se baja en la última parada - Historia del día

24 de abril de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Pasajeros de primera clase se burlan de una señora, y al final el piloto le dedica unas palabras - Historia del día

27 de enero de 2022

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Chofer de bus echa a niña que no puede pagar el boleto: la vuelve a ver cuando llega a casa - Historia del día

30 de marzo de 2022

Señora no deja que nadie pase a su casa: un vecino entra después de su muerte - Historia del día

05 de abril de 2022

Taxista se pierde el cumpleaños de su hija por rescatar a una señora y luego encuentra un viejo cofre en su asiento trasero - Historia del día

30 de enero de 2022

Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

27 de febrero de 2022

Hombre rico lleva a mujer pobre con bebé a su casa: ella reconoce a la madre de él de su pasado - Historia del día

26 de marzo de 2022

Tras la muerte de su esposo, azafata se encuentra en el avión con un hombre que es idéntico a él - Historia del día

01 de marzo de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Millonario se burla de pobre mujer con sobrepeso en avión hasta que oye la voz del capitán hablándole a ella - Historia del día

12 de febrero de 2022

Anciana visita la tumba de su esposo y ve a dos niños pequeños parados allí - Historia del día

26 de abril de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited