Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer joven se muda a una casa vieja y allí conoce a unos niños solitarios - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 ene 2022
19:50
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una mujer joven deja su apartamento para instalarse en una casa antigua donde conoce a dos niños solitarios y a su madre enferma. El encuentro cambió la vida de ambos.

Publicidad

"Elizabeth Jiménez, debes abandonar este apartamento dentro de una semana o te arriesgas a un desalojo forzoso". Eso fue lo que estaba escrito en la nota que su arrendador deslizó debajo de su puerta una mañana.

Elizabeth supo lo que era en el momento en que lo vio. Fue otro claro recordatorio de que estaba atrasada en el pago de la renta por otro mes y que el arrendador ya no iba a esperar más.

Casa vieja. | Foto: Shutterstock

Publicidad

A pesar de saber que le llegaría la nota de desalojo, se puso triste. No tenía adónde mudarse, ni familia que acudiera en su ayuda.

Sobre todo, no tenía dinero ahorrado que le permitiera pagar el alquiler de una nueva vivienda con urgencia. En este punto, Elizabeth estaba desesperada.

Salió todo el día en busca de una vivienda barata que pudiera costear, pero no encontró ninguna. El tiempo pasó rápidamente y, antes de que se diera cuenta, solo quedaba un día antes de que la echaran.

La mujer regresaba de otra búsqueda fallida de casa cuando vio una billetera en el suelo. Estaba en el pasillo que conducía a su habitación y a otras cuatro, por lo que sospechó que debía pertenecer a uno de sus vecinos.

Publicidad

No había nadie más alrededor, y la idea de robar la billetera se le vino a mente. Elizabeth la abrió rápidamente para ver a quién pertenecía y si había objetos de valor.

Contenía documentos a nombre de su vecino, Tomás Contreras y varios billetes de $100 que a Elizabeth le parecieron muy atractivos.

Sin embargo, a pesar de que necesitaba dinero desesperadamente, Elizabeth decidió devolver la billetera. Cada paso que daba, tenía que reprimir el impulso de simplemente tomar el efectivo que había dentro y desechar la cartera.

Pero tan pronto como el hombre que creía que era el dueño abrió la puerta, los pensamientos se desvanecieron y ella le presentó la billetera intacta.

Publicidad

"Creo que se te cayó esto", dijo tímidamente, luego se dio la vuelta para alejarse.

Lee también: Hombre abandona a su familia: 20 años después, hija ve a mendigo y reconoce a su padre - Historia del día

"Estoy muy agradecido, Elizabeth, si pudieras dedicarme un poco de su tiempo, creo que podría ayudarte con su situación actual", dijo Tomás.

Billetera. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué?", preguntó, confundida.

"Sé que el Sr. Martín quiere desalojarte porque no puedes pagar el alquiler. Si no te importa, conozco un lugar donde podrías quedarte mientras buscas una vivienda permanente".

"¿Por qué harías eso por mí?", preguntó sorprendida.

"Bueno, otra persona habría tomado el dinero y dejado la billetera, pero tuviste la decencia de devolverla intacta. Esta es mi forma de decir gracias".

Tomás le dijo a Elizabeth que había una casa antigua que acogía a personas como ella. "No es mucho, pero es limpia y segura", dijo.

Publicidad

Elizabeth no podía creer su suerte y su ánimo se levantó visiblemente con la noticia. Con la esperanza de hacer más por la honesta mujer, Tomás decidió ayudarla a conseguir un trabajo en el café de un amigo.

"Él necesita una persona que lo ayude con el mantenimiento y te pagará bien si eres diligente con tu trabajo", explicó Tomás.

Elizabeth no tenía otra opción, así que accedió a que la ayudara a conseguir el trabajo. "Muchas gracias por todo", manifestó mientras se despedía.

A la mañana siguiente, Elizabeth empacó sus escasas pertenencias y se dirigió a la casa descrita por Tomás.

Publicidad

Era un albergue privado que acogía a la gente solo a través de invitaciones. Así evitaban el hacinamiento.

Dos personas conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

Como Tomás no le advirtió que había más inquilinos en la casa, no estaba preparada para la cantidad de personas que conoció. Sin embargo, también sabía que los mendigos no podían elegir.

En su primer día en el refugio, conoció a un adolescente llamado Alberto y a su hermana pequeña Gianny en la cocina. Los dos chicos siempre estaban solos y se encariñaron rápidamente con ella, y muchos más, después de compartir sus barras de chocolate con ambos.

Los niños le dijeron a Elizabeth que Tomás había sido quien les había mostrado el refugio privado y les dijo que podían quedarse por un tiempo. "Pero no para siempre", dijo Gianny.

Publicidad

"Porque otros no podrán entrar si todos se quedan aquí para siempre", terminó Alberto.

"¿Adónde irán cuando se vayan de aquí?", les preguntó Elizabeth.

"Depende de nuestra mami", dijeron en coro.

"¿Tu madre está aquí?".

Elizabeth inicialmente pensó que los niños estaban solos, pero luego revelaron que su mamá estaba en una habitación que compartían. La mujer estaba muy enferma y necesitaba una cirugía costosa, pero su familia no podía pagarla. La historia entristeció a Elizabeth.

Casa vieja de ladrillos. | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, Elizabeth visitó el café que Tomás le dijo que necesitaba servicios de limpieza. Allí conoció al Sr. Ovalles, el dueño del café.

Él le asignó algunas tareas y ella notó que el hombre la observaba con interés. Más tarde ese día, después de que cerró el café, reunió a los trabajadores y entregó los cheques de los pagos correspondientes.

Elizabeth también obtuvo su pago, a pesar de que era su primer día de trabajo. Recibió mucho más dinero del que debería haber recibido y, como temía que fuera un error, fue a la oficina del Sr. Ovalles.

"Creo que hubo algún tipo de error. Incluso si voy a recibir un cheque de pago por el único día de trabajo que hice hoy, no debería ser tanto", dijo.

Publicidad

Ovalles, de 67 años, le dijo que no había ningún error.

"Tomás me contó por lo que estás pasando, así que decidí ayudarte pagando tu salario por adelantado. Me recuerdas mucho a mi hija que se escapó con su novio hace muchos años".

"Debes extrañarla", dijo Elizabeth, sintiendo simpatía por el hombre.

"Sí", dijo con tristeza. "También me arrepiento de cómo resultó todo y espero que algún día pueda volver a verla a ella y a mis nietos... si están vivos".

El Sr. Ovalles y Elizabeth hablaron un rato sobre la vida. Ella mencionó a los niños que conoció en su nuevo hogar. El dueño del café prometió ayudar pagando la cirugía de su madre. Elizabeth se ofreció a donar la mitad de su salario para colaborar con los gastos médicos, pero su jefe se opuso.

Publicidad

Anuncio luminoso. | Foto: Pexels

"Tienes un buen corazón, Elizabeth, pero no te preocupes, yo me encargo", le dijo suavemente.

"Pero usted no los conoce, señor, ¿por qué haría tal cosa por los extraños?", preguntó la mujer.

Publicidad

"Porque puedo", fue todo lo que dijo.

En los días que siguieron, Elizabeth averiguó cuánto dinero se requería para la operación mientras que el Sr. Ovalles le confiaba el monto total y se lo entregaba a la familia.

La operación fue un éxito y, tras su recuperación, la madre de Alberto y Gianny decidió agradecer a su benefactor por la ayuda. Así que, tan pronto como pudo, Elizabeth la llevó a conocer al hombre que hizo posible el tratamiento.

Cuando llegaron a la oficina del Sr. Ovalles, la mujer se quedó helada. Elizabeth se preocupó, pensando que era un problema médico, pero luego notó que el hombre benévolo tampoco se movía.

Publicidad

Era porque estaba mirando nada menos que a su hija, a quien no había visto en casi dos décadas. "¿Doris, eres tú?", preguntó entre lágrimas. Ella simplemente asintió y antes de que Elizabeth se diera cuenta, padre e hija se estaban abrazando y llorando de alegría.

"Lo siento mucho, papá", lloró Doris mientras lo abrazaba.

Admitió que no debió huir de su casa porque su novio resultó ser un alcohólico que solo le robaba dinero. También le contó sobre el nacimiento de sus dos hijos y cómo perseveró gracias a ellos. Pero cuando se enfermó, el hombre los dejó diciendo que esa no era la vida que quería.

"Lo siento mucho, estaba tan avergonzada, que incluso no quería pedir ayuda. Por eso tuve que vivir en las calles".

Publicidad

"Está bien, me alegro de que hayas regresado a mí", dijo.

Lee también: Llamé a la policía por un mendigo que resultó ser alguien que yo conocía - Historia del día

El Sr. Ovalles agradeció a Elizabeth y, como recompensa por reunirlo con su hija, decidió enseñarle todo sobre el negocio del café y, poco después, fue ascendida al puesto de gerente. A partir de entonces, ella pudo mudarse a una buena vivienda y cubrir con sus necesidades e incluso algunos lujos.

Médicos haciendo una cirugía. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos con esta historia?

Hacer el bien es recompensado: El Sr. Ovalles no tenía que ayudar a Elizabeth, pero lo hizo, y ella, sin darse cuenta, se convirtió en la persona que lo ayudó a reunirse con su hija perdida.

Nunca te avergüences de pedir perdón: Doris podría haber regresado con su padre y suplicarle que la perdonara, pero estaba demasiado avergonzada. Por eso se sometió a dificultades, pensando que era lo que se merecía. Al final, el destino jugó a su favor y ella pudo encontrar el perdón.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad