logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

Georgimar Coronil
04 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una joven mesera de un restaurante reconoció a un indigente por sus viejas botas de vaquero rotas. Desde entonces empezó a darle comida gratis.

Publicidad

Janeth Álvarez se estaba cansando de que todos los indigentes borrachos aparecieran durante el turno de la noche tratando de conseguir una comida gratis o una taza de café caliente. "¡La culpa es de los camioneros! No paran de llevar a estos vagabundos", pensó, "¡pero yo tengo que aguantarlos!".

Janeth puso la expresión más antipática posible cuando un hombre con un abrigo sucio se acercó a ella. "¿Qué quiere?", preguntó con brusquedad, pero entonces miró hacia abajo, vio sus pies y todo cambió.

Indigente en la calle. | Foto: Shutterstock

Indigente en la calle. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre llevaba unas viejas botas de vaquero de piel de anguila rotas y ella conocía ese calzado. No había otro par igual en todo el mundo. Se las habían hecho a medida a su padre hacía quince años, cuando creía que iba a ser una estrella de la música.

El papá de Janeth, Juan Álvarez, había sido cantante y compositor. Se había alegrado mucho cuando su primera canción fue grabada por un pequeño sello disquero y empezó a tener mucha difusión.

De repente, la tonada de Juan titulada "Mi pequeña sonríe", que había escrito para Janeth, cuando tenía 8 años, estaba en las listas de éxitos. Gracias a ello, le invitaban a participar en programas de música y le contrataban para giras.

Publicidad

Juan estaba seguro de que la fama estaba a punto de llegar, así que cuando cobró su primer cheque por derechos de autor, se hizo con un par de hermosas botas de vaquero de piel de anguila. Janeth recordaba que le gustaban más que nada.

Lee más: Meses después de ayudar a hombre sin hogar que perdió la memoria, mesera se hace millonaria - Historia del día

Llevaba puesto ese calzado cuando, un año después, abandonó a Janeth y a su madre para irse con su corista. La madre de Janeth se divorció, mientras que Juan se casó con la corista y adoptó a sus dos hijos.

"¿Y tú?", preguntó amargamente la madre de Janeth, "¡Su propia carne y sangre! No te da ni un céntimo".

Publicidad

Pero los buenos tiempos de Juan duraron poco. Su segundo álbum fue un fracaso, al igual que el tercero. La última vez que Janeth se supo de él, Juan había estado trabajando como músico de sesión, tratando de vender sus canciones.

Ahora, frente a ella había un indigente que llevaba las preciadas botas de Juan, las que había jurado que se llevaría a la tumba. ¿Podría ser esta ruina de hombre el padre que ella había adorado una vez?

Botas de vaquero. | Foto: Unsplash

Botas de vaquero. | Foto: Unsplash

Publicidad

Janeth miró la cara del sujeto. Seguramente era demasiado viejo. Aquel tipo parecía mayor de lo que debería ser su padre. Su rostro estaba marcado por fuertes líneas de expresión que reflejaban dolor y arrepentimiento, dos surcos profundos le delineaban la boca por las comisuras.

¿Dónde estaba esa boca siempre sonriente que recordaba de su infancia? El rostro de este hombre estaba oculto por la barba de varios días, desaliñada y descuidada.

Janeth volvió a mirar las botas y luego los ojos del sujeto. "Parece que has recorrido un largo camino, amigo mío", dijo suavemente. "Apuesto a que te vendría bien un poco de comida caliente ahora mismo".

Publicidad

El hombre la miró con los ojos más tristes. "Señorita, no tengo dinero para pagar la comida", dijo con tranquila dignidad, "solo podía agradecerle lo que me diera".

Lee más: Indigente encuentra un libro en la basura y un viejo sobre con una foto cae desde dentro - Historia del día

Janeth llevó al hombre a una mesa en la esquina y lo sentó. "¿Qué te parece una hamburguesa con papas fritas con toda la guarnición, un poco de tarta de manzana y todo el café que puedas beber?".

"Gracias, señorita", dijo el hombre. "Es usted un ángel. Que Dios la bendiga".

Janeth hizo el pedido para el hombre con el cocinero y anotó su comida en su cuenta. "Janeth", dijo el gerente, asombrado. "¿Realmente estás comprando una comida para ese hombre? ¡Siempre pones a esta gente a correr más rápido que un rayo!".

Publicidad

"Lo sé", dijo Janeth, "pero tengo la sensación de que conozco a este sujeto". El indigente se comió toda la comida que Janeth le puso delante y le dio las gracias. Por supuesto, a la noche siguiente estaba de vuelta.

Indigente. | Foto: Unsplash

Indigente. | Foto: Unsplash

Publicidad

Esta vez estaba limpio y tenía mucho mejor aspecto, pero seguía sin dinero. Una vez más Janeth le sirvió una comida gratis. El hombre se convirtió en un asiduo y nadie preguntó nunca por qué Janeth seguía dándole de comer... pero él lo hizo.

Una noche, después de haber cenado, el vagabundo le tendió la mano a Janeth. "Por favor", le dijo. "Quédate y habla conmigo. Tengo algo que preguntarte".

Janeth dudó y se sentó frente al hombre. "¿Qué es lo que quieres saber?", preguntó.

"¿Por qué eres tan amable y tan generosa conmigo?", preguntó.

Lee más: Indigente encuentra bebé recién nacida abandonada en callejón desierto, y años después se reencuentran - Historia del día

Publicidad

Janeth negó con la cabeza y apartó la mirada del arruinado rostro de su padre. "¿No sabes por qué?", preguntó.

"No", dijo el hombre en voz baja, "pero tengo la sensación de que te conozco de alguna parte".

"Lo sabes", dijo Janeth, y la amargura brotó en su corazón. "Soy la hija que abandonaste cuando pensaste que ibas a ser la próxima gran estrella de la música. ¿No me reconoces, papá?".

Los ojos del hombre se abrieron de par en par. "¿Jan?", susurró. "¡Oh, Jan! Eres tú!", enterró la cabeza entre las manos y empezó a sollozar como si se le fuera a romper el corazón.

Publicidad
Mesera. | Foto: Unsplash

Mesera. | Foto: Unsplash

"Sí, soy yo", dijo Janeth. "Y adivina qué, papá, nunca te he importado un bledo, pero de alguna manera no puedo darte la espalda, ¡así que supongo que eso me convierte en una tonta!".

Publicidad

"No", sollozó el hombre. "¡Eso te convierte en una buena mujer, como tu madre, no en un débil como yo!" Y Juan le contó a Janeth cómo su segunda esposa le había animado a beber más y más, e incluso le había introducido en las drogas, todo ello mientras gastaba el dinero que ganaba con su música.

Cuando el dinero dejó de fluir, la mujer hizo las maletas y se marchó con sus hijos, y Juan estaba demasiado hundido en el alcohol y las drogas como para preocuparse. Había caído más y más profundo hasta que acabó en la calle.

"¿Cómo me has reconocido, Jan?", preguntó. "¿Cuándo ni siquiera me reconozco a mí mismo?"

Janeth sonrió. "Reconocí tus elegantes botas, por supuesto".

Publicidad

Esa noche, Janeth y Juan dejaron atrás el pasado. Él se fue a vivir con ella, con su ayuda se unió a AA y dejó de beber. Incluso consiguió una vieja guitarra y empezó a escribir música de nuevo.

Quién sabe, tal vez un día de estos escriba otra canción en honor a su hija y sea un gran éxito.

Hombre tocando guitarra. | Foto: Unsplash

Hombre tocando guitarra. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que nunca podemos dar la espalda a las personas que queremos, independientemente de lo que hayan hecho: Aunque el padre de Janeth la defraudó, ella no podía permitir que muriera de hambre.

El perdón es un regalo que cura a quien lo da: Al perdonar a su padre, Janeth curó su propio dolor y su propio corazón.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022

Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

22 de mayo de 2022

Esposa se desconcierta cuando su marido corre al basurero y abraza a indigente sucio con lágrimas en los ojos - Historia del día

23 de mayo de 2022

Mujer rica le pide a indigente que bote un colchón viejo: él lo voltea y ve cremallera pequeña - Historia del día

03 de abril de 2022