logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico brinda refugio a anciana con bebé en brazos y se emociona al descubrir el colgante que lleva - Historia del día

Georgimar Coronil
22 feb 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre rico ofrece impulsivamente refugio a una anciana sin hogar y a su nieta pequeña. Se sorprende al reconocer el colgante que lleva.

Publicidad

¿Crees en los milagros? Deberías, porque están a nuestro alrededor y ocurren todos los días. Algunos son pequeños y silenciosos, por lo que ni siquiera los notas, otros se disfrazan de coincidencias.

Juan Gómez cree en los milagros porque fue testigo de uno. Este transformó su solitaria vida y le trajo todo lo que había pedido.

Colgante. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Juan creció en un orfanato tras ser abandonado en la puerta de una farmacia abierta las 24 horas del día en una pequeña ciudad. Estaba cuidadosamente envuelto en una suave manta azul de bebé y alrededor de su cuello tenía un bonito colgante.

Cuando lo abrieron, encontraron una nota que decía: "Por favor, cuiden de mi bebé. No quiero que sufra. Se llama Juan". El mensaje estaba firmado por "Teresa". Juan fue entregado a los Servicios Sociales y lo ubicaron en una casa de acogida.

Al cabo de unos años, lo trasladaron a un orfanato, pero mientras muchos otros niños eran elegidos para ser adoptados, de alguna manera Juan nunca era escogido por las parejas que venían en busca de un niño al que amar.

Publicidad

Juan se sentaba en un rincón, apretando su colgante entre las manos, y recitaba la nota: "Por favor, cuiden de mi bebé. No quiero que sufra. Se llama Juan".

Lee más: Hombre rico echa a su hija malcriada, un año después encuentra un bebé en la puerta con una nota - Historia del día

Susurraba para sí mismo: "¡Mi madre me quería, me puso un nombre y quería que estuviera a salvo!". Ese medallón y esa creencia le permitieron superar algunos días oscuros. E incluso, después de ser un hombre adulto y con éxito, nunca se lo quitó.

Un día, Juan estaba almorzando en un prestigioso restaurante cuando se fijó en una mujer acurrucada contra la ventana tratando de resguardarse de la nieve, junto con la bebé que llevaba en brazos.

Publicidad

Juan pidió rápidamente la cuenta, se acomodó y salió. Se acercó a la dama y le tocó suavemente el hombro. Al hacerlo, ella se dio la vuelta, levantando los ojos asustados hacia su cara.

Era mayor de lo que él pensaba, claramente demasiado mayor para ser la madre de la bebé. Su rostro estaba marcado con líneas de sufrimiento y una cicatriz destacaba en el lado izquierdo de su frente. "Por favor", susurró. "Solo quiero que el bebé se caliente".

Mujer llorando. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Está bien", le dijo Juan suavemente. "Estoy aquí para ayudar". Se estremeció ante la incredulidad de sus ojos. Llamó a su ama de llaves, la señora Méndez, y le dijo que preparara provisiones para una bebé y una comida caliente para la mujer. Luego, llamó a su chofer.

Juan convenció a la mujer para que subiera a su coche. "La bebé estará caliente", le dijo. "Quiero ayudarte de verdad". Durante el trayecto hasta su casa, la dama le miraba abrazada a la niña y Juan le hablaba tranquilamente.

Cuando llegaron la ayudó a salir del coche y abrió la puerta principal. Cuando la señora vio al ama de llaves de aspecto maternal se relajó visiblemente e incluso permitió que la señora Méndez sostuviera a la criatura.

Publicidad

Poco después, la bebé, limpia y seca, tomaba somnolienta un biberón de leche mientras la mujer comía un plato de sopa caliente. Juan le dijo suavemente: "Debería quitarse el abrigo ahora, ¡o tendrá demasiado calor!".

Lee más: Millonario halla nota escrita por su difunto padre en el abrigo de un indigente - Historia del día

La dama le permitió que la ayudara a quitarse su raído abrigo y, cuando se dio la vuelta, Juan se llevó una brutal sorpresa. Llevaba un suéter rosa desteñido y contra su pecho brillaba un relicario que era el duplicado del suyo.

"¡Ese medallón!", exclamó Juan. "¿De dónde lo has sacado?".

Publicidad

La mujer negó con la cabeza. "No lo sé", dijo. "No lo recuerdo. Lo tenía cuando me encontraron".

"¿Te encontraron?", preguntó Juan. "¿Qué quieres decir?".

Bebé durmiendo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Me encontraron en la calle, golpeada", la mujer se tocó la cicatriz de la frente. "Dicen que tenía daños cerebrales, así que no puedo recordar nada. Dijeron que había tenido un bebé recientemente, pero que ya no estaba".

Los labios de la mujer temblaban. "Perdí a mi bebé, y ni siquiera sé... Solo sé mi nombre por el relicario". La mujer lo abrió y le mostró a Juan el nombre grabado en su interior: "Teresa".

"Por eso tuve que llevarme a Fernanda..." Y Teresa le explicó a Juan que había conocido y se había casado con un buen hombre y que había tenido una hija con él, pero que por desgracia había muerto joven.

Su hija se había casado con un hombre violento y Teresa lo había visto volverse aún más vicioso después de que naciera su nieta. Teresa estaba decidida a salvar a la pequeña Fernanda.

Publicidad

Lee más: Tras muerte de papá, mujer encuentra su testamento y descubre que no tiene derecho a su herencia - Historia del día

Explicó con lágrimas en los ojos: "No salvé a mi primer bebé, pero salvé a Fernanda".

"Teresa", dijo Juan, tomando sus manos entre las suyas. "¡Salvaste a tu primer bebé! Mira". Sacó su propio relicario, lo abrió y le mostró la preciosa nota. "Me salvaste, Teresa, y gracias a eso, ahora puedo salvaros a ti y a Fernanda".

Teresa comenzó a llorar como si su corazón fuera a romperse y Juan abrazó a su madre por primera vez en su vida. Para Juan, un milagro le había traído todo lo que siempre había soñado: una familia.

Publicidad

Juan adoptó a Fernanda y supo, cuando miró a Teresa y a la bebé, que realmente existían los milagros. ¿O fue una mera coincidencia que su madre, perdida hacía mucho tiempo, se refugiara fuera del restaurante en el que estaba comiendo?

Hombre con niña en los hombros. | Foto: Pexels

Publicidad

Eso es algo que tenemos que decidir nosotros mismos. ¿Es todo casualidad, o hay una mano amorosa que guía nuestros pasos hacia los milagros que necesitamos?

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El desconocido al que ayudas podría ser la madre, el hermano o el hijo amado de alguien: Juan tendió la mano a Teresa y más tarde descubrió que había salvado a su propia madre.

Las coincidencias son a menudo milagros disfrazados: Por una increíble serie de acontecimientos, Juan estaba en el lugar y el momento adecuados para salvar a su madre.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad