Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá se encuentra con su hijo en cementerio y le pregunta por qué está allí: "No sé quién eres", responde él - Historia del día

Georgimar Coronil
25 feb 2022
10:50
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Jorge y Patricia visitaron un día el cementerio y se encontraron con alguien que era exactamente igual a su hijo. Se sorprendieron cuando el hombre no les reconoció en absoluto. 

Publicidad

Jorge y Patricia formaron su familia siendo muy jóvenes. Ahora tienen más de 50 años, pero hace 27 estaban en la dulce espera de sus hijos gemelos. Durante ese tiempo, Patricia tuvo un embarazo saludable. Dio a luz a las 37 semanas a dos hermosos y sanos niños a los que llamó Roy y Pablo. 

Durante el parto compartió habitación en el hospital con Nancy, cuyo su marido era el Dr. Arnaldo Fernández. Ella también acababa de convertirse en madre de su primer hijo.

Hombre en el cementerio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El doctor Fernández trajo al mundo a los tres niños, que fueron ubicados en la sala de partos mientras Patricia y Nancy se recuperaba en su habitación compartida.

Durante el tiempo que Patricia esperó a sus gemelos, Nancy no salió de la habitación. A Patricia le pareció extraño no verla con su bebé, pero cuando por fin le llevaron a sus hijos al cuarto se concentró en atenderlos y se olvidó del asunto.

Todo parecía ir perfectamente bien. Sin embargo, dos días después el Dr. Fernández llegó con malas noticias: "Lo siento, Patricia, lo siento, Jorge, pero Pablo ha muerto de una rara infección contagiosa. Hicimos todo lo posible por reanimarlo, pero no era lo suficientemente fuerte. No lo consiguió, siento mucho su pérdida", dijo. 

Publicidad

Jorge y Patricia estaban conmocionados. Ella acababa de cargar a Pablo un par de horas antes de su muerte, y parecía estar perfectamente bien. "No lo entiendo, acabo de cargarlo hace un par de horas. Estaba perfectamente sano", dijo ella, confundida.

Lee más: Mamá en duelo ve a niño mudo y cojo que es idéntico a su hijo fallecido y hace prueba de ADN - Historia del día

"Debes estar equivocado. ¿Cómo pudo morir de una rara infección? ¿Cómo no sabíamos que iba a ocurrir? ¿Por qué no se previno?", preguntó Jorge. Tenían muchas interrogantes, pero el médico no podía responder a ninguna. Solo seguía disculpándose. "¿Dónde está? ¡Quiero verlo! Quiero ver a mi hijo", suplicó Patricia, tratando de salir de la cama del hospital. El doctor Fernández pidió a las enfermeras que intentaran sujetarla. 

Publicidad

"Desgraciadamente, no podemos exponerte a él, ya que la infección es contagiosa. También podría ser fatal para usted y para su otro hijo, Roy. Sus restos están actualmente aislados en la morgue", explicó el médico. 

"¡No! ¡Esto es imposible! Exijo pruebas. Mi hijo no puede estar muerto, estaba perfectamente sano!", dijo Patricia, sollozando. Jorge también estaba llorando, tratando de consolar a su esposa. 

"Lamento su pérdida", repitió el doctor. "Sus restos le serán entregados tan pronto como sean dados de alta por la morgue", dijo.

Bebé recién nacido. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras todo esto ocurría, Nancy estaba sentada en silencio dentro de la misma habitación. Ella también trató de consolar a Patricia, y eso la impulsó a sincerarse. 

"Creía que los hospitales debían salvar vidas. ¿Cómo pudieron dejar que mi pobre bebé muriera de esa manera? Es imposible que estuviera enfermo. Estaba perfectamente sano", dijo Patricia, todavía llorando. 

"Lo siento, Patricia. Entiendo que debe ser difícil. Solo sé que tu hijo está ahora en paz y libre de dolor. Tienes que ser fuerte por Roy", dijo. 

Ese día, Nancy consoló a Patricia, quien se dio cuenta de que, aunque nunca había visto a Nancy con su hijo, debía empatizar con ella, ya que ambas eran madres.

Publicidad

Lee más: Hombre rico se burla de mujer que limpia hasta que la mira y se da cuenta del parecido entre ellos - Historia del día

Cuando Patricia fue dada de alta del hospital, después de que los restos de Pablo fueran dados de alta, nunca volvió a ver a Nancy. Nunca llegó a ver al bebé de Nancy y, en cierto modo, le guardaba rencor al Dr. Fernández por lo que le había ocurrido a su hijo.

Sin embargo, no actuó basándose en ese resentimiento porque quería criar adecuadamente a Roy. En su lugar, ella, Jorge y Roy celebraron un tranquilo funeral para Pablo en casa. Como ella siempre quiso estar cerca de él, decidieron conservar su urna en su casa. 

Publicidad

27 años después, Jorge y Patricia vivían con su hijo Roy en una hermosa casa frente a la playa y eran una familia muy unida. 

Cada dos meses, visitaban a la difunta madre de Patricia, Sandra, en el cementerio. Sin embargo, ese mes en concreto, Roy tuvo que ausentarse porque le llamaron urgentemente para un viaje de negocios.

Mujer en el cementerio. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de depositar flores en la tumba de Sandra ese día, Jorge y Patricia se sorprendieron al ver a un hombre que era exactamente igual a Roy sentado junto a una tumba cercana. "¡Roy! ¿Qué estás haciendo aquí? Creía que tenías un viaje de negocios", preguntó Patricia, sorprendida. 

El hombre la miró, desconcertado. "Lo siento, pero ¿quién es usted? No me llamo Roy, sino Sergio", respondió. 

"Es que... eres exactamente igual que mi hijo Roy. Se supone que tuvo un hermano gemelo, pero murió al poco de nacer. Es muy extraño. Siento haberte molestado”, dijo Patricia, aferrándose a Jorge mientras sentía que le flaqueaban las rodillas. "Él y Roy son idénticos. ¿Cómo puede ser?”, pensó para sí misma. 

Publicidad

"Bueno, debes haberme confundido con otra persona porque estoy visitando a mi madre recientemente fallecida", respondió él.

Lee más: Mujer accidentalmente se encuentra a su hijo biológico de 7 años al que no conocía - Historia del día

"¿Es ella?", preguntó Patricia, señalando la foto que él sostenía en sus brazos. Él asintió y le mostró la foto completa.

Patricia se sorprendió al ver una cara tan familiar. La última vez que había visto a Nancy fue hace 27 años en el hospital, pero sabía que era ella. Tantos pensamientos se agolparon repentinamente en su cabeza en ese momento que no pudo evitar contener el aliento. ¿Cómo podía Sergio ser exactamente igual a Roy si era el hijo de Nancy? ¿Por qué nunca había visto a Nancy con su hijo en el hospital? ¿Por qué de repente su marido le había dicho que su hijo murió?

Publicidad

Se giró para mirar a Jorge, antes de mirar a Sergio con una mirada horrorizada. "Esa es... esa es mi compañera de habitación en el hospital, Nancy. La última vez que la vi fue cuando di a luz a mis hijos hace 27 años..." dijo, temblando. "Jorge, no puede ser..." se aferró a él con más fuerza.

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

En ese momento, Jorge también quiso saber qué estaba pasando. Como pudo ver que Sergio se estaba incomodando, decidió entregarle su tarjeta de visita. "¿Te gustaría venir a nuestra casa un día de estos? Es que... No quiero asustarte, pero hay algunas coincidencias que acabamos de descubrir y que nos dan la extraña sensación de que en realidad eres nuestro hijo, por extraño que parezca", dijo. 

Sergio miró de repente a Patricia y a Jorge. Se dio cuenta de algunas similitudes entre él y ambos que no podía eliminar de su mente ahora que los estaba mirando. Queriendo respuestas para sí mismo, tomó la tarjeta de Jorge. Él y Patricia tomaron eso como una señal para dejar a Sergio solo y volver a casa. 

Publicidad

Un par de días después, Sergio llegó a su hogar, ansioso por saber la verdad. También había investigado un poco y empezó a encajar las piezas del rompecabezas. "Cuando tenía 13 años, descubrí accidentalmente que mis padres no eran en realidad mis verdaderos padres. Mamá acabó admitiendo que era adoptado. Ahora tengo 27 años", dice. 

"Bueno, Sergio, di a luz a dos niños gemelos hace 27 años. Aquí están los documentos, los certificados de nacimiento y las fotos de mi hijo Roy y su hermano gemelo. Le pusimos el nombre de Pablo", explicó ella, poniendo todos los papeles sobre la mesa. 

"Nunca supe la verdad sobre mis padres porque nunca quisieron decírmelo. Mi papá murió cuando yo tenía 12 años, y bueno, mi madre murió hace un par de semanas. Todo lo que supe fue que mi mamá dio a luz a un niño muerto", explicó Sergio. 

Publicidad

"La mujer de la foto que sostenía, mi compañera de habitación en el hospital, Nancy, nunca la vi con su hijo en los tres días que estuve recluida en el hospital. Ni una sola vez salió de la habitación para alimentar a su bebé o incluso para verlo", comenzó Patricia. "Eres exactamente igual que Roy. Nancy era mi compañera de habitación en el hospital y es tu madre adoptiva, y también tienes 27 años..." 

Cuando empezaron a atar cabos, todos se callaron. Lo entendieron todo bien. Nancy había perdido a su hijo y por eso estaba en el hospital. Ella y su marido, el doctor Fernández, decidieron robar uno de los bebés de Patricia y Jorge para criarlo como propio. Las cenizas que les dieron a Patricia y Jorge eran las de su hijo nacido muerto.

Publicidad

Sergio tenía el corazón roto. Sentía como si toda su vida hubiera sido una mentira. "Crecí sintiéndome amado por Nancy, pero no pensé que pudiera traicionarme de esa manera. Siempre sentí como si faltara una parte de mí, y ahora sé por qué", sollozó.

Familia cenando. | Foto: Pexels

Publicidad

Luego, abrazó a Patricia y a Jorge, que también lloraban. Han anhelado volver a tener a su hijo en brazos, y no podían creer que estuviera realmente con ellos en casa. 

"Me encantaría conocerlos. Mi verdadera familia", dijo Sergio cuando se separaron. 

"Por supuesto, cariño. Nosotros también queremos nada más que eso", dijo Patricia, entre lágrimas. Atrajo a Sergio para darle otro abrazo y se quedó así durante un par de segundos. 

Cuando Roy llegó a casa de su viaje de negocios, todos decidieron hacerse una prueba de ADN en familia. Todas las pruebas resultaron 100% positivas y se confirmó que Sergio era el gemelo que creyeron muerto. Él decidió cambiar su nombre legal a Sergio Pablo, para fusionar los nombres que le pusieron sus padres adoptivos y Patricia y Jorge cuando nació. 

Publicidad

Roy y Sergio se llevaban muy bien, como si se conocieran de toda la vida. La feliz familia vivía junta y pasaba la mayor parte del tiempo sonriendo, disfrutando de los viajes y compartiendo historias entre ellos.

Hermanos gemelos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca es demasiado tarde para volver a empezar: Sergio nunca pensó que conocería a sus padres biológicos, pero un encuentro fortuito le permitió hacerlo y empezar una relación familiar con ellos. 

La verdad siempre prevalecerá: A pesar de que Nancy y Arnaldo se salieron con la suya, Sergio acabó encontrando el camino de vuelta a su verdadera familia. 

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día. 

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad