logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Gemelos envían a papá a un ancianato y se enteran de que dejó su herencia al conserje, que es idéntico a ellos - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Jorge y Carlos eran hermanos gemelos que esperaban con impaciencia la herencia de su padre Bruno. Un día, se cansaron de cuidarlo y lo enviaron a un ancianato. Pero esa decisión les resultaría contraproducente.

Publicidad

“Llevemos a papá al hogar de ancianos. ¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar por nuestra herencia? Estoy cansado de cuidarlo”, le dijo Jorge a su hermano gemelo Carlos.

Se habían estado turnando para cuidar a su padre durante seis meses cada año. Su papá, Bruno Zapata, era un hombre de negocios jubilado de 78 años que había amasado una fortuna considerable.

Sus hijos siempre soñaron con heredar su negocio, pero él no confiaba en sus habilidades, por lo que su mano derecha, Patricio, dirigía el negocio mientras sus hijos ocupaban puestos gerenciales.

Bruno había estado viviendo con sus gemelos desde que falleció su esposa Débora. Él les había pedido que lo acogieran porque inicialmente no quería vivir solo.

Publicidad

Al principio, Jorge y Carlos aceptaron felizmente, pues esto significaba más tiempo para demostrarle a su padre que deberían recibir toda su herencia cuando falleciera.

Sin embargo, el hombre se dio cuenta de que debería haber elegido vivir solo, ya que de esa manera sus actividades y tratos no estarían restringidos.

Lee más: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Tan pronto como se mudó, Jorge y Carlos comenzaron a solicitar cosas extravagantes e incluso grandes cantidades de dinero para “inversiones”.

El padre tenía claro que sus hijos solo pasaban tiempo con él cuando tenían peticiones, por lo que pensó en una forma de proteger sus activos.

Publicidad

Un día, le pidió a su mano derecha que se convirtiera en su tutor. Esto significaba que solo Patricio tenía acceso a su gran parte de los fondos, y eso solo cambiaría una vez que Bruno falleciera.

Cuando los gemelos se enteraron, se pusieron furiosos. Exigieron que la tutela se transfiriera a uno de ellos, pero Bruno se negó.

“No hay necesidad de eso. Aquí hay una cuenta bancaria de la que pueden retirar dinero para los gastos en los que están incurriendo por mi estadía aquí”, dijo el padre, entregándoles una libreta.

Anciano pensativo apoyando su mentón sobre un bastón. | Foto: Pexels

Publicidad

Jorge y Carlos no estaban convencidos. Aunque la cuenta tenía una cantidad considerable de dinero, sabían que su padre tenía mucho más.

Un día, decidieron echarlo. “Papá. Carlos y yo hemos decidido ponerte en un asilo de ancianos”, dijo Jorge.

Bruno se sorprendió por su decisión. “¿Por qué? No les he causado ningún problema en el pasado. ¿Por qué me echan ahora?”, preguntó.

“Creemos que es hora de que nuestras familias tengan un poco de privacidad. Queremos nuestras casas para nosotros sin tener que preocuparnos por ti. Además, un asilo de ancianos sería bueno para ti. Podrían cuidarte mejor”, intervino Carlos.

Publicidad

Bruno estaba herido. Nunca pensó que sus hijos lo abandonarían como muchos otros lo hicieron con sus padres ancianos. Después de todo, se quedaba dentro de su habitación todo el día y solo salía a comer.

“Ya hemos pagado la totalidad de las tarifas del asilo de ancianos. Van a venir a buscarte esta noche”, dijo Jorge antes de salir de la habitación.

Bruno se sintió impotente. Incluso si quisiera comprar su propia casa, no tenía acceso a su propio dinero. Ni siquiera tenía su propio teléfono celular porque sus hijos no creían que lo necesitara.

Al final, accedió a ser llevado al asilo de ancianos. Si sus hijos no lo querían en sus casas, entonces tal vez encontraría compañía en otro lugar.

Publicidad

Esa noche se lo llevaron en una camioneta a un ancianato en los suburbios. Su primer día allí fue muy triste para él y no pudo evitar llorar. En su mente, habló con su difunta esposa, Débora.

Hombre sonriente con los brazos cruzados. | Foto: Pexels

Publicidad

“Nuestros hijos me han abandonado, Débora. No me gusta aquí. Es frío, solitario, y me recuerda que probablemente ya no tenga mucho tiempo para vivir”, pensó.

Con el paso de los años, el objetivo de Bruno había sido ganar suficiente dinero para vivir cómodamente. Pero era tan bueno en lo que hacía que pudo hacer crecer su negocio hasta convertirlo en un imperio.

Esto le permitió a él y a su familia vivir cómodamente y disfrutar de algunos lujos. Sin embargo, se dio cuenta de que, en lugar de inspirar a sus hijos a trabajar duro, se habían vuelto complacientes y perezosos. Sabían que siempre podían acudir a su padre cada vez que quisieran.

Publicidad

Con el paso de los días, Bruno se dio cuenta de que sus hijos ni siquiera se habían molestado en ponerlo en un buen hogar de ancianos. Se habían conformado con el más barato, y se notaba.

Su enfermera era una mujer joven que no lo cuidaba. Dejaba su comida en la mesa e inmediatamente salía de la habitación, ya que estaba ocupada con su teléfono celular la mayor parte del tiempo.

Entonces, Bruno encontró formas de divertirse. Leía libros, daba paseos por el jardín o dibujaba. Un día, mientras disfrutaba de un libro dentro de su habitación, un conserje le preguntó si podía entrar.

El anciano se sorprendió al ver que el hombre era idéntico a sus hijos. “¿Jorge? ¿Qué es esto, una broma? ¿Qué haces aquí?”, preguntó.

Publicidad

El hombre parecía completamente desconcertado y revisó el expediente de Bruno junto a la puerta para ver si tenía o no la enfermedad de Alzheimer. “Umm, mi nombre es Sergio, Sr. Zapata. Estoy trabajando como conserje aquí. ¿Pasa algo?”, preguntó.

Anciano sosteniendo una pelota sentado junto a una persona. | Foto: Pexels

Publicidad

“No. Sergio, ¿tienes un teléfono? ¿Crees que puedo hacer una llamada?”, preguntó Bruno.

“Tengo un teléfono. ¡Claro! Sé lo solitario que puede ser aquí. Puede usar mi teléfono para llamar a su familia”, dijo Sergio, sacando su celular de su bolsillo.

“Gracias, hijo”, dijo. Luego buscó en su directorio telefónico los números de Jorge y Carlos.

“¿Jorge?”, dijo después de que contestaron. “Papá, Carlos y yo estamos en el trabajo. Me dijo que te dijera que no lo llames”, dijo Jorge rápidamente.

“Quería decirte algo”, comenzó Bruno, pero su hijo lo interrumpió. “No puedo hablar ahora. Te hablaré en otro momento”, dijo antes de colgar el teléfono.

Publicidad

En anciano se entristeció, pero se esperaba que sus hijos lo excluyeran. Sabía que solo querían relacionarse con él por su dinero. Le entregó a Sergio su teléfono y el conserje se sintió triste por Bruno.

“Su enfermera no pasa nada de tiempo con usted, y se nota”, dijo mientras limpiaba.

“Es así, pero está bien. Puedo arreglármelas. ¿Cuántos años tienes?”, le respondió el anciano. No pudo evitar preguntar.

“¡Tengo 44 años! ¿Y usted, Sr. Zapata?”, respondió el hombre. Los ojos de Bruno se agrandaron. Carlos y Jorge también tenían 44 años. De repente sintió curiosidad por la coincidencia y quiso conocer un poco más a Sergio.

Publicidad

“¡Mis hijos gemelos también tienen 44 años! Es un placer conocerte, Sergio”, sonrió Bruno. El hombre habló con el anciano con gran entusiasmo. Empezó a frecuentar su habitación y hablaban de cosas que les interesaban.

Anciano sosteniendo un bastón. | Foto: Pexels

Publicidad

Resulta que tenían mucho en común. Ambos eran grandes fanáticos del mismo equipo de béisbol y ambos habían jugado baloncesto cuando eran más jóvenes.

A Bruno le encantaba pasar tiempo con Sergio, y este también comenzó a ver al anciano como una figura paterna. Sabiendo que la comida del asilo podía ser bastante repetitiva, Sergio le llevaba algunas comidas caseras que disfrutaban juntos.

Un día, Bruno tomó el vaso de Sergio y lo escondió. Tenía el presentimiento de que era su hijo y quería demostrarlo. “Sergio, ¿me prestas tu teléfono? Solo necesito hacer una llamada”, preguntó el anciano un día.

“¡Por supuesto! Le dejaré mi teléfono por un momento. Solo voy a salir y limpiar un par de habitaciones más”, dijo el hombre, entregándole el dispositivo.

Publicidad

Bruno procedió a llamar a su mano derecha, Patricio. Le pidió que lo visitara para darle el vaso junto con su muestra de ADN para poder hacer una prueba.

“Es muy extraño, Patricio, pero creo que tengo otro hijo. No sé cómo sucedió, pero hay un hombre que trabaja aquí en el hogar de ancianos que es idéntico a Jorge y a Carlos, y también tiene 44 años. Haz esto por mí, por favor”, suplicó.

“Por supuesto, Bruno. Lo que sea por ti. Allí estaré”, respondió el hombre. Después de una hora, Patricio llegó al asilo. Tomó las muestras y le prometió al anciano que regresaría una vez que tuviera los resultados.

Un par de semanas después, Patricio visitó a Bruno con la noticia. “Tenías razón”, le dijo al hombre mayor, entregándole el sobre. La prueba de paternidad decía que Bruno era el padre de Sergio.

Publicidad

“¿Cómo pasó esto? Tenía una corazonada, pero no comprendo”, manifestó el anciano. Patricio prometió investigar y llegar al fondo del misterio, pero Bruno enfermó de forma terminal en el proceso.

Bioanalista mirando a través de un microscopio. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me temo que me estoy quedando sin tiempo, Patricio”, dijo cuando su mano derecha lo visitó un día. El anciano le pidió al hombre más joven que se encargara de un par de cosas por él: una de esas cosas era su testamento.

“No estoy seguro de poder obtener los resultados de la investigación a tiempo, Bruno. Pero cualquier otra cosa que necesites que haga, la haré con gusto”, dijo.

Ese mismo día, el anciano se dio cuenta de que necesitaba decirle a Sergio la verdad antes de que fuera demasiado tarde. El conserje no lo visitaba con tanta frecuencia porque el diagnóstico de Bruno lo entristecía, pero ese día lo llamó a su habitación.

Publicidad

“Tengo una historia para compartir contigo”, comenzó. “Hace 44 años, mi esposa Débora dio a luz a mellizos. Fue un parto complicado, y necesitaba que le inyectaran anestesia para que el parto se llevara a cabo. Cuando despertó, nos dijeron que los mellizos estaban sanos”, explicó.

Sergio escuchó con atención, pensando que era solo otra de las historias de vida de Bruno. Ya estaba acostumbrado a ellas.

“Todavía estoy investigando esto, pero cuando te conocí, la razón por la que pensé que me estabas gastando una broma era porque lucías idéntico a mis hijos gemelos. No pensé que fuera posible, pero una prueba de ADN lo confirmó”, dijo el anciano, entregándole un papel.

Publicidad

Sergio lo abrió rápidamente y vio una coincidencia de paternidad del 100% entre su ADN y el de Bruno.

“Tomé uno de los vasos que usaste un día y lo envié al laboratorio. Eres mi tercer hijo, Sergio. Me rompe el corazón saber esto tan tarde en mi vida”, dijo Bruno, derramando algunas lágrimas.

Sergio miró al anciano y lloró. Estaba desconsolado al saber que la vida del hombre que resultó ser su padre estaba a punto de ser truncada y que sus días juntos estaban contados.

Un sobre sellado sobre una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

“Siempre he anhelado a mi padre. Crecí sabiendo que mi difunta madre me había adoptado, pero nunca pensé que encontraría a mi padre biológico”, sollozó.

Durante las dos semanas siguientes, Sergio pasó el mayor tiempo posible con Bruno. Salieron a caminar, disfrutaron de comidas juntos y vieron televisión juntos.

Cuando el anciano sucumbió a su enfermedad, el hombre más joven estaba absolutamente desconsolado. Se quedó al lado de su padre, llorando.

El hogar de ancianos había llamado a los otros hijos de Bruno, Jorge y Carlos, pero no llegaron hasta un par de horas después. Resultó que fueron directamente a la oficina del abogado para reclamar su herencia.

Publicidad

Lee también: Anciana saca a hijos del testamento y la enfermera del hospital, a quien apenas conoce, hereda sus propiedades - Historia del día

“Lo siento”, les dijo el abogado. “Ustedes no son parte del testamento, así que no puedo revelarles nada”.

“¿Qué quiere decir con que no somos parte del testamento? ¡Somos sus únicos herederos vivos! ¿A quién más le daría su dinero?”, dijo Carlos, golpeando la mesa con ira.

En ese momento, Patricio entró en la oficina del abogado. “¡Cómo se atreven ustedes dos a venir aquí antes de presentar sus últimos respetos a su padre! Murió hace horas, ¡y se atreven a venir directamente aquí!”, dijo enojado.

Publicidad

“Es justo que no les haya dejado nada. Tal vez si lo visitaran ahora mismo, entenderían por qué eligió hacer eso”, dijo Patricio con furia.

Carlos y Jorge le lanzaron una mirada fulminante antes de salir rápidamente de la oficina. Condujeron hasta el hogar de ancianos, donde vieron el cuerpo de su padre siendo trasladado a una ambulancia. Allí vieron a Sergio por primera vez.

Hombre angustiado con su mano sobre sus ojos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Quién es usted?”, le preguntó Jorge en estado de shock.

“Mi nombre es Sergio. Puede que no lo crean, pero soy su hermano”, dijo, entregándoles a los gemelos una copia de la prueba de paternidad.

Los hermanos se burlaron. “¿Por qué te dejaría todo a ti? Simplemente apareciste en su vida cuando estaba a punto de morir”, dijo Carlos con amargura.

“No lo sé. Ni siquiera sabía que tenía un testamento”, dijo Sergio. Los hombres no le creyeron y procedieron a impugnar el testamento en la corte esa misma semana. Al final, sus solicitudes fueron denegadas.

Mientras tanto, Sergio acudió a su tía para averiguar qué había sucedido hace 44 años. “No pensé que tendría que contarte esta historia”, le dijo la mujer.

Publicidad

“Un día, tu mamá estaba llorando en el consultorio de un médico especialista en fertilidad después de que le dijeron que no podía tener hijos. Un hombre se le acercó y se presentó como un médico que acababa de traer al mundo a trillizos”, explicó.

“El hombre le dijo a tu mamá que la pareja solo sabía que tenía dos hijos, pero lo que sus ecografías anteriores no habían mostrado era que tenían un tercer bebé”.

“Estaba devastada sabiendo que no podía tener hijos, y cuando el médico le ofreció uno de los bebés, ella estuvo de acuerdo”, dijo su tía.

“El médico le dijo a tu mamá que podía darle un hijo si aceptaba pagarle una gran cantidad de dinero. Desesperada, tu madre accedió. Lamento que hayas tenido que escucharlo de esta manera, Sergio”.

Publicidad

“Es posible que tu mamá no te haya traído al mundo, pero te amaba mucho. Deberías saber eso al menos”, le dijo la mujer a su sorprendido sobrino.

Sergio amaba mucho a su madre adoptiva y pensaba mucho en ella. Sin embargo, se sintió herido en ese momento después de darse cuenta de que ella lo había alejado de su verdadera familia y lo había privado de la oportunidad de conocerlos.

Un hombre hablando con una mujer mayor sentados en los banquillos de una iglesia. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces, hizo lo que pudo para honrar a sus difuntos padres. Abrió un asilo para cuidar a los ancianos con el dinero de Bruno.

Sus hermanos continuaron odiándolo por no darles dinero. Pero poco a poco pudo convencerlos de que trabajaran con él para establecer hogares de ancianos en honor de sus difuntos padres.

Al final, Carlos y Jorge lamentaron haber pasado la mayor parte del tiempo tratando de aprovecharse de su padre. Sergio les hizo ver que había más en la vida que el dinero y que, al final del día, la familia es más importante que cualquier otra cosa.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

No es responsabilidad de nuestros padres dejarnos una herencia. Jorge y Carlos estaban tan obsesionados con la herencia que esperaban recibir de Bruno que corrompieron su relación con él.

La familia debe importar más que cualquier cosa material. Jorge y Carlos solo pasaron tiempo con su anciano padre para obtener su herencia. Sin embargo, no se dieron cuenta de que los recuerdos que podrían haber hecho juntos como familia habrían valido más que cualquier cosa material que el dinero pudiera comprar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre pone a su mamá en una residencia de ancianos y nunca la visita - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.