Hombre pone a su mamá en una residencia de ancianos y nunca la visita - Historia del día

Valeria Garvett
25 ago 2021
11:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre mandó a su madre a un ancianato, donde la mujer encontró amistad y bondad en un joven voluntario.

Publicidad

Ser vieja era un trago amargo, pensó Lucinda Gutiérrez. Había sido una mujer activa y dinámica a lo largo de su vida, pero luego de cumplir los 60, su salud comenzó a deteriorarse.

Cuando cumplió 72 años, Lucinda se dio cuenta de que ya no podía vivir sola. Un resbalón y una caída la llevaron al hospital, pero lo peor fue que estuvo acostada en el piso de la cocina durante horas. No tenía el teléfono celular consigo, y terminó asistiéndola un vecino.

Anciana triste. | Foto: Pixabay

Publicidad

Su único hijo, José Antonio, fue a verla al hospital y le dijo que "había que tomar medidas", por lo que Lucinda supo que sus días de independencia habían terminado. Al principio, pensó que José Antonio la llevaría a vivir con él y su familia, pero él en realidad tenía otros planes.

"Mamá", dijo José Antonio, "he estado pensando… tienes que vender esa casa y mudarte a una residencia para gente como tú. Sería mucho más seguro y adecuado para una mujer de tu edad".

"¡Ah!", dijo Lucinda, "Pensé que tal vez... Bueno, es que tienes una casa tan grande..."

Publicidad

"Mamá, a Karina y a mí nos gusta nuestra privacidad", dijo José. "Y los chicos están en la universidad. Ciertamente no les gustaría que los molestaran. Estarías mucho más cómoda en la Residencia Torreblanca, y está cerca, ¡así que te visitaré a menudo!"

Así que Lucinda se mudó a la Residencia Torreblanca, y realmente no era tan malo. Ella tenía su propio pequeño apartamento que le brindaba toda la privacidad que hubiera deseado y, de hecho, la mujer a menudo se sentía muy sola.

José Antonio la había visitado dos veces en los primeros tres meses que estuvo en Torreblanca, luego nunca la volvió a visitar. Cuando ella lo llamaba, siempre era encantador, pero tenía prisa, de camino a una reunión o simplemente ocupado.

Publicidad

Un día ella estaba sentada en la sala de recreación a la deriva en sus propios recuerdos cuando una voz alegre la interrumpió. "¡Hola! Soy Manuel." Lucinda miró a un joven alto con una gran sonrisa de felicidad y le devolvió el gesto.

Personas hablando en un jardín. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Manuel", dijo Lucinda, "Hola, un placer conocerte. ¿Estás visitando a la familia?"

Manuel negó con la cabeza con tristeza. "No, mis abuelos fallecieron hace tres años. Ellos me criaron y los extraño, así que soy voluntario aquí en Torreblanca”.

Lucinda se rio amargamente. "¿Te gusta estar rodeado de ancianos inútiles? ¡Ojalá mis nietos sintieran lo mismo!"

"No es una inútil", le dijo Manuel con severidad. "Todavía tiene mucho que dar y compartir. Así que dígame ... ¿Qué es lo que más extraña? ¿Ir de compras? ¿A su salón favorito para hacerse las manos y los pies?"

Publicidad

Manuel hizo una reverencia a Lucinda. "¡Estoy a su disposición, mi señora!"

Lucinda se rio. "¡Muchacho tonto! Mi nombre es Lucinda y si te digo lo que más extraño te vas a reír de mí..."

"¡Pruébeme!", dijo Manuel sonriendo.

Lucinda se inclinó y susurró: "Soy una gran fanática del baloncesto. Solía ​​ir a los partidos con mi esposo, ¡y eso es lo que más extraño! Sentarme en las gradas, mirando esos movimientos..."

Joven alegre. | Foto: Pexels

Publicidad

"Doña", gritó Manuel alegremente, "¡no se imagina! ¡Hablaré con el coordinador y le pediré permiso para llevarla a un partido de baloncesto!"

A partir de entonces, Manuel llevaría a Lucinda al baloncesto siempre que pudiera, al menos una vez al mes, y esas salidas se convirtieron en su mayor alegría. Ella disfrutaba especialmente de la compañía de Manuel y su amabilidad.

Durante los siguientes tres años, Lucinda se encariñó mucho con Manuel, y él parecía haberla adoptado como su propia abuela. Le llevaba flores, la llamaba por teléfono y le contaba las alegrías y los disgustos de su vida. Incluso celebraba sus cumpleaños con ella, mientras que su propio hijo José Antonio nunca la visitó.

Publicidad

Lamentablemente, Lucinda falleció inesperadamente y Manuel estaba junto a la tumba, llorando y despidiéndose. El hijo de Lucinda también estaba allí, al igual que su esposa e hijos. Todos parecían convenientemente molestos, pero algo más estaba en sus mentes.

Tres días después del funeral, el hijo de Lucinda se comunicó con su abogado y le preguntó cuándo comenzaría a repartir la herencia de su madre. "Bueno, señor José", dijo el abogado con voz avergonzada, "ya empecé…”

Documento firmado. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Ah sí?", preguntó José, "Pero nunca nos leyó el testamento..."

El hombre tosió. "Bueno ... pensé que su madre se lo habría mencionado ..."

"¿Mencionado qué?", preguntó José Antonio.

"Bueno...", dijo el abogado.

"¡Deje de decir ‘bueno’ y cuénteme que pasa!", gritó José Antonio con impaciencia.

"Como sabe, señor José, el patrimonio de su madre era considerable...", dijo el abogado.

"Sí, sé todo lo que ella tenía, así que, ¿cuándo lo recibiré?", preguntó José.

Publicidad

"Nunca", respondió el abogado. "Su madre se lo dejó todo al Sr. Manuel Carbajal".

"¿Qué?", jadeó José Antonio. "¿Quién diablos es ese? ¡No conozco a ningún Manuel Carbajal!”

"Su madre sí. Este joven quería mucho a la Sra. Gutiérrez, y ella a él. Hace tres meses, cuando su salud decayó, ella me llamó y cambió su testamento. Según la Sra. Gutiérrez, usted la visitó tres veces en los últimos tres años... "

"Soy un hombre ocupado”, fanfarroneó José Antonio, "¡No tengo tiempo!"

"Bueno, señor", dijo el abogado con voz aguda, "¡y ahora no tiene el dinero!"

Publicidad

Hombre gritando mientras habla por teléfono. | Foto: Pexels

José Antonio gritó y se quejó y consiguió que su propio abogado tratara de impugnar el testamento, pero era hermético. Lucinda y su abogado se habían asegurado de eso.

Publicidad

Su patrimonio en su totalidad, más de $1.5 millones después de los impuestos a la herencia, los recibió Manuel, quien la había amado y cuidado como si fuera su propia abuela.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Nuestros padres y abuelos lo han dado todo y deben ser amados y apreciados.

2. Si usted no da nada, no debería esperar nada a cambio.

Comparte esta historia con tus amigos. Podrías alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad