logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de abuela, hermanos se burlan de hermana menor por heredar solo 2 sillas viejas - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tres hermanos pelearon por la herencia cuando murió su abuela, pero su hermana menor, Tamara, estaba triste por la muerte de su ser querido. Finalmente, recibió dos sillas viejas y sus hermanos se burlaron de ella. Sin embargo, la joven descubrió algo impactante dentro de esas butacas.

Publicidad

“Y finalmente, mis sillas antiguas color terracota van a Tamara. Espero que pases por alto lo desgastadas que están y veas su verdadero valor algún día”, leyó el abogado en el testamento.

Estaba a cargo de ejecutar el último deseo de la abuela Mary, y ella le había legado varias cosas a sus cuatro nietos, Paul, Oliver, Pedro y Tamara.

Sillas de madera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Según el jurista, los tres hermanos se quedarían con la casa de su abuela y el dinero en sus cuentas bancarias, y Tamara heredaría las sillas. Entonces, cuando terminó de leer el testamento, Paul inmediatamente se rio de alegría.

"¡JA! ¡Nada de lo que hiciste con la abuela funcionó! Recibiste solo dos míseras sillas que no valen nada", dijo Paul riéndose maliciosamente mientras miraba a sus hermanos.

Oliver asintió y se rio también. “¿No te arrepientes de todo ese tiempo perdido? Esas sillas se verán preciosas en tu apartamento moderno”, se burló, al tiempo que Pedro se unió a sus hermanos para mofarse de Tamara.

Publicidad

Sin embargo, ella los ignoró y les dijo: “A diferencia de ustedes tres, amaba a nuestra abuela. Solo quería pasar tiempo con ella. Y me alegro de no tener que averiguar cómo dividir nada con ustedes”, manifestó Tamara cuando todos salieron de la oficina del abogado.

Unos días después, Tamara fue a recoger sus sillas y los hermanos estaban allí. Se rieron mientras las llevaba a su camioneta para llevarlas a su casa en los suburbios de Santa Cruz.

Ella había sido honesta. Esta herencia era mejor que lidiar con vender una casa o dividir el dinero entre los cuatro. Tamara sabía que los tres hermanos se iban a destrozar en ese aspecto.

Publicidad

Las sillas color terracota no eran nada del otro mundo, con toda honestidad. Desafortunadamente, la tapicería estaba gastada y manchada. Pero Tamara tenía varias telas en casa que podían funcionar perfectamente y hacer que las sillas encajaran en la decoración de su hogar.

Entonces, buscó algunos videos de YouTube sobre la restauración de tapicería y aprendió a hacerlo ella misma. Comenzó con una silla y usó un par de tijeras grandes para cortar la tela alrededor de los bordes, con cuidado de no dañar la madera, que estaba sorprendentemente en perfectas condiciones.

Lee también: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Publicidad

Mujer cortando tela. | Foto: Pexels

Pero algo extraño salió inesperadamente. Un anillo de oro había caído al suelo. De repente, Tamara recordó haberlo visto en el joyero de su abuela.

Publicidad

“Oh, esto es extraño. Debe haberse caído y perdido dentro de la silla en algún momento”, pensó la nieta de Mary.

Ella continuó con su trabajo. De pronto sus manos tocaron algo más dentro de la tela. Sonaba metálico, así que se apresuró y descubrió más diseños de la colección de joyas de su abuela. Siempre admiró las prendas de la mujer mayor, pero nunca imaginó qué las encontraría dentro de una silla.

Tamara cortó la tela de otra silla cuidadosamente, pero con mayor rapidez. En el interior, descubrió varias fajas de billetes y se sorprendió. "¿Qué está sucediendo?", se preguntó en voz alta, aunque no había nadie para responder.

Publicidad

Después de revisar el efectivo, descubrió una carta de su abuela Mary.

Estimada Tamara,

No sé si alguna vez encontrarás esta carta o alguno de los artículos que escondí dentro de las sillas. Pero espero que lo hagas. Hace algún tiempo, escuché a tus hermanos discutir sobre su herencia y hablaron mal de ti.

Dijeron que me estabas engañando para conseguir más cosas. Pero sé que eso no es cierto. Sé que me amabas de verdad. No quería que pelearas con ellos cuando ya me hubiera ido. Sé que te habrían intentado dejar sin las joyas.

Así que lo escondí, y no te preocupes porque mi abogado lo sabe. Ahora, las joyas son todas tuyas. Siempre quise que las tuvieras. Espero que el dinero sea suficiente para que puedas comprar algo que desees. Eres una joven encantadora y llena de vida, y tus hermanos solo están celosos por eso.

Publicidad

No dejes que eso te deprima. Te amo con todo mi corazón… Tu abuela Mary.

Mujer leyendo una carta. | Foto: Pexels

Tamara lloró mientras abrazaba el trozo de papel contra su pecho. Su abuela no quería que peleara con sus hermanos y ella no podía creer que hubiera hecho algo tan astuto.

Publicidad

Era hilarante y encantador, exactamente por eso amaba tanto a su abuela. Ahora, ella atesoraba las joyas de la abuela Mary y sus hermanos no podrían hacer nada al respecto.

“Gracias, abuela”, le susurró al cielo y recogió todo de las sillas. Colocó el dinero en un lugar seguro y las joyas en su joyero.

Al tiempo, comenzó a usarlos para eventos familiares y sus hermanos parecieron notarlo. Pero nunca dijeron nada porque todavía estaban tan felices de que supuestamente obtuvieron más de su abuela Mary.

Probablemente, pensaron que Tamara había conseguido algo antes de que su abuela muriera. Pero solo ellas sabían la verdad. No le importaba que otras personas no lo supieran. Era su pequeño secreto con su abuela.

Publicidad

Lee también: Joven endeudada pensaba que abuela le había dejado joyas: luego encontró copia del testamento

Fue perfecto de esa manera. El único inconveniente es que no podía compartir su alegría con la mujer que tanto amaba.

Mujer admirando sus joyas. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No subestimes lo que recibes como herencia: Sus hermanos se burlaron de ella, pero Tamara estaba agradecida de ser incluida.

La codicia es una de las características más feas del mundo: Los hermanos de Tamara eran personas horribles que solo se preocupaban por sacar provecho de su abuela. Pero Tamara era completamente diferente. Ella realmente se preocupaba por su ser querido y terminó obteniendo una buena herencia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad