logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Indigente halla el diario personal de una chica en el basurero y corre a ayudarla - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

David descubrió el diario de una chica mientras hurgaba en un basurero y se sorprendió por su contenido. Necesitaba ayudarla y acudió a su amigo para salvar a la joven de una situación terrible.

Publicidad

“Ok, me tengo que ir, hombre. ¡Nos vemos!”. David se despidió de su amigo Sergio, que acababa de darle un pan del día anterior de su trabajo.

Sergio tenía 60 años y había estado haciendo pan para la panadería donde trabajaba durante décadas. Un día se hizo amigo de David, un joven de 25 años, cuando lo vio hurgando en la basura detrás del local.

Un hombre parado junto a varios contenedores de basura. | Foto: Shutterstock

Un hombre parado junto a varios contenedores de basura. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El resto es historia. David iba casi todos los días a ver si Sergio tenía algo para él, y siempre tenía algo que darle. El hombre mayor incluso se había ofrecido a dejar que el joven se mudara con él por un tiempo, pero David no quería abusar de su amabilidad.

“¡Genial! Nos vemos mañana”, gritó Sergio mientras entraba a la panadería por la puerta trasera para volver a trabajar.

Ahora que estaba solo, David rebuscó en algunos de los botes de basura. La panadería estaba ubicada en un área comercial de la ciudad, y casi todas las tiendas tiraban allí su basura. Así que a menudo encontraba comida en buen estado y a veces ropa vieja.

Publicidad

Lee más: Indigente se protege del frío en viejo auto abandonado: un día lo prenden fuego con él allí - Historia del día

Esta vez, estaba buscando libros o periódicos. Le encantaba leer, aunque no podía pagar nada nuevo. Pero a veces, alguien tiraba algo que él pudiera ojear.

Tuvo suerte porque había una gran pila de periódicos en un gran bote de basura. No sabía qué tan viejos eran, aunque serían una gran opción para pasar el tiempo.

Pero descubrió algo más. En el bote también había algunos cuadernos y uno de ellos estaba lleno de escritos. “Es un diario”, dijo David y lo tomó.

Publicidad
Una mujer escribiendo con un bolígrafo en un cuaderno. | Foto: Pexels

Una mujer escribiendo con un bolígrafo en un cuaderno. | Foto: Pexels

Se preguntaba si alguna chica lo había perdido en algún momento. Tal vez lo devolvería, pero por ahora, esa sería su nueva forma de entretenimiento.

Publicidad

Fue a su rincón habitual, colocó una taza frente a él para ver si alguien dejaba caer un centavo o dos, y comenzó a leer. Nunca imaginó lo que descubriría en esas palabras.

Unas horas más tarde, David cerró el diario y se pasó una mano por la cara, pensando. Pertenecía a una chica llamada Lorena Martín. Era huérfana y saltó por hogares de acogida antes de cumplir los 18 años. Pero su verdadera pesadilla había comenzado después.

Conoció a un hombre mayor de unos 30 años y se enamoró de él. Se casaron y ella quedó atrapada en un matrimonio de pesadilla. Era un tirano y la trataba como a una criada.

Además, descubrió que él se había casado y divorciado varias veces en el pasado por la forma en que trataba a las mujeres. El hombre también tenía antecedentes penales y un historial de violencia doméstica, que ella estaba experimentando ahora.

Publicidad

Pero a David le llamó la atención la última página escrita por la joven: “Por favor, estoy tirando este diario, esperando que alguien lo lea y me ayude. Necesito salir de esta situación. Esta es mi dirección”.

“¡Si puedes ayudarme, por favor ven! No puedo soportar mucho más de esta situación, y la policía no me ayuda porque él todavía no me ha golpeado. Pero cada día empeora”.

Un hombre sentado recostado de una pared cerca de una patineta. | Foto: Pexels

Un hombre sentado recostado de una pared cerca de una patineta. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me grita todo el tiempo y siempre está bebiendo. Ya casi no puedo salir de casa. ¡Por favor, ayúdame!”, decía el escrito de la chica.

David no podía dejar pasar el problema. Leyó la dirección en el diario y se dio cuenta de que estaba cerca. Pero ¿qué podía hacer? No tenía hogar y no tenía forma de proteger a la joven.

Obviamente, su marido había encontrado a una chica vulnerable y la había engañado. Ahora, la estaba maltratando y alguien tenía que detenerlo. Tuvo que preguntarle a su amigo Sergio qué pensaba.

“Creo que deberíamos llamar a la policía”, dijo Sergio cuando David le explicó la situación y le pidió consejo.

Publicidad

“Pero ella ya dijo que la policía no la ha ayudado porque él todavía no la ha golpeado, pero el abuso se presenta de diferentes formas. Tenemos que hacer algo. Pobre chica”, le suplicó David a su amigo.

“Dios, esto podría complicarse, pero en realidad conozco un refugio para mujeres donde ella podría estar a salvo”, reveló Sergio.

“¿De verdad?”.

“Sí, pero te ayudaré con una condición”.

Un hombre dentro de una panadería trabajando con una masa. | Foto: Pexels

Un hombre dentro de una panadería trabajando con una masa. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué?”, preguntó David, confundido.

“Déjame ayudarte también. Sacamos a esta chica y la llevamos al refugio y tú te vienes a vivir conmigo”.

“Déjame ayudarte a conseguir un nuevo trabajo y a recomponer tu vida. ¿Qué te parece?”, ofreció Sergio, pues era una excelente oportunidad para salvar a más de una persona que lo necesitaba.

Lee también: Un indigente pidió sentarse a mi lado, acepté y él cambió mi vida - Historia del día

David lo pensó por varios minutos. No estaba seguro de estar listo para entrar al mundo una vez más después de haber sido un indigente durante tantos años. Pero alguien tenía que ayudar a esta chica.

Publicidad

“Está bien, estoy de acuerdo”, contestó.

“Ok, vamos a hacerlo. Pero primero debemos buscarte otra ropa”, dijo Sergio, sorprendiendo a su amigo más joven.

Un hombre sosteniendo un vaso con una mano. | Foto: Pexels

Un hombre sosteniendo un vaso con una mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Si?”. Dijo un hombre corpulento de cabello gris y barriga cervecera mientras les abría la puerta a Sergio y a David, ambos bien vestidos.

“¿Está Lorena aquí?”, preguntó Sergio tan cortésmente como pudo.

“¿Quién pregunta?”, dijo el hombre mientras fruncía el ceño y se cruzaba de brazos. Su pose les hacía ver que no dejaría a la joven hablar con ellos fácilmente.

“Mi nombre es Sergio. Soy el abuelo de Lorena y David es su hermano. Recientemente nos enteramos de su paradero después de intentar encontrarla durante años, y necesitamos hablar con ella ahora”, continuó el panadero mientras David asentía.

Publicidad

“Lorena no tiene familia. Ella es mi esposa y no va a salir”, les dijo el hombre y estaba a punto de cerrarles la puerta en las narices cuando el hombre más joven lo detuvo.

“Si no nos dejas hablar con ella en este momento, llamaremos a la policía y vendremos por ella más tarde”, amenazó tan levemente como pudo.

El hombre frunció los labios y el ceño, y finalmente llamó a Lorena gritando. Obviamente, no quería que la policía se involucrara en esto de ninguna manera. Seguro tenía un terrible historial criminal.

Una joven con su mano sobre su boca y rostro asustado. | Foto: Pexels

Una joven con su mano sobre su boca y rostro asustado. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Sí?”.

“Estos hombres quieren hablar contigo. ¿Los conoces?”, le dijo el hombre a Lorena con tono burlón. Ella era de tamaño menudo y se encorvó tan pronto el hombre comenzó a hablar.

“Lorena, ¿eres tú?”, preguntó David, interrumpiendo al individuo y mirándola con ojos amables.

“Sí, ¿quién es usted?”, respondió ella en voz baja.

Él se acercó y sacó el diario de la chica. De repente, ella levantó las cejas y lo miró con esperanzas. Sergio los miró a ambos y articuló la palabra “corran”. Su esposo detrás de ella se había distraído por un segundo con el teléfono que estaba sonando dentro de la casa.

Publicidad

David agarró la mano de Lorena y Sergio los siguió de cerca. El hombre les gritó y trató de correr detrás de ellos, pero no pudo alcanzarlos y comenzó a toser justo afuera de la casa.

Los dos hombres bondadosos que ayudaron a Lorena la llevaron al refugio de mujeres cercano y allí la recibieron con los brazos abiertos. Ella iba a recibir ayuda, terapia y posiblemente orientación para encontrar trabajo.

Un joven sentado cerca de varias bandejas con pan. | Foto: Pexels

Un joven sentado cerca de varias bandejas con pan. | Foto: Pexels

Publicidad

Ahora, David tenía que cumplir su promesa de aceptar la ayuda de Sergio y recuperar su vida. Siempre estaría agradecido con su amigo panadero.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayuda a alguien si puedes. Si tienes la capacidad de ayudar a alguien cuando más lo necesita, intenta hacerlo.

Aprende a aceptar ayuda. A diferencia de Lorena que pedía auxilio a gritos, David estaba más reacio a recibir ayuda. Pero finalmente permitió que su amigo lo ayudara.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Hombre sin hogar encuentra un cuadro entre la basura y decide venderlo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Niño llora y llama a su mamá encerrado en casa hasta que un indigente entra a escondidas - Historia del día

24 de abril de 2022

Hombre encuentra vieja foto de sus hijastros gemelos con otro niño que es idéntico a ellos - Historia del día

07 de mayo de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022

Millonario descubre que su hija y sus 4 nietos han estado viviendo en un auto por años - Historia del día

15 de marzo de 2022