logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras muerte de esposo, mujer divide la herencia con su hijo menor y no le da nada al mayor - Historia del día

Vanessa Guzmán
17 mar 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Melissa y Pedro fueron amorosos con sus dos hijos. Después de la muerte del padre, la madre compartió el pago del seguro con su hijo menor. Las acciones que emprendió la mujer después de recibir el dinero cambiaron su relación familiar para siempre.

Publicidad

Mientras Javier y su hermano menor Marcos crecían, tenían una buena relación con sus padres. Pero el hermano mayor notó que su madre lo trataba de manera diferente a su hermano menor desde que era chico.

Ella le daba al menor todo lo que quería. En cambio, Javier no podía hacer la mayoría de las cosas que a su hermano le permitían.

Ataúd con flores encima. | Foto: Shutterstock

Ataúd con flores encima. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Javier no podía entender por qué su madre los trataba a él y a su hermano de manera tan diferente. Trabajó duro para impresionar a sus padres, pero Melissa no celebró sus logros con tanta emoción como los de Marcos. De hecho, su hermano no trabajaba tan duro como él.

“Mamá, no entiendo por qué nos tratas a Marcos y a mí de manera tan diferente. ¡Nunca lo haces responsable por su comportamiento manipulador y deshonesto!”, le dijo Javier un día a la viuda.

Su madre puso los ojos en blanco y dijo: “No entiendo lo que quieres decir. Los amo a los dos por igual. Tienes que dejar de juzgar a tu hermano”.

Aunque Melissa insistía en que trataba a sus hijos por igual, a Javier le resultó difícil no compararse. Cuando Marcos cumplió 18 años, su mamá le hizo una gran fiesta de cumpleaños, pero cuando Javier alcanzó la mayoría de edad, solo recibió una tarjeta y un pastel.

Publicidad

Melissa afirmó que su primogénito no tenía la personalidad para disfrutar de las fiestas. Ese fue el argumento que usó para justificar sus acciones en aquel momento.

Cuando Javier tenía 27 años y Marcos 22, su padre murió. Esto los golpeó duro a ambos. El mayor de los hermanos asumió la responsabilidad de hacer los arreglos del funeral.

Además, cuidó de madre y su hermano. Aunque eran tareas onerosas, no se quejó porque sabía que su madre estaba devastada.

Una semana después del funeral, Melissa se levantó temprano y corrió al banco para cobrar el seguro de vida de su esposo. Cuando regresó a casa, les dijo a sus hijos que el dinero del seguro estaba disponible y que la mitad sería para Marcos y la otra mitad para ella. Javier estaba furioso.

Publicidad

“¿Por qué harías algo como esto? Trabajé muy duro para asegurarme de que el funeral saliera bien”, dijo Javier con tristeza.

Lee también: Papá deja su casa a su hija menor, y la hija mayor solo recibe un plato sucio - Historia del día

“Sí, y lo aprecio, pero eres mayor y tienes una carrera estable. No necesitas el dinero”, respondió Melissa.

"Ese no es el punto; solo quieres consentir a Marcos y justificarlo usando mi estabilidad financiera”.

Hombre brindando su apoyo a una mujer en un funeral. | Foto: Shutterstock

Hombre brindando su apoyo a una mujer en un funeral. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero Melissa ignoró a Javier y le dio a Marcos los datos bancarios para acceder al dinero del seguro. Marcos estaba emocionado. Nunca antes había tenido acceso a tanto dinero y pasó los siguientes seis meses de fiesta, apostando y comprando.

Un día, Javier le pidió a su hermano que reflexionara sobre su comportamiento. "No creo que debas gastar tu dinero de la forma en que lo haces ahora”.

“¿Por qué no lo inviertes para poder disfrutarlo por mucho más tiempo más adelante en tu vida? Tu salud también está sufriendo debido a tu estilo de vida imprudente", expresó.

"Yo no te digo qué hacer con tu dinero, así que no me digas qué hacer con el mío. Y nunca me digas qué hacer con mi salud, con razón mamá no te quiere", dijo Marcos para luego marcharse. Javier estaba desconsolado por la reacción de su hermano.

Publicidad

Pronto, Marcos se dio cuenta de que se le estaba acabando el dinero, por lo que se le ocurrió una idea para acceder a la parte del seguro de su madre. Creó una empresa falsa y le dijo que invirtiera su dinero para obtener dividendos.

Su madre estuvo de acuerdo sin hacer preguntas, por lo que invirtió todo el dinero restante de su seguro en la compañía que le indicó su hijo menor.

Marcos no se molestó en ocultar sus hábitos de gasto excesivo. Continuó yendo de fiesta, apostando y comprando casi a diario. Su madre se preocupó por él, pero le permitió continuar. Ella razonó que esta era probablemente su forma de llorar la pérdida de su padre.

Publicidad

Tres meses después de que Melissa invirtiera todo su dinero en la empresa falsa de su hijo, preguntó por los dividendos. Marcos mintió durante unos meses, pero cuando finalmente se quedó sin excusas, le confesó todo.

Firma de documentos. | Foto: Shutterstock

Firma de documentos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Él le dijo que había gastado todo el dinero de su seguro y le mintió para obtener su parte. “Todo el dinero se acabó”, dijo.

“¿Te das cuenta de que lo vamos a perder todo? ¡Iba a usar ese dinero para pagar la casa y algunas de las deudas de tu padre!”, dijo Melissa.

Marcos no sabía esto. Pensó que su madre tendría más dinero disponible para atender todas sus necesidades. Pero en lugar de disculparse por sus acciones, culpó a su madre por todo.

“Si no me hubieran hecho pensar que teníamos dinero para gastar, no habría desperdiciado el dinero del seguro”, señaló.

Publicidad

“¡¿Cómo te atreves a querer hacerme sentir culpable?! Me mentiste; ¡Me robaste mi dinero!”, gritó la viuda.

“Era el dinero de papá. Ahora no tienes dinero y es tu culpa”, sentenció Marcos.

En lugar de asumir la responsabilidad, Marcos empacó toda su ropa y se mudó sin decirle a Melissa a dónde iba. Él la dejó endeudada y la mujer tuvo que vender su casa para pagar sus cuentas. Mientras Javier ayudaba a su madre a empacar y mudarse, él se ofreció a dejarla vivir con él.

A Melissa le resultó difícil aceptar su oferta. Se sentía culpable por prestarle menos atención y darle mucha más responsabilidad de la que le dio a Marcos. “Trataré de hacer un plan y encontrar dónde vivir. No quiero agregarte más responsabilidad”, dijo.

Publicidad
Mujer discutiendo con su hijo. | Foto: Shutterstock

Mujer discutiendo con su hijo. | Foto: Shutterstock

Pero Javier insistió en que se mudara con él. “No tienes adónde ir, y yo tengo espacio en mi casa; todo estará bien”, dijo.

Publicidad

Ese mismo día Melissa se mudó con su hijo. Todavía se sentía culpable por cómo lo trataba, así que lo llamó a su habitación.

“Debería haberte dicho esto hace muchos años, pero lamento mucho haber sido tan dura contigo”, manifestó.

"¿Por qué lo hiciste?", preguntó Jack.

“Honestamente, creía que eras lo suficientemente fuerte como para manejar toda la responsabilidad. No pensé que mimar a Marcos lo convertiría en una persona tan deshonesta y manipuladora”, dijo Melissa.

“Te perdono por todo”, respondió Javier. “Ser tratado de manera diferente a Marcos me dolió mucho cuando era más joven, pero ahora estoy bien”, precisó.

Publicidad

Javier y su madre vivieron juntos durante dos años. Él la ayudó a encontrar trabajo y ella se mudó a un pequeño apartamento.

Lee también: Hijos se enteran de que su anciana madre dejó mansión de $3,7 millones a un joven que no es su hijo - Historia del día

Estaba agradecida de que su hijo la cuidara y estaba orgullosa de sí misma por haber ganado algo de independencia. Marcos nunca regresó a casa y nunca se disculpó por robar y malgastar el dinero de su madre.

Padres cargando un mueble con su hijo encima. | Foto: Shutterstock

Padres cargando un mueble con su hijo encima. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El perdón nos ayuda a sanar y seguir adelante: Javier podría haber elegido resentirse con su madre después de que ella lo tratara de manera diferente a su hermano, pero la perdonó y la ayudó a seguir con su vida.

Recompensar el mal comportamiento conduce a más mal comportamiento: La madre de Marcos reconoció que estaba malcriando a su hijo, pero no cambió su comportamiento y eso la llevó a perder todo su dinero.

Por favor comparte esta historia con tus amigos; podría inspirar a las personas a compartir sus propias historias o ayudar a alguien más.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer se divorcia de quien fue su marido por 36 años después de que su hijo se entera de que tiene un hermano - Historia del día

27 de abril de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Millonario saca a hijas del testamento y deja su herencia a trillizas sin hogar - Historia del día

27 de marzo de 2022

Millonario fallecido dejó a su hijo solo una vieja máquina de coser, dijo que era "el tesoro más grande que tenía" - Historia del día

04 de mayo de 2022