logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer rica le pide a indigente que bote un colchón viejo: él lo voltea y ve cremallera pequeña - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un músico sin hogar en apuros recibe una agradable sorpresa: realiza un concierto para deshacerse de un colchón viejo y encuentra una pequeña cremallera detrás.

Publicidad

Carlos Bracho estaba seguro de que nada podría impedir que se convirtiera en un músico exitoso cuando llegó inicialmente a la ciudad para seguir una carrera en la música.

Pero esas esperanzas solo habían durado dos años. Ese fue el tiempo que tardó en descubrir que su pasión le costaría mucho más de lo que podría haber imaginado.

Después de dos años de ser engañado por las promesas falsas de los directores de casting y ser expulsado de su vivienda por no pagar el alquiler, se quedó sin hogar y sin un centavo para poder volver a casa con su novia, Lidia Díaz.

Si alguien le hubiera pedido a Carlos que limpiara baños para ganarse la vida en ese momento de su vida, lo habría hecho solo para salir adelante.

Publicidad

Porque si quería volver a ponerse de pie y recuperar a Lidia, que había roto con él, tenía que demostrar su valía. Necesitaba convertirse en un músico exitoso.

Un joven tocando una guitarra acústica. | Foto: Pexels

Un joven tocando una guitarra acústica. | Foto: Pexels

Lee más: Mujer se convierte en multimillonaria después de besar a un mendigo - Historia del día

Y así, cuando su camino se cruzó con el de otro hombre sin hogar llamado Simón Castillo, se llenó de alegría. Simón le ofreció un refugio para pasar las noches cuando estaba sentado al borde de la carretera, rogando a los transeúntes por un lugar para pasar la noche.

“Puedes venir conmigo si quieres. Puedo dejarte dormir en mi casa”, le había dicho mientras se acercaba a él.

Publicidad

Carlos estaba sentado con la cabeza gacha, abatido por tener que pasar la noche en la calle, pero Simón había llegado para rescatarlo. “¿Su casa? ¡Claro, señor! ¡Gracias! ¡Muchas gracias!”, respondió.

Siguió a Simón a su “casa” y descubrió un callejón lleno de otras personas sin hogar, durmiendo acurrucados en mantas rotas y periódicos.

“Al mirarte, puedo decir que viniste aquí para perseguir tu sueño. Por favor, corrígeme si me equivoco...”, dijo el hombre mayor con una sonrisa graciosa en su rostro.

“Después de todo, mi cabello no se volvió gris solo por el sol. He pasado casi toda mi vida en las calles, y puedo identificar instantáneamente a un luchador...”.

Publicidad

“¿Un luchador? ¿Cuándo pasé de ser un músico apasionado a un luchador?”, pensó Carlos.

“Pero las declaraciones de Simón tienen sentido. Después de todo, soy alguien que lucha por sobrevivir y quizás también soy un fracaso...”.

Esa noche, el joven músico durmió en el callejón y se unió a varias personas sin hogar allí. Simón le ofreció una manta y algo de comida que había logrado comprar ese día.

Un hombre mayor sin hogar sentado en el suelo. | Foto: Pexels

Un hombre mayor sin hogar sentado en el suelo. | Foto: Pexels

A la mañana siguiente, a las 5 a. m., los sonidos de una patrulla despertaron a Carlos. Todas las personas sin hogar corrieron hacia los alrededores tan pronto como escucharon que el automóvil se acercaba.

Publicidad

El joven músico, que no tenía idea de adónde iba, siguió ciegamente a Simón. “¿A dónde vamos?”, preguntó a la mitad de su escape.

“A algún lugar donde no nos atrapen”, dijo el hombre mayor, quien siguió caminando rápido.

Llegaron a un puente unos minutos más tarde, y Carlos estaba jadeando pesadamente en ese momento. “¡Qué mal! ¿No se puede descansar en paz en esta ciudad?”.

“¿Eres nuevo aquí?”, preguntó Simón.

“Bueno, ya tengo dos meses aquí...”.

Él rio. “Entonces no sabes nada de este lugar”, comentó.

Publicidad

“Vámonos”, agregó.

“¿A dónde?”.

“Necesitas trabajar en esta ciudad para sobrevivir, así que sígueme”, dijo el hombre mayor mientras levantaba con cuidado su bastón.

Carlos no entendía muy bien lo que estaba pasando, pero de igual forma lo siguió. Unas horas más tarde, el joven se encontraba trabajando como cargador.

A partir de ese día, Carlos comenzó a acompañar a Simón todos los días a una pequeña tienda que les pagaba $10 a la semana por mover artículos viejos. Estos objetos eran desechados por las personas que vivían en las casas vecinas a la tienda.

Publicidad
Dos hombres subiendo cajas en una camioneta. | Foto: Pexels

Dos hombres subiendo cajas en una camioneta. | Foto: Pexels

Por supuesto, no era mucho dinero, pero para personas como Carlos y Simón, era suficiente.

Y así, por un tiempo, el joven músico había puesto su arte en un segundo plano, centrándose en su trabajo como cargador y en su supervivencia. Sin embargo, todo cambió una mañana.

Publicidad

“Disculpe ¿Podría acercarse?”, le dijo una mujer a Carlos justo cuando estaba por salir del vecindario.

Se dio la vuelta para ver a una hermosa morena en el porche de una casa grande. “¿Sí?”.

“Hola, mi nombre es Rita. Me acabo de mudar y me preguntaba si podrías ayudarme con algunas cajas y colchones viejos. ¡No te preocupes, te pagaré! ¿50 dólares estaría bien?”.

“¡¿50 dólares?!”, pensó. Eso era más de lo que ganaba en un mes. Él aceptó.

Carlos entró a la casa de la mujer y empezó a sacar las cajas. De repente, sus ojos se posaron en un viejo piano en la esquina de una sala de estar. “¿Tocas el piano?”, le preguntó a Rita.

Publicidad

“¡Para nada!”, dijo ella riendo. “En realidad mi abuelo es dueño de una compañía de música, y su casa, mejor dicho, su antigua casa, que me regaló, tiene todas estas cosas de música antigua. Puedes encontrar muchos instrumentos en el sótano”.

Una mujer recostada de una baranda en un porche. | Foto: Unsplash

Una mujer recostada de una baranda en un porche. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Eso es una locura! ¡Sería el sueño de un músico poseer todo eso!”.

“Si los quieres, puedes quedártelos. ¿Eres músico?”.

“Más o menos. Vine a esta ciudad para seguir una carrera como músico, pero ha sido difícil. Bueno, ¿dónde están los colchones?”.

“Aquí, sígueme. ¿Cuál es tu nombre, por cierto?”.

“Carlos Bracho”.

Lee también: Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

“Me agrada tu nombre”, murmuró ella.

Publicidad

Carlos siguió a Rita a sus habitaciones y la ayudó a deshacerse de sus viejos colchones. Sin embargo, cuando volteó el último, vio una pequeña cremallera en la parte posterior.

Intentó abrirla por curiosidad, pero era vieja y no se movía. Así que tuvo que usar algo de fuerza para lograrlo.

Cuando lo hizo, se desprendió un poco del material que la rodeaba y sintió que algo estaba metido en lo profundo del colchón.

Empezó a rasgar el material cada vez más, y pronto hubo muchos billetes de dólar esparcidos por el suelo.

Una persona sosteniendo en su mano un paquete de billetes de 20$. | Foto: Unsplash

Una persona sosteniendo en su mano un paquete de billetes de 20$. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Santo Dios!”. Tanto él como Rita quedaron desconcertados. “¡Hay mucho dinero aquí!”.

Carlos y la mujer calcularon el dinero después de juntar los billetes y llegaron a contar $10.000. “¡Dios mío! ¡Necesito contarle al abuelo lo que encontramos! ¡Dame un minuto!”, dijo Rita.

Inmediatamente llamó a su abuelo para contarle lo sucedido y él se echó a reír. “¿Así que lo encontraste? Cuando era niño, tu bisabuela guardaba algo de dinero del presupuesto mensual en un cajón.

Yo solía tomar uno o dos billetes de dólar y los metía en el colchón. Lo había olvidado por completo. Esos billetes han estado allí durante décadas”.

Publicidad

“¡Ay, abuelo!”, dijo la joven riendo. “En realidad, tuve algo de ayuda para encontrarlo. Se lo voy a dar porque él lo descubrió. Espero que esté bien”.

El abuelo de Rita estuvo de acuerdo, así que ella le ofreció la suma total a Carlos. Sin embargo, él dudó en aceptarlo. “No puedo aceptarlo. ¡Es mucho dinero!”.

“Bueno, considéralo una ventaja. Ahora puedes renunciar a tu trabajo y volver a la música. Puedo ver en tus ojos tu pasión por la música. Así que por favor acepta el dinero, y si necesitas algo más, puedo preguntarle a mi abuelo. ¿Sabes que tiene un sello discográfico?”.

Carlos no podía creer lo que acababa de pasar. Él no era nadie para Rita y ella era solo una extraña, pero era muy considerada, a diferencia de Lidia, a quien no le importaba lo que le pasara a él.

Publicidad
Una mujer y un hombre recostados en una cama sonriendo. | Foto: Pexels

Una mujer y un hombre recostados en una cama sonriendo. | Foto: Pexels

En ese momento, el joven músico se dio cuenta de lo más importante para él. Era su pasión, que había dejado de lado debido a sus dificultades, y Rita fue quien lo inspiró a perseguirla.

Publicidad

Carlos se enamoró de ella en ese instante, y volvió a la música con su ayuda. Comenzaron a reunirse con frecuencia en su casa, donde él ensayaba su música. ¡Luego hizo una audición para el sello musical de su abuelo y consiguió su primer contrato!

Además, Rita también se enamoró perdidamente de él y ahora los dos están comprometidos. Carlos también está ayudando financieramente a Simón porque fue la primera persona en la ciudad que lo ayudó.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No renuncies a tus sueños. Carlos se había alejado de la música cuando enfrentó algunos problemas en la vida, pero ahora ha vuelto a la normalidad.

Publicidad

Nunca sabes cuándo tu vida dará un giro. Carlos no tenía casa y nunca podría haber imaginado tener un hogar y una vida feliz, pero todo sucedió.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: El día de San Valentín, mujer le hace RCP a indigente y poco después descubre que se convirtió en millonaria - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022

Indigente halla el diario personal de una chica en el basurero y corre a ayudarla - Historia del día

08 de marzo de 2022

Indigente halla billetera en las escaleras del metro y se convierte en millonario 1 año después - Historia del día

28 de marzo de 2022