logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

Vanessa Guzmán
07 abr 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre decidió visitar la casa de sus padres treinta años después de huir. Allí conoció a un vagabundo que tenía la misma marca de nacimiento que él, lo que despertó su curiosidad.

Publicidad

William era un millonario de 50 años que cosechó su fortuna. Había construido una carrera en la industria de la tecnología a pesar de que su padre estaba en contra. Provenía de una familia de bajos recursos y su papá, Jaime, pretendía que fuera agricultor como él.

Sin embargo, William estaba decidido a no vivir su vida en la pobreza, por lo que trabajó duro en la escuela para lograr más. Ganó una beca para estudiar en la universidad de sus sueños, pero su padre le prohibió aceptarla.

"Papá, ¿qué tiene de malo que estudie tecnología? Será una de las industrias más grandes en los próximos años", dijo William.

"¿Cómo estás tan seguro de que vas a tener éxito? Solo sé un granjero, para estar seguro de que nunca pasarás hambre", exigió Jaime.

Publicidad

"Papá, te admiro por criarnos y apoyarnos a través de tu trabajo. Pero para mí, hay otras carreras que vale la pena perseguir, y mi corazón está en el mundo de la tecnología. Estoy persiguiendo mis sueños para proporcionarme, e incluso a ti, un futuro mejor", respondió William.

Él esperaba que su padre lo entendiera, pero no fue así. La respuesta del agricultor demostró que no apoyaría a su hijo.

"¡Cómo te atreves a insultar mi profesión! ¡Es lo que te alimentó y vistió todos estos años! ¿Crees que eres mucho mejor que yo solo porque pudiste terminar la escuela secundaria? Dije que no irás a esa universidad, y eso es todo. ¡Punto y final!", estalló su padre de repente.

Publicidad

"No tienes derecho a prohibirme la universidad. Gané esa beca, te guste o no, continuaré mi educación y seguiré mi pasión", dijo William, negándose a dar marcha atrás.

"Bien, ¡entonces sal de esta casa y nunca vuelvas! Olvida que alguna vez tuviste una familia y vive por tu cuenta. ¡Veamos cuánto tiempo sobrevivirás!", dijo Jaime, señalando la puerta.

Lee también: Tras muerte de anciano, hijo regresa a su casa y oye sonidos en el garaje abandonado - Historia del día

William se ofendió. Su madre observaba en silencio, sin decir una palabra, lo que le partía el corazón aún más. Miró a sus padres antes de dirigirse a su habitación y empacar sus cosas. Una vez que salió por la puerta, juró no volver jamás.

Publicidad

Retrato de un hombre con gesto de molesto. | Foto: Pexels

Años más tarde, obtuvo su licenciatura y creó su propio negocio, una empresa de TI. Estaba en una relación saludable con una hermosa mujer llamada Miriam. Juntos tuvieron dos hijas: Ana y Mia.

Publicidad

Un día, después de toparse con alguien que conocía desde la infancia, William descubrió que sus padres habían muerto hacía veinte años. Una parte de él se sentía terrible por no haberse acercado a ellos en todos estos años. Pero ahora era demasiado tarde para enmendarlo.

Le dijo a Miriam que quería visitar la casa de sus padres, que no había visto en 30 años. Su esposa lo apoyó por completo y prometió cuidar de sus hijas mientras visitaba su ciudad natal, a cuatro horas en auto de donde vivían.

Cuando llegó, vio la casa de su infancia destruida. Parecía como si nadie hubiera vivido allí durante años. Los recuerdos en su memoria comenzaron a inundar sus pensamientos mientras caminaba por la propiedad y comenzó a llorar.

Publicidad

Un par de momentos después, escuchó a alguien toser desde una de las habitaciones. Entró y vio a un hombre con aspecto de vagabundo allí. "Lo siento, no sabía que había alguien aquí", dijo William tan pronto como notó al hombre sentado en un colchón viejo.

William revisó su maletín, con la esperanza de tener algunos bocadillos de sobra. Siempre guardaba algunos pasteles sellados para cuando sus hijas los pidieran mientras estaban fuera.

Encontró algunas galletas y se las dio al hombre. "Lo siento, esto es todo lo que tengo en mi bolso", dijo William, sentándose en el suelo frente al hombre.

"Gracias", dijo el indigente, abriendo rápidamente uno de los paquetes de galletas. "¿Qué estás haciendo aquí? ¿Planeas comprar esta propiedad?", preguntó.

Publicidad

William negó con la cabeza. "No. Solía ​​vivir aquí. Esta habitación en la que estamos sentados solía ser mi cuarto. Soy William, por cierto".

Joven con traje de ejecutivo. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre de repente se movió incómodo mientras se sentaba en el colchón. "¿Qué quieres decir? Esta es mi habitación. Crecí aquí. Esta es la casa de mis padres", respondió.

En ese momento, William notó la marca de nacimiento en el costado del cuello del hombre. Era exactamente igual que la suya.

"¿Tus padres vivían aquí? ¿Cuántos años tienes? ¿Cómo te llamas?", dijo William, incapaz de guardarse sus preguntas.

"Soy Patricio. Acabo de cumplir 25 años hace unos meses. Cuando solo tenía cinco años, mis padres murieron", respondió el hombre.

William decidió inclinar un poco la cabeza para mostrar que tenía exactamente la misma marca de nacimiento que Patricio. "Supongo que tus padres son Jaime y Melinda", dijo.

Publicidad

"Yo soy su primogénito. Me fui de casa a los 20 años porque papá no quería que siguiera la carrera que yo quería".

"Eres mi hermano mayor..." dijo Patricio, repentinamente atónito. William negó con la cabeza y preguntó si podían hacer una prueba de ADN. El vagabundo estuvo de acuerdo e incluso sintió alivio al descubrir que todavía tenía un pariente cercano vivo.

Pasaron las semanas y la prueba confirmó que efectivamente eran hermanos. William y Patricio se reencontraron y fue el turno de Patricio de compartir su historia.

Hombre llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Cuando mamá y papá murieron, me enviaron a un orfanato. No me gustaba quedarme allí porque los niños no eran amables. Me escapé a los 16 años, pero terminé en la calle sin educación. Cuando no estoy mendigando, estoy descansando aquí, en el único lugar al que he llamado hogar", explicó.

William se sintió mal por su hermano y lo abrazó. "Lamento haberte encontrado recién ahora. Desearía haber hecho las paces con mamá y papá. Podría haberlos ayudado y también haberte ayudado a ti. No te preocupes. No estás solo ahora", manifestó.

Miriam se enteró de la existencia de Patricio. Estaba feliz de arreglar la casa de huéspedes en su patio trasero para que su cuñado tuviera un lugar cómodo donde quedarse. Mientras tanto, William lo ayudó a estudiar y, finalmente, a conseguir un trabajo en su empresa.

Publicidad

William llevó a Patricio a casa y le enseñó todo lo que sabía sobre tecnología. Fue así cómo consiguió un puesto en su compañía. Los dos se volvieron extremadamente cercanos.

"¡Eres un tipo inteligente! Tienes un don natural", le decía William a su hermano menor.

Además de formar un bonito lazo, Patricio también fue un tío amoroso para las dos hijas de William, con quienes jugaba cuando tenía tiempo libre.

Como familia, visitaban el cementerio donde estaban enterrados sus padres todos los meses. Y finalmente repararon la casa de sus padres y la convirtieron en un segundo hogar para su familia.

Publicidad

Cuando llegó el momento de que William se jubilara, dejó su empresa en manos de Patricio y también confió grandes participaciones a sus hijas.

Lee también: Hombre regresa a casa abandonada de padres fallecidos y ve platos lavados recientemente - Historia del día

Mientras tanto, él y Miriam disfrutaron de una vida de retiro en la casa de la infancia de William, atendiendo la granja de su padre, como él siempre había querido.

Familia compartiendo una rica merienda. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

El tiempo debe curar todas las heridas: En lugar de hacer las paces con sus padres después de su pelea inicial por su título universitario, William podría haber intentado volver a conectarse con ellos.

Pero eso nunca sucedió, y todos se fueron por caminos separados. William lamentó sus decisiones y solo pudo compensar su ausencia cuidando a su hermano menor.

No es demasiado tarde para empezar de nuevo: Patricio tenía 25 años cuando descubrió que tenía un hermano y una familia en quien confiar.

También fue a esta edad cuando aprendió por primera vez a trabajar en la industria de TI. Era realmente bueno en eso y terminó ganándose la vida después de no poder encontrar trabajo durante años. Cambió su vida para mejor, y todo gracias a la ayuda de William.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad