logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chico le entrega caja a su pobre madre viuda y dice: "Papá dijo que la abrieras si necesitábamos ayuda" - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 abr 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un chico decide hacer algo con los problemas de su madre y se acerca a ella con una caja que su difunto padre le entregó.

Publicidad

Katherine se quedó a cargo de su hijo llamado Robert después de que su esposo, Simón, muriera de cáncer hacía cuatro años. Tenían muchas deudas y préstamos que pagar. Y dos años después de su muerte les quitaron la casa porque no pudieron pagarla.

Habiendo perdido su hogar, Katherine y Robert comenzaron a vivir en una pequeña casa alquilada. Vivían modestamente, con el dinero justo para pasar todos los días.

Katherine a menudo se ponía más triste cuando recordaba todos sus problemas. La única razón por la que seguía avanzando era por su hijo.

Robert comenzó a notar que su madre bebía mucho por las noches. Sintió que ella estaba cerca de darse por vencida. Un día después de la escuela, la vio sentada cerca de la ventana, llorando a mares. A su lado había una botella de vino vacía.

Publicidad

"Mamá, deberías dejar de beber tanto. No es bueno para ti. Por favor, prométeme que dejarás de beber", dijo el chico. Pero en lugar de apreciar la preocupación de su hijo, Katherine lo confrontó.

"¡Es fácil para ti decirlo, todo lo que haces es andar en bicicleta todos los días después de la escuela! ¡No me ayudas en absoluto!", gritó la mujer.

Herido, Robert decidió irse a su habitación en silencio. Entendió que su madre no estaba en el estado adecuado para tener una conversación tranquila. Por lo que cualquier otra cosa que dijera daría lugar a una pelea.

Aproximadamente una hora después, su madre entró en su habitación para disculparse. Ella estaba llorando aún más, pidiendo perdón. "Lo siento mucho, Robert. No sé lo que me pasa. No debí arremeter contra ti. Nada es tu culpa", le dijo.

Mujer tapando su rostro con sus manos. | Foto: Pexels

Mujer tapando su rostro con sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Lo sé, mamá. Sé lo difícil que ha sido para ti. Ojalá pudiera graduarme antes para ayudarte", respondió Robert.

Katherine negó con la cabeza. "Es mi responsabilidad criarte y mantenerte. Es solo que estoy muy cansada y todo se está volviendo cada vez más difícil con todas las facturas que pagar y todos los precios en las tiendas de comestibles subiendo".

Después de un rato, agregó: "Sería lindo pasar más tiempo contigo. Verte me motiva y ese es todo el apoyo que necesito de ti".

Lee también: "Mamá, te compré un auto": el niño de 13 años que derritió a su madre con su acto generoso

Publicidad

"Lo siento, mamá. Debería estar ayudándote en todo lo que pudiera. No tienes que hacer las cosas sola ahora. Estoy aquí y somos un equipo", le aseguró Robert.

En ese momento, caminó hacia su armario y sacó una caja vieja. "Toma", dijo, entregándole la caja a su madre.

"Papá me dijo que deberías abrir esto si necesitábamos ayuda. Lo siento, mami. Me tomó mucho tiempo darte esto porque no me había dado cuenta de tus problemas. Debí haberme dado cuenta antes de que sufrieras tanto".

Katherine abrió la caja y vio una nota de su esposo y un sobre sellado que contenía $15.000. Primero abrió la carta, que decía:

Publicidad

"Querida Katherine,

Lo siento, ya no estoy allí para caminar cada día contigo. Te dejé muy temprano y sé que cada día ha sido difícil para ti. Le di esta caja a Robert y le pedí que me prometiera que solo te la daría cuando más la necesitaras. Estoy seguro de que él sabe cuándo será el momento adecuado para eso.

No quería dártela directamente porque siempre has sido mi mujercita curiosa. Estoy 100% seguro de que la habrías abierto tan pronto como la recibieras. Los amo. Siempre tuyo, Simón".

Katherine volvió a sollozar. Ella pensó que habían usado los últimos activos de su esposo para pagar sus deudas, lo que los había dejado sin nada. Nunca imaginó que él tuviera un plan de respaldo para cuando más necesitaran ayuda.

Publicidad

"¿Qué dices, Robert? ¿Deberíamos ir de viaje? Hace tanto tiempo que no vamos a ningún lado", sugirió Katherine.

Persona escribiendo una carta. | Foto: Pexels

Persona escribiendo una carta. | Foto: Pexels

"No, mamá. Presupuestemos el dinero sabiamente. Usémoslo para pagar nuestras facturas y gastos mensuales. Y si queda, entonces podemos utilizarlo para un viaje o incluso para una buena comida en un restaurante", respondió el chico.

Su mamá sonrió. "Tienes razón, cariño. Esto definitivamente me quitará mucho peso de encima. Deberíamos tener suficiente dinero para gastar en algunos extras con esta ayuda de tu papá".

Después de que Robert se quedó dormido, Katherine se sentó en su habitación y leyó la nota muchas veces. "Te extraño mucho, Simón", sollozó. Decidió insertar la carta en el diario de su marido, que mantuvo junto a su cama incluso después de su muerte.

Publicidad

Entonces notó algo extraño. La letra del diario de su esposo era muy diferente a la de la nota. Tomó el cuaderno de su hijo de la mesa del comedor y se dio cuenta de que era su letra en la carta.

Por la mañana, le preguntó a Robert por qué había escrito la nota y él confesó. "Lo siento, mamá. Papá en realidad no dejó una caja", contó.

"He estado trabajando a tiempo parcial como mensajero. Por eso siempre estoy en mi bicicleta. También trabajo en un café los fines de semana y, a veces, el dueño del servicio de mensajería para el que trabajo me da tareas extras para agregar a mi cheque de pago", explicó Robert.

Katherine estaba llorando. "¿Esto es lo que pudiste ahorrar? Esto es mucho, Robert".

Publicidad

"He estado trabajando desde que nos quitaron la casa, mamá. Lamento no haberte dado el dinero antes. Tenía la meta de alcanzar los $20,000 antes de dártelos. Cuando me di cuenta de que ya los necesitabas, abandoné esa meta", dijo Robert, abrazando a su madre.

"Lamento mucho lo que te dije acerca de no ayudarme. En primer lugar, nunca debí pedirte ayuda y, sin embargo, estabas trabajando en secreto para apoyarme. Gracias, mi dulce hijo. Tú eres el mejor que alguien podría pedir", dijo Katherine, llorando.

Después de unos momentos más juntos, Katherine le dijo a Robert que estudiara. Se acercaban los exámenes y ella quería que le fuera bien. Mientras tanto, caminó hacia el centro comercial cercano y entró al servicio de mensajería donde trabajaba Robert.

Publicidad

Preguntó si tenían vacantes y se presentó como la mamá de Robert. "Cualquier miembro de la familia de Robert es bienvenido aquí", dijo el gerente. "¡Es el chico más trabajador que he conocido!"

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

En ese momento, Katherine consiguió un segundo trabajo como asistente virtual para el servicio de mensajería. Después de un tiempo, tuvo la oportunidad de conocer al dueño del negocio, con quien compartió las dificultades de su familia.

"Mi hijo había estado trabajando a mis espaldas durante dos años para ganar suficiente dinero para ayudar a pagar las cuentas. Él comenzó a trabajar cuando perdimos la casa y desde entonces ha estado trabajando duro", admitió.

El propietario, Adam, fue muy amable y se sintió conmovido por Robert y Kath. Inmediatamente, les ofreció hospedarse en una casa que había heredado de sus padres.

Publicidad

"Tengo una casa vacía cerca que no he tocado en unos cinco años. La heredé de mis padres. Pueden vivir allí todo el tiempo que necesiten", le dijo a Katherine.

Ella sacudió su cabeza. "Oh, por favor, lo siento. No estaba tratando de que hicieras nada por mí. Estaba tan orgullosa de mi hijo, y hasta ahora, la historia me toca el corazón", explicó.

Adam también negó con la cabeza e insistió en que aceptaran su oferta. "No. Preferiría que alguien viviera allí y cuidara la casa. De todos modos, no he tenido tiempo de alquilarla. Me gustaría que se queden allí gratis. Me la regresan cuando quieran", dijo.

Al final, Katherine aceptó su oferta. Ella y Adam se hicieron muy buenos amigos, y renunció a su otro trabajo para administrar el servicio de mensajería para el que trabajaban ella y Robert.

Publicidad

Robert también continuó trabajando en el servicio de mensajería y ofreció asistencia a Adam de forma gratuita. Un par de años más tarde, Katherine y Robert pudieron ahorrar suficiente dinero para comprar una pequeña casa lo suficientemente buena para los dos.

Lee también: Niño vuelve a desaparecer después de la escuela y su mamá lo sigue para averiguar a dónde va - Historia del día

Le devolvieron la casa que le había prestado Adam y siguieron siendo buenos amigos. Para agradecerle su generosidad, lo llevaron de viaje a Europa y los tres disfrutaron mucho.

Billetes de cien dólares. | Foto: Pexels

Billetes de cien dólares. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las cosas siempre mejora, y nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo: Katherine se sentía desesperanzada después de la muerte de su esposo, pero con la ayuda de su hijo, pudo sobrellevar la situación y finalmente vivir la vida cómodamente.

El trabajo duro puede ayudarte a alcanzar metas maravillosas: Robert y Katherine se ayudaron mutuamente trabajando duro. De esa manera, pudieron ahorrar suficiente dinero para vivir una vida sin deudas y experimentar algunos lujos.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer de 67 años queda devastada cuando su jefe la despide: semanas después, él le ruega que vuelva - Historia del día

07 de mayo de 2022

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

Millonario llega a hotel y se desmaya al ver a su esposa trabajando como mucama allí - Historia del día

13 de marzo de 2022

Mujer escucha a su hijo burlarse de su pobre abuelo que vive en un viejo tráiler - Historia del día

11 de mayo de 2022