logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre oye a su perro ladrar desde lejos y lo encuentra sentado cerca de bebé abandonada - Historia del día

Georgimar Coronil
12 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Joaquín decide investigar la causa por la que su perro a su perro Toby no deja de ladrar. Entonces descubre a una bebé abandonada en la calle. La chiquilla resulta ser una niña muy especial que cambiaría la vida de Joaquín para siempre.

Publicidad

Joaquín era un hombre muy rico, que también era conocido como una de las personas más amables y generosas de la ciudad. Parecía tenerlo todo, hasta que descubrió que su esposa lo había estado engañando con su mejor amigo.

Joaquín se divorció de su mujer y ella se mudó a otro estado con su ahora ex mejor amigo. Pese a lo ocurrido, el hombre no dejó que el incidente lo amargara y siguió siendo amable con todos los que le rodeaban. Sin embargo, todo el mundo sabía que era un hombre bastante solitario, por muy amable y simpático que fuera.

Para aliviar su soledad, Joaquín se compró un perro y lo llamó Toby. "Al menos tú no me traicionarás, ¿verdad Toby?", dijo una vez que lo tuvo, sonriendo a pesar del dolor.

Publicidad

Como era un hombre ocupado, Joaquín hizo entrenar a Toby para que se supiera comportarse adecuadamente. Dejaba que corriera libremente por el patio trasero por las tardes y cuando se cansaba, el adorable perro volvía a casa.

Un día, dejó a Toby afuera mientras veía una película en la televisión. Un rato después se dio cuenta de que el perro aún no había regresado. Entonces salió a buscarlo y oyó los ladridos de la mascota a lo lejos.

Lee más: Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

Joaquín corrió por encima de la valla para acercarse. Cuando llegó a la carretera, vio a Toby junto a una bebé que estaba tendida sobre la hierba.

Publicidad

"Pobrecita", dijo entristecido al pensar en que alguien hubiese dejado a una bebé indefensa en la calle. Comprobó la zona en busca de una bolsa que pudiera pertenecer a la pequeña, pero no había ninguna.

Antes de llevársela a casa, fue a una tienda cercana. Compró leche y pañales para poder cuidar adecuadamente a la niña. Al llegar a casa, la alimentó y le cambió los pañales. Luego llamó a la policía y denunció el incidente.

Hombre con su perro. | Foto: Pexels

Publicidad

"Esta pobre bebé fue abandonada sola en la calle sin nada más que su ropa. No había otros adultos en la zona, así que la acogí", explicó Joaquín.

La policía dijo que verificaría las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona para encontrar a sus papás. Sin embargo, de momento iban a buscar un hogar adoptivo para el bebé.

Al oír esto, Joaquín no dudó. "¿Puedo ser su tutor?", preguntó. "Llevo mis negocios desde casa, así que no tendría problemas en cuidarla".

Lee más: Bombero salva y adopta a niño huérfano que 40 años después halla foto de su madre en habitación de su padre - Historia del día

Publicidad

La policía obtuvo un par de detalles más y una prueba de identificación de Joaquín. Entonces permitieron que la niña viviera con él. Joaquín se hizo cargo de ella durante meses y cuando se determinó que no se podía identificar a sus padres, la niña fue dada en adopción.

En cuanto pudo, Joaquín tramitó los papeles necesarios para adoptar legalmente a la chiquilla, a la que llamó Emilia.

Crio a Emilia como si fuera su propia hija, e incluso le puso el nombre de su madre, que también lo crio a él sola. Quería mucho a la pequeña y le proporcionó todo lo que necesitaba y más.

Padre enseñado a su hija a andar en bicicleta. | Foto: Pexels

Publicidad

Joaquín era el héroe de Emilia. Ella admiraba a su padre y siempre quería estar cerca de él. Disfrutaban juntos de todas las comidas, acudían al parque y a sus heladerías favoritas, donde pasaban mucho tiempo juntos.

Cuando Emilia cumplió siete años y empezó a ir al colegio, muchos de los padres e incluso los profesores se fijaban en el parecido entre Joaquín y Emilia. Incluso los amigos de Joaquín decían que "parecían gemelos".

Joaquín nunca pensó en Emilia como su hija adoptiva, así que se lo tomó como un cumplido y simplemente sonreía cada vez que alguien hablaba de su parecido.

Lee más: Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

Publicidad

Un día, mientras Emilia jugaba con Toby en el patio trasero de su casa, se cayó y se raspó la cabeza con el pavimento. Cuando Joaquín empezó a curar la herida con un antiséptico, se dio cuenta de algo increíble.

"Mira eso, cariño. Tenemos la misma marca de nacimiento", dijo, sorprendido. Nunca se había fijado en ese detalle porque el pelo de Emilia la cubría.

"Siempre estuvimos destinados a estar juntos, papá", dijo ella, secándose las lágrimas y sonriendo a su padre.

Padre e hija en la playa. | Foto: Pexels

Publicidad

Con la curiosidad de saber cómo podía ocurrir esto, Joaquín decidió hacer una prueba de ADN. Tomó una muestra de cabello de Emilia y la envió junto a la suya. No pensó mucho en ello, pero se quedó de piedra cuando los resultados llegaron unas tres semanas después.

La prueba mostraba una coincidencia del 99,9% de que Emilia era su hija. Siempre había sido un hombre leal, así que eso solo significaba una cosa: su exmujer estaba embarazada de su hija.

Decidió llamarla y ella respondió. "¿Qué quieres, Joaquín?".

"¿Por qué no me dijiste que teníamos una hija?", le preguntó él nada más contestar.

Publicidad

"No quería criar a tu hija, ni quería verte nunca más, así que la dejé en la calle. Sabía que la encontrarías de todos modos. Ahora adiós y, por favor, no vuelvas a llamarme", dijo antes de colgar el teléfono.

Joaquín no podía creerlo y se puso a llorar. Aunque saber que Emilia era en realidad su hija biológica no afectaba a su amor por ella, se alegraba de saber que era capaz de criar a su propia hija.

"¿Qué pasa, papá?", preguntó Emilia después de ver a su padre llorar.

Niña jugando con su perro. | Foto: Pexels

Publicidad

"No pasa nada, cariño. Es que estoy muy contento", explicó él. "¿Recuerdas lo que te dijo papá? ¿Que te enviaron desde el cielo aunque no fuera tu verdadero padre?", le preguntó.

Emilia asintió. "Tú eres mi verdadero padre, papá. No lo olvides", le corrigió ella.

"Sí, cariño. Soy tu verdadero padre. Estos resultados de ADN lo demuestran", dijo él, entregándole el papel.

"Te lo dije, papá. Siempre estuvimos destinados a estar juntos", dijo Emilia, abrazándolo.

Unos años después, Joaquín volvió a encontrar el amor. Habiendo estado presente en todas las actividades escolares de Emilia, acabó enamorándose de una de sus profesoras.

Publicidad

Dos años después de casarse, Emilia tuvo una hermanita. Emilia asumió el papel de hermana mayor con mucho orgullo y alegría.

Desde entonces, Joaquín, Emilia y el resto de su familia han vivido tranquilos y felices. Valoraban el tiempo que pasaban juntos por encima de todo. Esto hizo que Joaquín se jubilara anticipadamente para pasar más tiempo con sus hijas.

Familia en el supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Experimentar dificultades no debe volvernos mezquinos: Por muy doloroso que fuera para Joaquín perder a su mujer y a su mejor amigo después de que le traicionaran, no permitió que eso le amargara. Por el contrario, se levantó y encontró formas de sobrellevar la situación sin dejar de ser amable, generoso y sincero.

Nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo: Joaquín nunca imaginó tener una familia después de lo que le ocurrió, pero Emilia entró en su vida y le enseñó lo que significa el verdadero amor. A través de su relación con su hija, recobró la esperanza de poder encontrar el amor de nuevo, y finalmente lo hizo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad